PORTAL - FORO - BLOG - TIENDA |
Imprimir E-mail Compartir

Animales sustituidos por réplicas artificiales

Se calcula que ya hay 24.307 especies amenazadas de extinción. La sexta extinción la estamos protagonizando los humanos, y claro, genera mucha preocupación. ¿Y por qué hablo de sexta? Pues porque las otras 5 anteriores, las ha protagonizado al naturaleza (de esas no tenemos ninguna culpa).
De entre esas más de 24.000 especies en peligro de extinción de las que hablaba, hay alguna que nos podría tocar muy de cerca. No hablo de elefantes, leones o jirafas, no. Estos mamíferos, por muy entrañables que sean, y perdonadme la brutalidad, no los necesitamos para sobrevivir.
Hay sin embargo un insecto, cuya extinción  nos toca muy de cerca (y podría acarrarnos graves problemas). Estoy hablando, como muchos habréis adivinado, de las abejas.



Hay una teoría que explica que si no hubiera abejas no habría más polinización, ni más plantas, ni más animales, ni más hombres. Desde entonces se relaciona la desaparición de las abejas con el fin del mundo. No sé si podemos hacer conclusiones tan drásticas, pero indudablemente, la extinción completa de las abejas es un serio problema.
La abeja es una fuente de polinización tanto para los cultivos como para la naturaleza, si esto no ocurriera, el rendimiento de la agricultura bajaría (poniendo en peligro especies de plantas en las que el único medio de polinización son las abejas).
Pero la humanidad ya no corre el mismo riesgo de desaparecer tras la extinción de la abeja, en caso de que algún día tengamos que lamentar la pérdida de estos simpáticos antófilos.
En esta era tecnológica, ¿qué se nos ha ocurrido? ¿Estrategias para proteger a las abejas? Me temo que no. Básicamente, sustituirlas...
Un grupo de científicos de la Universidad Politécnica de Varsovia, ha desarrollado la primera abeja robótica diseñada para polinizar artificialmente. 
Han creado un dron miniaturizado que tiene el tamaño de una pequeña abeja, que es capaz de encontrar una flor, recoger su polen, y transferirlo de la flor masculina a la femenina para fertilizarla.
El ingeniero Rafal Dalewski ha asegurado que esta medida se ha llevado a cabo para hacer frente a la reducción constante de la población mundial de abejas: "Es una esperanzadora alternativa", afirma.
Según él, ha quedado demostrado que su robot puede hacer casi lo mismo que las abejas reales.
El grupo de investigadores ha asegurado que este robot polinizador ha sido creado con el objetivo de ayudar a las abejas a realizar su labor y complementarla.
Gracias a su tecnología, este dron podrá ayudar a la naturaleza de una forma inteligente. Los pequeños biodrones podrán ser programados para que se concentren sobre un área determinada y busquen flores de un tipo concreto que polinizar (todo, a través de un programa informático).
La Politécnica de Varsovia ha creado dos tipos de drones polinizadores, uno volador y otro terrestre. Ambos armados con una especie de plumero, que impregnan del polen que reparten luego entre otras flores.
El terrestre tiene más autonomía de trabajo y su batería es más duradera, así que el agricultor puede retirarse tranquilamente a casa y dejar al dron trabajando hasta que regrese de manera autónoma a su fuente de energía.
Su creador afirma que estos robots pueden ser también utilizados para una “agricultura de precisión” como “dosificadores inteligentes” de fertilizantes y abonos o pesticidas, ya que se les puede programar para que depositen determinadas cantidades dependiendo del tipo de planta o de la ubicación.
Pretenden hacer funcionar los primeros modelos a partir del 2017, para luego, comenzar la fabricación en serie en dos años más.
Dalewski, sin embargo, reconoce que no han sido capaces de diseñar un biodron que pueda producir miel, “aunque la tecnología avanza muy rápido y cada vez nos sorprende más”, bromea.

Fuentes:
Powered by JReviews