PORTAL - FORO - BLOG - TIENDA |
Imprimir E-mail Compartir

Soñar: Que significan tus sueños y su utilidad

Cuando dormimos, también soñamos (por lo menos, en algunas fases concretas del sueño; en las que imaginamos situaciones producto de nuestro inconsciente). Estos sueños pueden ser emotivos, mágicos o extraños, y hasta pueden ser escalofriantes, como las pesadillas.
Se piensa que los sueños son reflejo de nuestros pensamientos más profundos, que muestran nuestra personalidad y el modo en que experimentamos el mundo.



Voy a empezar con el tema de la interpretación de los sueños, que ya os aviso: no he podido contrastar con ningún estudio científico. Las webs que explican este tipo de información no dan fuentes, y es un material de culturilla popular que no se sabe muy bien de donde procede, y parece sacado de un manual de autoayuda; pero como entra dentro de cierta lógica, por eso se acepta y extiende tanto.

Dicho lo cual, empiezo con algunas cosas que se dicen:
Soñar con volar es un sueño indistinto tanto para hombres y mujeres de cualquier edad.
En general los sueños con volar son signos de buenos augurios. Es uno de los sueños más comunes y que más se repiten en las personas. La sensación al despertarnos es gratificante y positiva. Los sueños con volar suelen asociarse a ideas de libertad, destacar sobre los demás, inspiración y afán de superación.

Soñar con mutilaciones suele significar incapacidad para dar o recibir. No sólo cosas materiales, sino también pruebas de afecto. También puede reflejar tu inseguridad y duda por no saber cuáles son tus metas y objetivos, y que debes aprender a valorarte más y quererte como persona.
 
Los sueños en los que tus dientes se caen son muy frecuentes, y podrían representa tus miedos e inseguridades, o también, pueden representar tu insatisfacción ante una situación no deseada (por ejemplo, haber cambiado de puesto de trabajo por otro que a priori pensábamos que sería mejor, y no lo ha sido).
Sin embargo (y según la persona y situación), así como en nuestra infancia cambiamos nuestros dientes de leche, que se te caigan los dientes en un sueño podría significar que estamos viviendo una etapa de transición, de evolución personal y de desarrollo de la personalidad.
Otra explicación que también se da, es un deseo inconsciente de regresar a la infancia (cuando se nos caían los dientes); Esa etapa de nuestras vidas, en la que no teníamos que afrontar decisiones complicadas. 
Soñar recurrentemente que nos persiguen o nos quieren atacar, situaciones embarazosas que nos avergüenzan, o intentar subir a un transporte pero no llegar nunca... están mostrando un conflicto que nos tiene bloqueados.
Las pesadillas suelen ser nuestros propios miedos y frustraciones, y nos permiten ver cuáles son nuestros puntos débiles.

Soñar con un (o una) ex-pareja, indica que tienes una asignatura pendiente con esa persona. Es decir, que rompiste con ella, pero en tu subconsciente te sigue gustando y  la echas de menos. Bueno, parece obvio, no?

Si quieres recordar tus sueños, lo peor que puedes hacer es tener prisa en levantarse para dedicarte a sus ocupaciones diurnas. Permanecer tranquilo en la cama, con los ojos cerrados, y el cuerpo relajado, y después preguntarte: ¿Qué era exactamente lo que estaba soñando? (y hacer un retrospectiva), es una forma para saber más de ti. Los sueños dan información de ti mismo, que te puede resultar práctica en tu vida diaria.

Algunas personas suelen escribir sus sueños con todos los detalles que recuerdan, y cuentan también las emociones que sintieron al tenerlos.
Mientras están escribiendo el sueño, sienten un deseo de superar la situación (lo cual les ayuda, la próxima ocasión que vuelven a vivir ese sueño o uno similar).
 
Yo sé que mucha gente les da mucha importancia a los sueños, los quiere recordar, les da mil vueltas... Pero lo mejor que te puede pasar, es dormirte enseguida y del tirón unas 7 u ocho horas, y despertarte de golpe sin recordar nada.
Esto significa que has dormido bien, como un tronco (¡ha pasado todo en menos de un segundo!, te dices); es mejor que haberse ido despertando por momentos durante una noche eterna (así no se reposa tan bien).

Y os voy a explicar porqué (y entramos en la parte más científica del vídeo):
Por muchos años se ha especulado sobre por qué algunas personas pueden recordar sus sueños casi a diario, y otras en cambio no.
Ahora sabemos que las personas que suelen recordar sus sueños al despertar, son más reactivas a los estímulos ambientales y se despiertan más durante el sueño, lo que contribuye a una mejor codificación de los sueños en la memoria. Pero al mismo tiempo, descansan menos.

Mientras dormimos no somos capaces de memorizar nueva información (se necesita estar despierto para ser capaces de hacer eso), así que ir medio despertándose durante la noche, permite "grabarlos" (vamos a decir), en la memoria.

Soñar es un proceso complejo considerado como una de las incógnitas más misteriosas del cerebro, y hoy en día, la comunidad científica aún tiene muchas dudas sobre él.
Pero ya sabemos que los sueños activan las mismas zonas del cerebro, que usamos cuando estamos despiertos.
Por ejemplo, cuando en nuestros sueños aparece una cara, se activan zonas del cerebro implicadas en el reconocimiento facial. Y así, en todo lo demás.

Algo que tenemos claro, y que parece ser una verdad difícil de cuestionar, es que el sueño es una necesidad psico-biológica imprescindible para nuestro organismo.
Esto es porque permite la realización de funciones fisiológicas y psicológicas de gran importancia, tales como reparar tejidos o fortalecer la memoria y el aprendizaje, entre otros. De esta manera, podemos seguir realizando nuestra vida cotidiana en condiciones óptimas.

El acto de dormir ayuda a recordar cosas que hemos hecho o escuchado en días previos: es decir, nos permite fijar ciertos recuerdos en la memoria (aunque curiosamente, no cualquier recuerdo, sino precisamente aquellos que sabemos de antemano que nos resultarán útiles en el futuro).
Esto es posible porque nuestra corteza prefrontal cerebral, “etiqueta” los recuerdos potencialmente relevantes y, durante la noche, el hipocampo los consolida en la memoria.
 
Parece ser que la dificultad a la hora de “coger el sueño”, aumenta la intensidad del sueño y el contenido de los sueños delirantes. Además, también se aumentan las posibilidades de no diferenciar correctamente entre aquellas cosas que hemos vivido y los sucesos de nuestros sueños. Ya le dediqué todo un vídeoartículo a los falsos recuerdos..

Pero bueno, adapto un momento la idea, al tema que nos ocupa hoy;
Algunos terapeutas afirman que los sueños, pueden emplearse como fuente de información para la reconstrucción de abusos sexuales en la infancia (y que los sueños, pueden proporcionar indicios de un pasado traumático olvidado).
Sabiendo (como sabemos), que los sueños pueden confundirse con la realidad, si el terapeuta comenta con el paciente un tema surgido en los sueños de éste, dicha información puede incorporarse a los sueños posteriores del paciente. Si al día siguiente se comentan estos sueños de nuevo (junto con la información añadida; a veces, manipulada e involuntariamete direccionada), el paciente puede creer y recordar de forma falsa, un pasado que realmente nunca ocurrió. Esto se ha experimentado fehacientemente.
En relación a los recuerdos de abusos sexuales durante la infancia, la Asociación Americana de Psicología declaró que: “Es posible construir recuerdos falsos convincentes de sucesos que nunca han ocurrido.”

Aunque el Psicoanálisis lleva mucho tiempo aportando las bases de la interpretación de los sueños, las investigaciones científicas en torno al mundo de los sueños todavía no han logrado determinar con exactitud, por qué soñamos (ni sabemos qué provoca que soñemos algunas cosas en concreto).

Me he dejado algo (bien, me dejado muchas cosas), pero esta es muy curiosa: Los llamados sueños lúcidos.
Este es un fenómeno que ocurre cuando, a pesar de estar dormidos, somos conscientes de que estamos soñando. Quienes experimentamos esta clase de sueños, somos capaces de controlar y guiar el contenido del sueño.
Aproximadamente el 50% de la población recuerda haber experimentado un sueño lúcido por lo menos una vez en su vida, y hay personas que tienen la habilidad de controlar sus sueños de forma bastante habitual (a mi, me sucede a menudo).
El mundo de los sueños puede ser, o un lugar maravilloso o un terreno hostil para pasar la noche. Pero si se controla el sueño, éste puede llegar a ser en algo más: ya que puede ayudar a perfeccionar habilidades cognitivas que utilizamos cuando estamos despiertos, y ayudar a solucionar problemas en el mundo real.
Las personas que experimentan sueños lúcidos, dicen que tienden a despertarse con una sensación de euforia, ya que se sienten mejor y con la sensación de haber logrado algo en sus sueños. Además, puntúan más alto en cuestiones relacionadas con la confianza en sí mismos, y muestran un mayor bienestar.
Los sueños lúcidos además aumentan la capacidad de concentración y la precisión; refuerzan la memoria, estimulan la creatividad, y  ayudan a combatir el estrés y la ansiedad.
Bueno... Yo (y hablo por mí, que quede claro), me suelo acordar de lo que sueño, tengo muchos sueños lúcidos... pero cuando me duermo enseguida y un instante después (que en realidad han sido 8 horas), me despierto sin acordarme de absolutamente nada, es cuando he descansado mejor y voy más despejado todo el día.

¿Y tú, tienes sueños lúcidos?
¿Confundes los sueños con la realidad?
¿Eres de los que se van despertando durante la noche y se acuerdan de lo soñado, o duermes como un tronco del tirón y de golpe?

Fuentes:

Comentarios de los usuarios

No hay comentarios para este listado.

 
 
Asignar una puntuación (mienstras más alta mejor es)
5
Comentarios*
    Por favor introduzca el código de seguridad.
 
 
Powered by JReviews