PORTAL - FORO - BLOG - TIENDA |
Imprimir E-mail Compartir

¿Robots serían mejores políticos que humanos?

Esta es  una pregunta que -de momento medio en broma, medio en serio-, os habréis formulado en más de una ocasión. ¿Nos iría mejor teniendo un robot como Presidente?



En una encuesta realizada entre consumidores del Reino Unido, se encontró que más de una cuarta parte de los encuestados, pensaba que los robots harían un mejor trabajo en el gobierno que los seres humanos.
En la encuesta también se descubrió que dos tercios de las personas, esperan que haya robots trabajando en el gobierno en las siguientes dos décadas.
Aunque falten bastantes años todavía para que se presente verdaderamente un candidato robótico elegible por los ciudadanos, algunos ya han puesto la cuestión sobre la mesa y propusieron que una inteligencia artificial fuese elegida como Presidente de los Estados Unidos.
Y además no se trataba de un candidato cualquiera, sino del célebre sistema de inteligencia artificial Watson (creado por IBM ),  del que ya hemos hablado en bastantes ocasiones.
El robot Watson podría ser el político que necesitamos, sugiere su web, pues, a diferencia de los demás candidatos, Watson carece de emociones y basa todas sus decisiones en su capacidad para analizar cada hecho sobre el que puede encontrar información (y elige la respuesta más lógica). Sus ventajas considerables para la gestión (que ya se han demostrado), así como su capacidad analítica, lo hacen el mejor candidato para puesto.
Esto es algo muy llamativo y que resulta sorprendente en tiempos tan actuales, pero he de decir que los representantes de Watson fueron rápidos en desmentir que el robot vaya a presentarse como presidente. Quizá en un futuro, ésta (u otra inteligencia artificial), recoja tal demanda de parte de la población...

Por el momento, este tipo de iniciativas no parecen más que una forma de mostrar el descontento de buena parte de la población con los partidos políticos, no obstante, no sería una opción en absoluto descartable para el futuro.
En los últimos meses, hemos visto cómo la inteligencia artificial se está abriendo camino con fuerza en el campo de las finanzas, e incluso, hemos asistido al nombramiento de una IA como miembro del Consejo de Administración de una empresa (y en igualdad de condiciones con el resto de sus integrantes).
La inteligencia artificial nos gana al ajedrez, al Go, al póker, escribe novelas, incluso discursos políticos, y redacta noticias.
También hemos asistido al nombramiento del primer abogado robot (llamado Ross), que está programado para reconocer el lenguaje humano y responder en los mismos términos: este asistente virtual avisa a los abogados de la firma, para que modifiquen sus estrategias conforme a sus hallazgos legales.
Está claro que los asistentes basados en la inteligencia artificial han empezado a posicionarse con fuerza en el mercado laboral, y además, sus prestaciones y funcionalidad parecen ser extremadamente prometedoras.

Quizá no podamos hablar todavía de una IA presidente de un país, pero sin duda, la asesoría cibernética se inmiscuirá de lleno en la política, siendo más fiable y consultada que los propios asesores humanos actuales.
Si las buenas decisiones las acaban tomando programas inteligentes, quizá se vea en el futuro, que la figura de un presidente humano que no aplica algunas de ellas por intereses egoístas o por responder a intereses oscuros, no sea de utilidad alguna.
Un robot político podría tener en su memoria todas las posibles alternativas, y compararlas con el resultado que han dado en otros países; de forma que como una computadora que juega al ajedrez, pudiera escoger siempre la mejor alternativa.

Históricamente, uno de los grandes problemas con los líderes humanos es que son mamíferos egoístas. Un presidente con inteligencia artificial podría ser verdaderamente altruista. No sería susceptible a corruptelas, egoísmos, ni a grupos de presión.
En nuestro tiempos, los políticos se han constituido en una casta aislada y ajena al ciudadano, que se ha apoderado del mundo y lo gobierna sin piedad y sin tener en cuenta el bien común y la felicidad de la población. ¿Por qué las cosas son como los políticos quieren, y no como los ciudadanos necesitan y desean? Los políticos se han blindado, se han convertido en casta (como digo), y transformado en el peor enemigo de la ciudadanía, de la Humanidad y de la propia civilización.
Muchos piensan que la política no tiene remedio y que la corrupción, la injusticia y la arbitrariedad, siempre van a anidar en los palacios del poder porque el poder corrompe y el hombre es débil.
Sin embargo, muchos pensadores empiezan a vislumbrar un mundo futuro en el que el gobierno sea desempeñado por máquinas capaces de aplicar la ley y adoptar decisiones con precisión y eficacia, sin posible corrupción, y sin las suciedades y arbitrariedades tan propias de nuestros actuales políticos.

A día de hoy existen múltiples problemas, tanto técnicos como legales, para que una inteligencia artificial alcance puestos de responsabilidad política. No obstante, dichas limitaciones podrían vencerse en un futuro próximo. Resultaría de lo más interesante lanzar algún experimento que testara la capacidad de una IA, para gestionar alguna población pequeña que se ofreciera voluntaria para sustituir su alcalde humano por uno robótico.
Si la experiencia resultara positiva, empezarían a cambiar mucho las cosas...
Entretanto,  ya hay quien dice que para el 2028, los robots podrían estar preparados para ocupar cargos públicos (incluida la presidencia).
La IA se perfila como una salida a la podrida política actual. Y en este terreno, no se espera de ella que adquiera conciencia alguna, sino que analice y gestione (de modo objetivo: algo que sabe hacer muy bien; incluso, mejor que los humanos).

Pero la parte negativa de todo ello, sería la posible manipulación encubierta que ciertos sectores podrían infundir a una IA que gobernase. La mano del hombre es larga y perversa, y muchos no estarían dispuestos a perder su poder de control sobre las masas.
Lo cual nos llevaría al mismo atolladero de siempre: en última instancia, seguiría siendo el pudrimiento humano, quien empañaría una hermosa idea con sus deposiciones...
¿Las inteligencias artificiales gestionarían mejor la política? ¿O confías más en los seres humanos?

Fuentes:

Comentarios de los usuarios

No hay comentarios para este listado.

 
 
Asignar una puntuación (mienstras más alta mejor es)
5
Comentarios*
    Por favor introduzca el código de seguridad.
 
 
Powered by JReviews