Cómo aprende una inteligencia artificial #bebé

Cómo aprende una inteligencia artificial #bebé

Nuevo
 
0.0 (0)
Escribir Opinión

¿Y si una IA pudiera aprender como un bebé? Es asombroso presenciar el desarrollo del lenguaje en un bebé, ya que observamos cómo adquiere habilidades para comprender conceptos y asociar palabras con objetos. Cada nuevo sonido que emiten merece una celebración, y a veces pasamos por alto que no solo es adorable, sino también un logro impresionante. Incluso las inteligencias artificiales más avanzadas en la actualidad no pueden realizar una tarea similar... hasta ahora.

Desde el momento de su nacimiento, los bebés comienzan a recibir estímulos visuales y auditivos que son fundamentales para adquirir habilidades lingüísticas esenciales. Entre los seis y nueve meses, inician el proceso de hablar, asociando sonidos con objetos y conceptos del mundo que les rodea. Al llegar a los dos años, generalmente, ya han desarrollado un vocabulario de alrededor de 300 palabras. Pero, ¿cómo se lleva a cabo este proceso de aprendizaje?
Un grupo de investigadores de la Universidad de Nueva York se dedicó a analizar grabaciones de la vida diaria de un niño australiano para encontrar respuestas, a través de una cámara montada en su cabeza.
El experimento duró un año y medio y se hicieron grabaciones de las imágenes y sonidos que el pequeño Sam veía mientras crecía, entre los seis meses y los 25 meses de edad.
Se le grababa en todo tipo de situaciones: por ejemplo, cuando comía, jugaba en casa o en el parque, o mientras leía libros y jugaba con su mascota.
Se recopilaron cientos de horas de grabaciones, de las cuales se seleccionaron 61. Utilizando estas grabaciones tomadas durante las sesiones en las que se le colocaba la cámara, los investigadores capacitaron a un sistema de inteligencia artificial con el objetivo de determinar su capacidad para aprender palabras y conceptos relacionados con las experiencias cotidianas de un niño.
Pese a que el vídeo sólo grabó aproximadamente el 1% de las horas en las que el pequeño estaba activo, esa cantidad resultó ser adecuada para que la máquina adquiriera conocimiento del lenguaje.

El experimento no solo confirmó la relación entre la representación visual y lingüística, es decir, la conexión entre lo que se ve y la palabra correspondiente, sino que también contribuyó al desarrollo de un modelo de inteligencia artificial capaz de reconocer objetos de manera similar a como lo hacen los niños.
Asimismo, el modelo pudo aplicar algunas de las palabras que aprendió en contextos distintos a los presentados durante el entrenamiento.

Los científicos consideran que esto evidencia una capacidad de generalización similar a la que se observa en niños cuando son evaluados en entornos de laboratorio.

Los hallazgos de la investigación fueron publicados en la revista Science, y sus responsables aspiran a que estos tengan dos aplicaciones destacadas.
En primer lugar, se espera que los sistemas de inteligencia artificial puedan aprender de manera más similar al proceso de aprendizaje humano.
En segundo lugar, se busca obtener un mayor entendimiento sobre el proceso de aprendizaje y la adquisición del lenguaje en los seres humanos.

Hasta ahora, para entrenar los sistemas de inteligencia artificial, los científicos suelen proporcionarles grandes volúmenes de datos con el fin de lograr que puedan operar y tomar decisiones de manera similar a los humanos.
Sin embargo, el proceso de aprendizaje de las personas difiere significativamente, ya que lo hacemos de manera gradual, en diversos entornos y a lo largo de los años.

Si deseamos que las máquinas realmente piensen y aprendan como nosotros, ¿por qué no adoptar un enfoque similar al que utilizamos para enseñar a un bebé?
¿Qué te parece?
Si pretendemos crear algo parecido a un robot humanoide con conciencia, ¿podría ser este un primer un paso a tener en cuenta?
Puedes dejar tu opinión en la caja de comentarios.


Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios