PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Crítica & Análisis de Contact: Película vs Novela

Crítica & Análisis de Contact: Película vs Novela

Popular
Borg  
 
0.0 (0)
554  
Escribir Opinión
Contact es una película estadounidense de ciencia ficción del 1997, que  también combina drama. Está dirigida por Robert Zemeckis, y es una adaptación cinematográfica de la novela del mismo nombre escrita por Carl Sagan en 1985. Es una de las pocas producciones en las que el autor en el que se basa el guión, es un científico; y además, de renombre mundial.



Carl Sagan, que falleció el 1996 (véase la tragedia: un año antes de estrenarse el film; no pudo verlo), fue un conocido y popular astrónomo, astrofísico, cosmólogo, escritor y divulgador científico estadounidense.
Fue un defensor del pensamiento escéptico científico, acérrimo valedor del método científico y promotor de la búsqueda de inteligencia extraterrestre a través del Proyecto SETI.
Impulsó el envío de mensajes a bordo de sondas espaciales, destinados a informar a posibles civilizaciones extraterrestres acerca de la cultura humana.
Carl Sagan ganó gran popularidad gracias a la galardonada serie documental de Televisión "Cosmos: Un viaje personal", producida en 1980, y de la que fue narrador y coautor.
También publicó numerosos artículos científicos, y participó en más de una veintena de libros de divulgación científica, siendo los más populares sus libros "Cosmos", y "Contacto" (en el que se basa la película del mismo nombre).
Recibió también numerosos premios y condecoraciones por su labor como comunicador de la ciencia y la cultura; y en 1978, ganó el Premio Pulitzer de Literatura General de No Ficción por su libro "Los Dragones del Edén".

Como vamos a ver, la película se toma algunas licencias en relación al libro:
La novela trata sobre lo que podría ser el primer contacto con una cultura extraterrestre inteligente; y sobre cómo se vería afectada la especie humana al conocer que no estamos solos en el universo (lo que sería un gran cambio en la historia de la humanidad, claro).
En este sentido, la película traslada esta idea al formato cinematográfico (y lo hace bien, además).
La protagonista (encarnada por Jodie Foster), dirige un proyecto del SETI dedicado a captar emisiones de radio provenientes del espacio, y un día, sus radiotelescopios captan una señal compuesta por una serie de números primos  que se considera una evidencia de inteligencia extraterrestre.
La señal, además, contiene instrucciones para construir una compleja máquina. Hasta aquí, película y libro coinciden.
Pero, una vez construida... la nave (podríamos decir), es para cinco tripulantes (recordemos que en la película es para una sola persona).
Este es un hecho que no hay que pasar por alto al analizar el film, debido a la importancia que Sagan intentó darle a la cooperación entre científicos de todas las naciones (especialmente, entre las dos mayores protagonistas de la Guerra Fría: EE.UU. y Unión Soviética).
Además, en la película los guionistas añadieron personajes y situaciones como el activista religioso que pone una bomba; o la existencia de una segunda máquina espacial; o el extraño multimillonario que cree en Ellie y su proyecto y la financia incondicionalmente (pues en el libro, nunca la despiden y no necesita buscar ninguna financiación privada); o las relaciones amorosas entre la astrofísica y el pastor protestante... Bien, son bastantes cosas.
Pero hay una que podría ser imperdonable:  En una especie de epílogo y sorprendente  final que la película omitió completamente, Ellie, actuando según una sugerencia de los emisores de la señal, trabaja en un programa para encontrar patrones ocultos en los decimales del número pi. Finalmente, encuentra oculto un patrón especial en el que los números dejan de variar de forma aleatoria y comienzan a aparecer unos y ceros en una secuencia. La única forma de ocultar semejante mensaje en pi, es que el propio creador del universo lo hubiera hecho. Por lo que Ellie empieza una nueva búsqueda análoga al SETI. Bien, todo esto, como digo, en la película no se ve.
Otro punto a mencionar es que gran parte del libro explica la ardua tarea de los científicos que emplean los radiotelescopios y sus señales, para la búsqueda de vida inteligente en el cosmos.
Pero obviamente, y dado el ritmo frenético de una película de dos horas y media, esta parte resulta ser anecdótica en el film.
Por este motivo también, podríamos decir que el libro es mucho más científico que la película, ya que trata las teorías físicas de la gravedad y tiempo de Isaac Newton, ecuaciones de Maxwell, Albert Einstein y la teoría de la relatividad especial y general, los agujeros negros, Max Planck y la mecánica cuántica, los vuelos espaciales y en el tiempo...
Otro aspecto no coincidente entre libro y película, es que en la novela, el Presidente de los Estados Unidos es una mujer (y no Bill Clinton). Este hecho es relevante, dado el valor que Sagan le confería al rol de las mujeres.

En conclusión, podríamos decir que la película no refleja el sentido de cooperación y amistad universal que pretendía Carl Sagan en su novela (ni sus aspectos más científicos), pero aún así, hay que alabar sus virtudes... y eso vamos a hacer ahora:
La película comienza con un espectacular viaje en retroceso, que nos lleva desde la ruidosa estratosfera de nuestro planeta, al silencioso confín de la galaxia (y en el que, por un fugaz momento, podemos contemplar a la Tierra como ese punto azul pálido del que hablaba tan elocuentemente Sagan en sus documentales).
Robert Zemeckis  (el director), desarrolla esta elocuente introducción de una película que, personalmente, considero uno de sus mejores filmes junto a 'Regreso al futuro' .
Un momento primerizo a recordar, es la escena en la que la protagonista, aún niña, sube las escaleras para llegar a la estantería del cuarto de baño donde están guardadas las píldoras que pueden salvar la vida de su padre; Una secuencia  increíble, al descubrir que todo lo que se veía en él era el imposible reflejo en un espejo. Sin palabras.

La película habla de lo humano y lo divino, lo finito y lo infinito, la razón de la ciencia y la fe de la religión (y de cómo dichos conceptos pueden llegar a aunarse para arrojar luz u oscuridad, sobre esas preguntas que la humanidad siempre se ha hecho).
El director se posiciona en términos más bien neutrales con respecto a las dos fuerzas que se miden a lo largo de la acción: algo que queda representado por Ellie (la fuerza de la razón de la ciencia), y Palmer (la de la fe y la religión). Recordemos, Palmer es Matthew McConaughey.
El guión que Zemeckis pone en escena, otorga la suficiente voz a una y a otra actitud como para conseguir algo que en la vida real parece imposible: cierta imparcialidad de posturas entre ambos extremos de la conciencia humana.
Todo ello, aderezado con un amor contradictorio entre ambos (científica y religioso), y unas sub-tramas dramáticas que ofrecen más tragedia y suspense a la situación (giros inesperados incluidos). Muy hollywoodiense todo, como no podía ser menos (y que igual a Sagan, no le hubieran gustado demasiado), pero sin duda, efectivo desde el punto de vista  cinematográfico.
Pero si bien la película pasa por alto en gran medida los elementos más científicos y teóricos de la novela (como ya he dicho), conserva en gran medida el espíritu y encargo propuesto por Sagan (que por cierto, junto con su mujer, habían ya elegido a Jodie Foster como la actriz que debía encarnar a la astrofísica).
Además, las relaciones más personales y humanas entre los protagonistas (y la propia población del planeta), a mi entender resultan ser fascinantes y bastante realistas.
La película mantiene también un buen ritmo durante toda la cinta, y secundarios como John Hurt, James Woods, y Tom Skerrit, aportan solidez a un reparto lleno de papeles creíbles y bien llevados.

Bien, he de decir que la novela Contact es una increíble historia con un sorprendente final (ya os lo he contado; siento el spoiler, pero a estas alturas...no pasa nada, no?), pero la adaptación para el cine no fue tan afortunada, ganándose las críticas de los incondicionales de Sagan.
Pese a todo, esta película merece la pena verla, porque su ritmo es tal que logra que estés atento en todo momento del metraje. Pero tanto las conclusiones a las que llega como su desenlace final, pienso que no hacen del todo justicia a lo que Carl Sagan quería transmitir.

Decir también que en los efectos especiales de Contact, intervinieron ocho compañías distintas (y por cierto, son excelentes y han envejecido francamente bien).

Por último, decir que esta película ha recaudado 171 millones de dólares a nivel mundial, y costó 90 millones. En mi opinión, son unas ganancias un tanto discretas para una película tan ambiciosa y renombrada como esta.
En conclusión, una película que tienes que ver (si todavía no lo has hecho), y que he spoileado relativamente poco como para que siga resultando intrigante.

¿Te gustó esta película? ¿La recomendarías?
Y la pregunta obligada: ¿Te gustó más que La llegada?

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios