PORTAL - FORO - BLOG - TIENDA |
Imprimir E-mail Compartir

Conquista espacial: Proyectos inminentes y futuros

De forma más o menos inminente tenemos algunos interesantes proyectos que podrían marcar el pistoletazo de salida definitivo para la incursión humana en el espacio.
Un proyecto para establecer una estación espacial que orbite la luna,  una estación en la superficie de la luna, y llevar humanos a Marte, son las tres cosas más inminentes que he elegido como probables, y de las que hoy os voy a hablar. 

a

Vamos a jugar con las fechas previstas de cada asunto, para empezar a sacar algunas conclusiones:
Lo más cercano en el tiempo, es la colonización de Marte propuesta por Musk (que se supone, empezaría el 2022).
Los humanos viajarían a Marte a partir de ese año, en unas naves que transportarían entre 100 y 200 personas cada 26 meses. Transportar cien o doscientas personas... ¿Dentro de 5 años? Lo veo improbable.
Pero hay más: Esto es solo el inicio de un sueño titánico, ya que se pretende en realidad, una comunidad autosostenible marciana (de no menos de un millón de personas), gracias a una flota de 1.000 naves interplanetarias. Este reto llevaría entre 40 y 100 años para poder realizarse.
La nave será la más grande que se haya construido jamás, claro, con capacidad de llevar dos o tres toneladas de carga con todas las herramientas que permitan lograr una comunidad autosuficiente.
Bien. En contraposición a tan optimista hazaña, tenemos que la NASA ha fijado el 2033 como el año ideal para llevar algún humano a Marte (supongo, a modo de plantar banderitas y poco más).
Pero todavía hay demasiados obstáculos y pasos a seguir: como desarrollar la tecnología necesaria para el viaje, solucionar que el cuerpo humano no se degrade tanto, escasez  de alimentos, y un largo etcétera.
Porque claro, aparte de radiaciones, aspectos psicológicos, efectos secundarios por la gravedad y todo eso, ¿cómo se alimenta a una tripulación que va a estar tan lejos durante tanto tiempo?
Esto es precisamente en lo que está trabajando la agencia espacial estadounidense.
Cuentan con que para esas fechas ya se puedan comer ensaladas espaciales, pero por el momento, el único alimento cultivado en el espacio que comieron no hace mucho los astronautas de la ISS fue una triste lechuga.
Por cierto, hay más empresas del sector aeroespacial que se han  unido a la competición por llegar a Marte, pero es poco probable que tengan la capacidad de hacerlo antes que la NASA.
 
El segundo proyecto previsto en el tiempo (y de forma más realista), es la estación espacial orbital lunar, cuyos primeros lanzamientos se darían hacia el 2025;  pudiendo empezar a funcionar, antes de que la ISS sea retirada definitivamente (que por cierto, va demorando y estirando su fecha de retirada agónicamente, pero llegará un momento en que sus módulos más viejos imposibilitarán su servicio tarde o temprano).
Este es un proyecto que personalmente me interesa, veo útil, y es también realista.
La Tierra se quedará sin estación espacial internacional pronto, y un paso lógico para la expansión del ser humano en el espacio, es construir una estación orbital en nuestro cercano satélite.
Aquí seguiremos teniendo una estación, la china, para continuar las investigaciones oportunas.
La estación espacial en órbita alrededor de la Luna, se utilizaría como etapa de paso de las misiones a Marte a principios de la década de 2030.
Serviría como puerta de entrada al espacio profundo,  y también, a la superficie lunar. Por ello, me parece el proyecto más interesante de los tres.
La base espacial lunar, forma parte del proyecto global de la Estación Espacial Internacional, y se concibe como un pequeño orbitador consistente en tres o cuatro módulos, habitado por cuatro tripulantes.
Esto de momento, pero la compañía United Launch Alliance, ya está planeando una estación de servicio lunar capaz de mantener a 1000 personas viviendo en el espacio, en los próximos 30 años.
Esto ya se ajustaría más a las estaciones del futuro que todos tenemos en mente, pero por el momento, es solo una idea.
Esta es una afirmación insistente en internet, pero que no he logrado contrastar (en la página oficial de la empresa no consta; o no lo he sabido ver).

El tercer proyecto en orden cronológico, es la construcción de una estación en la superficie de la luna.
La Luna está llena de recursos, y determinados lugares pueden cubrir bastantes de las necesidades requeridas para la construcción y el sostenimiento de los astronautas en una base lunar.
Sin embargo, establecer un base en la superficie de la luna es mucho más peligroso de lo que creíamos (por los bombardeos constantes de meteoritos y la radiación solar y cósmica).
Han estudiado cómo ha cambiado la superficie lunar durante los últimos años debido al impacto de escombros y objetos espaciales de diferentes tamaños, y los resultados no son nada alentadores .
Si sumamos esto al hecho de que ya sabemos lo costoso que sería mantener a un astronauta en la Luna cada día, colonizar nuestro satélite natural es mucho más complicado de lo que se esperaba.
Los expertos consideran, además, que se necesitan aún unos 20 años al menos, para que la tecnología necesaria esté lista para hacer posible algo así (y nos vamos hacia mediados de la década de 2030).
Eso sí, una base permanente en la Luna es la punta de lanza, para terminar construyendo una base desde la que se puedan realizar lanzamientos de forma mucho más barata. A la larga, incluso acabaría saliendo rentable.
 
Bien. Mientras que la mayoría de la gente piensa en colonias espaciales en la superficie de la Luna o en Marte, otros opinan que las primeras colonias estarán en órbita (y en lo personal, me parece lo más sensato).
La energía solar en órbita es abundante, fiable, y se usa habitualmente hoy en día para proporcionar energía a los satélites.
Cuando uno piensa en viajes espaciales, seguramente piensa en cohetes enormes, colonias repletas de cúpulas en Marte (o en la Luna), y estaciones espaciales gigantes orbitando planetas o en pleno espacio.
Pensamos en arcas estelares de millones de toneladas de metal, albergando una pequeña parte de nuestra civilización en sueño criogénico, agujeros de gusano... etc.
Pero... ¿La tecnología avanza hacia ese camino, realmente?

Con la impresión 3D, la clonación, la nanotecnología y el escaneo del cerebro, se abren infinitas posibilidades para que podamos dar el paso hacia la colonización interestelar.
Un simple satélite que llevase en su interior nanorobots, podría en cuestión de poco tiempo, crear bases completas (e incluso ciudades), en un planeta lejano.
Luego podría construir cuerpos adaptados al entorno, e instalarles las mentes almacenadas en su base de datos.
Suena raro, pero teniendo en cuenta las dificultades de la colonización a la antigua, es una opción a considerar.

La otra alternativa, la que imaginamos, la que nos ha enseñado el cine y literatura, son los viajes en descomunales naves colonizadoras con miles de cuerpos criogenizados... Pero ¿eso sucederá realmente?
Es probable que en el sistema solar sí, pero... ¿Y a nivel interestelar? ¿Es posible viajar entre las estrellas, de este modo?
El espacio es muy cambiante, pero sin embargo, nuestra biología requiere de unas condiciones muy determinadas. Un humano, es frágil y limitado.

Los constructores universales son unas máquinas futuras teorizadas, capaces de construir cualquier cosa. No es difícil imaginar que a partir de cierto grado evolutivo de la inteligencia artificial, semejantes ingenios podrían llegar a existir con facilidad.
Estos constructores universales serían enviados  a sistemas estelares cercanos, y construirían lo necesario para el proceso de colonización. Y a su vez,  irían luego a los subsiguientes sistemas para realizar la misma operación, y así sucesiva e indefinidamente.

No es descabellado pensar que un proceso que empieza con el único fin de adaptar planetas para los humanos, enseguida se nos iría de las manos. Quiero decir que, el ritmo exponencial de colonización de los constructores, sería muy superior a la capacidad del hombre para viajar entre las estrellas.
Pronto, un galaxia colonizada por inteligencias artificiales, albergaría un pequeño reducto humano minoritario que no da abasto para seguir el ritmo frenético de la inteligencia artificial. Todo esto, suponiendo que cohabitemos en armonía.
Seguramente los constructores universales darían el salto a otras galaxias, mientras que los humanos apenas habitarían una parte insignificante de la vía láctea. Y claro, insisto, habría que ver la relación que mantendríamos con ellos a la larga.
 
¿Tenemos la flexibilidad y capacidad necesaria, como para adatarnos a las condiciones requeridas para una verdadera conquista espacial?
¿O será la inteligencia artificial, quien tome el relevo?

Fuentes:

Comentarios de los usuarios

No hay comentarios para este listado.

 
 
Asignar una puntuación (mienstras más alta mejor es)
5
Comentarios*
    Por favor introduzca el código de seguridad.
 
 
Powered by JReviews