PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Crítica de Life + Lugares probables para hallar vida

Crítica de Life + Lugares probables para hallar vida

Borg  
 
0.0 (0)
422  
Escribir Opinión
Life es una película de ciencia ficción y suspense (y no sé si podríamos añadir algo de Terror), dirigida por  un poco conocido Daniel Espinosa. Esta película  ha tenido un presupuesto 58 millones de dólares, y de momento ha recaudado 63.
Sus actores más destacados son Jake Gyllenhaal , Rebecca Ferguson, Hiroyuki Sanada y Ryan Reynolds (en un papel que seguramente, va a decepcionar a sus seguidores).
Una tripulación de seis miembros de la Estación Espacial Internacional, esperan la llegada de la capsula Pilgrim 7 procedente de Marte, que acaba conteniendo un organismo marciano.


Un detalle un poco absurdo de la cinta, es cuando dicen que la estación espacial internacional ha sido posible, mayormente, gracias a países como Estados unidos, Rusia y China. Y digo absurdo, porque ningún astronauta chino ha pisado jamás la ISS. De hecho, este país ha sido sistemáticamente vetado por los Estados unidos, alegando circunstancias de seguridad nacional. Es decir, que no han intervenido para nada en el proyecto.
Yo he visto la estación espacial internacional por dentro al detalle (no personalmente, claro, en un vídeo que subí al canal no hace mucho), y la realidad dista mucho de la tecnología avanzada de la que hace gala el film. Por poner un ejemplo, y lo estáis viendo, el lugar donde duermen los astronautas es... bueno... algo rudimentario, y sin embargo, en la película descansan en sofisticadas cápsulas típicas de las películas de naves espaciales avanzadas.
Otro detalle es la oscuridad de la estación de la película, que contrasta con el blanco y la claridad de la ISS real. La estación espacial que presenta la película, definitivamente no es la ISS real.
Vista la tecnología usada en el film, yo hubiera encontrado más acertado (ya que no se ha querido ser fiel con la realidad actual ni de lejos), enmarcar los acontecimientos unos cuantos años hacia el futuro (poco tiempo antes que la ISS sea retirada). Ojo, tampoco me parece que hubiera sido creíble (porque la estación que presenta la película, está a años luz de la real), pero al menos, no sería tan descaradamente inverosímil.
Se han tomado sus licencias (haber, esto es un película de ficción, no lo olvido), y habrá gente a quienes no importen estos detalles, pero como amante de la ciencia ficción dura, hubiese preferido más rigurosidad científica en este sentido.

Dicho esto: la película comienza con unos preciosos fugaces planos espaciales, y enseguida se suceden los acontecimientos. Podemos ver como en un momento se captura la sonda, y en un abrir y cerrar de ojos  ya están analizando su contenido. Yendo al grano y sin perder tiempo, se descubre un organismo, pero las reacciones del personal ante tan relevante e histórico momento, se me antojan poco creíbles y demasiado chistosas.
Hay dos cosas un tanto irritantes en la primera parte del film: La primera es la falta de precaución ante tal ser (y el empecinamiento en considerarlo, desde el primer momento, como algo benigno). No se sabe nada acerca de "eso" (y podría suponer una grave amenaza), pero sin embargo, las conductas son excesivamente afables y despreocupadas.
La segunda cosa que chirría es la inoperancia (en cuanto a seguridad), del laboratorio (que no veo que esté preparado para contener algo nocivo; e incluso, su sellado de seguridad es paupérrimo).

Dichos los puntos primerizos más flojos del filme, una vez el organismo escapa al sellado (que supongo, no es spoiler pues es muy deducible), la cinta entretiene y se deja ver. En esta segunda parte, los pormenores de la tripulación con el organismo, entran dentro de cierta lógica (y es algo de agradecer). 
Pero durante la película se esmeran en otorgar una inteligencia bastante desarrollada al ser. Algo de lo que en ocasiones hace alarde (sobre todo primeramente), pero que a medida que el bicho evoluciona, se va diluyendo (contrariamente al sentido común).
Uno esperaría más ocurrencia a medida que crece, pero su comportamiento se estanca llegado cierto punto, y eso nos priva de escenas más elocuentes y originales. 
En conclusión, estamos ante una película que tiene sus torpezas e inverosimilitudes (e incluso, alguna de las incongruencias de rigor en este tipo de films), pero que no aburre y entretiene sobradamente.
Por cierto, algo que podría destacar de la cinta es su final (que os puede sorprender). Y no dogo más.

En esta segunda parte del vídeo, vamos a hablar de la posibilidad de hallar vida fuera de la Tierra. No voy a entrar a valorar la posibilidad que se encuentre en exoplanetas lejanos,  porque ya conocéis mi postura. Y si no la sabéis la repito: Ni tenemos tecnología para detectar vida tan lejos, ni nos serviría de nada que la hubiera a efectos prácticos saberlo, pues no podemos llegar hasta allí.
Para ilustrar esto, os traslado el siguiente razonamiento:
Estamos lanzando sondas orbitales y rovers terrestres en Marte desde los años sesenta, y todavía no sabemos si alberga vida. Luego... ¿Cómo vamos a saberlo de un exoplaneta que se encuentra a años luz de distancia y donde no hemos podido ni llegar?
Claramente, estoy obviando las teorías conspiranóicas que dicen que en Marte hay extraterrestres y colonias humanas.
Por cierto: con la tecnología actual, llegar hasta la estrella más cercana nos demoraría 76.000 años. En fin: todo esto es inviable por más hype que genere.
 
Pero actualmente, tenemos en el sistema solar unos cuantos puntos calientes, en cuanto a posibilidad de vida se refiere. No se espera algo desarrollado, sino más bien microorganismos simples y pequeños.
El primer lugar prometedor es Europa.
Esta luna de Júpiter está cubierta por una gruesa capa de hielo que podría albergar un enorme océano de hasta 100 kilómetros de profundidad, compuesto de agua líquida rica en sales. Los científicos creen que, al igual que en la Tierra, en las profundidades de ese inmenso océano podría haber una superficie rocosa con emanaciones capaces de ser sustento de algún tipo de vida. En Europa se han detectado también  columnas de vapor emergiendo de la superficie. Lamentablemente, la misión prevista para perforar la superficie de este satélite e intentar esclarecer si hay vida, ha sido cancelada por Donald Trump.

Otro lugar probable para la vida es Ceres, un planeta enano situado en el cinturón de asteroides del sistema solar.
Algunas de sus zonas son ricas en unos componentes orgánicos considerados ingredientes clave para que pueda surgir la vida. Y, además, lo más probable es que no llegaran a Ceres a través del impacto de algún asteroide o cometa, sino que se originaron directamente en este cuerpo celeste. En Ceres también se ha detectado hielo, vapor de agua, sales, carbonatos y amoniaco.
La presencia de estos componentes orgánicos, junto con el abundante hielo y vapor de agua que se ha encontrado, sugiere que Ceres podría ser candidato a albergar alguna forma de vida primitiva.
 
Otro cuerpo apto para la vida podría ser Ganímedes.
Esta luna de Júpiter (incluso más grande que mercurio), ofrece una aparente superficie muerta que puede ser engañosa (pues debajo, parecen yacer varias placas tectónicas y un núcleo metálico que lo dota de campo magnético propio). Su corteza, llena de silicatos y hielo, podría esconder la energía y condiciones suficientes para soportar la vida extraterrestre.
Otro lugar más es Encélado, el sexto satélite más grande de Saturno. Tiene casi todos los ingredientes necesarios para ser habitable; el fósforo y el azufre todavía no se han detectado en su enorme océano de agua líquida que se encuentra bajo una gruesa capa de hielo, pero los científicos sospechan que podrían existir (pues el núcleo rocoso de Encélado parece ser químicamente similar a los meteoritos que contienen ambos elementos).

Y el último de los lugares más destacables para albergar vida, es Marte.
Este es uno de los planetas que más se asemeja a la tierra, y es un buen candidato para albergar vida. Sus primitivas condiciones indican que la hubo agua alguna vez. Esto unido a su geoquímica y a su posición en el sistema solar, lo hacen casi ideal. Pero las búsquedas de misiones como Curiosity (y sus antecesoras), han sido infructuosas de momento. Quizá lo más preocupante de todo,  es no haber encontrado ni siquiera restos de vida del pasado en el planeta rojo.

Bueno. Como veis, lugares cercanos para buscar vida extraterrestre, los hay... Y más factibles e interesantes que los lejanos exoplanetas.
La vida, tal como la entendemos, depende de tres factores principales: agua líquida, una fuente de energía para el metabolismo, y los ingredientes químicos adecuados (principalmente:  carbón, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre).
Pero claro, como no tenemos ni idea de qué otro tipo de vida extraterrestre puede existir, lo único que hacemos es medir la "habitabilidad" de un cuerpo celeste, extrapolando nuestras propias características a estos otros planetas o satélites.
Quizá somos un buen ejemplo de vida... O quizá no. Quizá la vida solo puede ser así (como somos nosotros), o puede que la vida adopte formas incomprensibles para nosotros  (estructurándose hasta a partir de otros elementos y condiciones).
Pero lo cierto, es que más allá de teorías, de momento la Tierra es el único planeta con vida del que tenemos constancia.
Para bien o para mal. Porque oye, si lo que pudiéramos encontrar es un organismo que atente a nuestra existencia (y nos pueda infectar o exterminar...), quizá no encontrar nada, sea lo mejor.
Y bueno, si resultase que nos encontráramos con una civilización avanzada... Dios quiera que tuviesen buenas intenciones...
¿Estamos solos en el universo? Si es así, mucho espacio desaprovechado, claro... ¿Pero y si lo estamos realmente?
Y si encontramos algo... ¿Será benigno o maligno para nosotros?
¿Hemos calibrado bien los peligros de encontrar vida extraterrestre? ¿Estamos preparados para ello?

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios