PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Crítica y análisis de Alien: Covenant (2017)

Crítica y análisis de Alien: Covenant (2017)

Borg  
 
0.0 (0)
454  
Escribir Opinión
Crítica y análisis de Alien: Covenant (2017)
A parte de mi opinión (que no debe ser necesariamente la buena), me he impregnado también de información de internet. No he regurgitado una crítica mía sin más, he consultado y me he informado también en algunas fuentes para ofrecer más ideas y perspectiva.


Recordemos que "Alien: covenant" es la secuela de "Prometeus": una cinta que se enmarca antes de los acontecimientos acaecidos en Alien, el octavo pasajero. Prometeus es una precuela de Alien, por tanto (pero no está directamente relacionada con las películas de la franquicia).
El argumento sigue a la tripulación de la nave espacial Prometheus a finales del siglo XXI, a medida que exploran una avanzada civilización alienígena en busca de los orígenes de la humanidad.
De entrada ya os digo que a mi Prometheus, me decepcionó un poco.
Los poderosos y misteriosos Space Jockeys, fueron finalmente presentados en un triste giro argumental, como “casi humanos”: ADN prácticamente idéntico al nuestro, respiran el mismo aire, son anatómicamente clónicos, etc… Pero eso sí, un tanto más grandotes de lo normal porque lo requería la congruencia del guión (todos recordamos ese misterioso alienígena enorme y fosilizado, de "Alien, el octavo pasajero"). Y es que el famoso Space Jockey, otrora declarado fósil, ahora era un exoesqueleto de traje espacial… que llevaba dentro un... “humano”.

Además, el perfil mental de los ingenieros era soso, presentándolos solamente como “unos militares que fabrican armas biológicas”.
Los Space Jockeys (o ingenieros, como fueron rebautizados en Prometheus), crearon a los humanos. Y no contentos con eso, también la base xenomorfa.
Todo queda en casa, todo está relacionado... y me queda una sensación de excesiva conveniencia, para unas criaturas que no parecían guardar relación alguna inicialmente.

Pero vale, apostaron por juntarlo todo (y a los más jóvenes les gustó, ok); pero para muchos de los que tenemos  cierta edad, no nos acabó de convencer esa idea.
El filme no estuvo (en mi opinión), a la altura de la interesante historia que trata, y Ridley Scott, pese a ser un gran director, no supo cuajar un argumento que flojeaba por momentos.
Con bastantes incongruencias e inverosimilitudes (en las que no voy a entrar para no extenderme), la cinta acabó resultándome un poco desilusionante.
En general, la película me pareció un relativo fracaso a la historia original; violando desde los diseños, hasta los tiempos en que ocurren los sucesos.
En conclusión, la sensación es que las explicaciones sobre los orígenes que dieron, eran muy forzadas y parecían demasiado improvisadas.
Pero obviando de donde viene y la historia que arrastra, y a pesar de todo, Prometheus fue presentable: una película de ciencia ficción que puede visionarse con cierto agrado.

Bien. Me ha perecido oportuno hablar de esta película para enmarcar las cosas, refrescar la memoria, y porque "Alien: covenant" es su secuela y continuación directa.
Vamos al tema...
Alien: Covenant es también del director Ridley Scott, y eso es siempre es una garantía. Quiero decir que, aunque haga una película más floja de sus habituales, siempre será  mejor que muchas otras (y completamente decente, además). Y esta peli lo es. No pasará a la historia, ni sentará cátedra, ni se convertirá en una peli de culto de referencia... Pero entretiene.
Aunque yo dudo mucho que vuelva a verla jamás: revisionarla, no entra dentro de mis planes.

Argumento:
En el 2104, la nave colonial Covenant, con 15 tripulantes, 2000 colonos y 1400 embriones a bordo, se dirige al remoto planeta Origae-6, vigilados por el androide Walter. A siete años de llegar a su destino, una onda de radiación neutrónica daña la nave, despertando a la tripulación.

Hasta aquí, pinta bien.
Pero mientras reparan los daños, la tripulación detecta una señal de radio procedente de un planeta cercano.
Sí, una señal detonante de toda la trama, ¿os suena?  No puede decirse que este recurso sea a estas alturas, demasiado original.

Pero bueno, hablemos de cosas positivas:
Unos guiños de agradecer son por ejemplo las letras iniciales a lo Alien, el octavo pasajero, y también, su banda sonora (muy impregnada por la cinta original del 1979).
Los actores están bien (como no podría ser de otro modo, tratándose de una superproducción); y destacaría a Michael Fassbender en el papel de androide, y Katherine Waterston (que podríamos decir, es la protagonista).
Es la película más negra de la saga, la menos esperanzadora, y la más desoladora en su fondo y mensaje. Sobra decir también, que la calificación R le viene de perlas para según qué escenas.

Los xenomorfos tienen la apariencia que nos es familiar, pero adaptados a los nuevos tiempos  (y eso, a veces, los desvía de la idea original; sobre todo cuando son pequeños, ya que poco se parecen al alien salido del vientre de Kane en Alien, el octavo pasajero).
En cuanto al guión... bueno, no quiero hacer spoilers (aún: ya os avisaré cuando los haga), pero en mi opinión, si la tripulación del Prometheus os pareció la gente más inepta que se pueda reunir, en esta secuela es decepcionante las decisiones extravagantes y tontas que se toman sin respeto alguno al sentido común.
Por otro lado, sin despropósitos, no habría película... ¿Seguro? Eso se dice ahora, en estos tiempos de exageración desmedida y estridencia, pero oye, la primera película de la saga (y me atrevo a decir, la segunda también), son más inteligentes y realistas (y eso las hace más aterradoras que "Alien: covenant").

Si El octavo pasajero era tan espeluznante, era porque nunca sabías dónde estaba el alien. Aparecía de repente, como un fantasma, sin avisar, superando en inteligencia a todos los humanos (que además, se comportaban con criterio). Esa es la gracia, ¿no?: vertebrar un guión sólido y unos comportamientos con los que puedas identificarte (y no que una tripulación de tontos, vaya siendo asesinada).
Scott prometió con Covenant mayores dosis de terror, y para lograrlo, ha echado mano de la regla más vulgar: la del más, es mejor. Sí, esta película cuenta con muchas secuencias de pánico, pero no con el ingenio suficiente como para alcanzar grandes momentos de tensión.

Bien. Hasta aquí mi opinión sin apenas spoilers. A partir de ahora, voy a concretar un par de cosillas (y seré más duro):
¿Esta película realmente resuelve los misterios planteados en Prometheus?
¿Por qué nos crearon? ¿Por qué nos querían destruir? Nada. 0 respuestas.
Todo desilusiona en el momento en el que David llega al planeta de los Ingenieros y los aniquila. Ingenieros que, siendo una especie capaz de viajar a través de las estrellas, le esperan con cuatro túnicas y en chanclas, al más puro estilo paleto de pueblo y se dejan matar fácilmente.
No se explica nada de su cultura, de sus razones, de sus motivaciones. Son aniquiliados, simplemente, por el mágico "líquido negro", para dar paso a la creación de Aliens.
Ese es el origen del temible y legendario alien: Un robot.
Bueno, no voy a criticarlo (a alguien le puede gustar). Vale.

Pero retrocedamos un poco al principio:
Se muere James Franco, sin siquiera aparecer en escena. Marcándose un récord histórico, solamente supongo como mero reclamo comercial para figurar en el reparto (ya que sus ganas de participar en la película, parecen realmente pocas).
Previo a eso, la tormenta espacial inicial de turno (como siempre, detectada demasiado tarde), y enseguida recibimos una transmisión del tipo peli porno codificada del Canal Plus. Y como pasaba antaño, eso despierta la curiosidad de querer saber de qué va el rollo...
Van al lugar, el aterrizaje turbulento de turno... Y venga: un planeta que incomprensiblemente no se había detectado, resulta ser considerado como un probable lugar idóneo para establecer una colonia. Preparativos, logística, datos previos... todo a la mierda; pretenden cambiar de lugar de colonización, como quien va a cagar a otro sitio (unilateralmente, y sin consultarlo con nadie).
Ni siquiera el giro argumental de intercambiar los robots resulta sorprendente: estoy convencido que nadie se asombra por ese final (pues te dan tantas pistas, nos toman  por tan tontos en realidad, que es un secreto a voces desde el principio).  
A todo esto también descubrimos que Elizabeth Shaw (recordemos, Noomi Rapace), era... ¿imbécil?, ya que después de descubrir en Prometheus que David es un androide psicópata y ególatra, al ver lo peligroso que es  decide reconstruirlo para que pueda matarla y diseccionarla. Y claro, hemos de suponer que tuvo los medios y el conocimiento necesarios para hacerlo...

Bueno, en fin, no quiero seguir... porque ya estoy demasiado negativo.
En conclusión:
"Alien: Covenant" es un película que pese a mis comentarios, es digna y se deja ver (pero está muy lejos de ser de las mejores películas de Scott).
Bien. ¿Y cómo están la cosas? ¿Qué futuro espera al universo alien?
Primeramente, el bueno de Bloomkamp no va aser el director de Alien 5 (y se dedicará a la secuela de Distrito 9), así que tendremos que esperar a si alguien se anima a acometer el proyecto.
Y obviamente, todo apunta (aparte de la intención inicial, la recaudación ayuda), a que habrá continuación de Alien: Covenant (y se ve que Ridley Scott, ya tiene guión).

¿Te ha gustado esta película? ¿Cuál es tu preferida, del universo Alien?
¿Se están alargando demasiado las sagas icónicas por falta de nuevas ideas?

Opiniones de los usuarios

Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios

Prometeo mas entretenida

Y covenant tenia todos los antecedentes para ser una historia paralela a la saga Alien (spin off?) en base a las dudas existenciales de Dra. Elizabeth Shaw. Visitar el planeta de los ingenieros y encontrar las respuestas que tanto anhelaba en Prometeo. Imaginar un mundo con filosofias y tecnologia sorprendente, sin embargo nada de eso sucedio. R. Scott y David terminaron con esa ilusion en una dantesca carniceria de los ingenieros. Mas de lo mismo llego a ser Covenant.

Fue útil la opinión?