PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Crítica de cine: Moon (2009), sin spoilers

Crítica de cine: Moon (2009), sin spoilers

Popular
Borg  
 
0.0 (0)
1079  
Escribir Opinión

Hoy voy a hablaros de una película de sobra conocida para los asiduos a género, pero sin embargo, muy desconocida para el público en general. La única, Moon. No es una superproducción, ni mucho menos (solo 5 milloncitos de dólares de presupuesto), y  su recaudación no llega ni a los 10. Estamos hablando de un producto claramente para minorías, marginal, pero con un punto de partida soberbio que puede sorprender, aunque no se tenga una especial predilección por la ciencia ficción.
Sí: muy peculiar. Es extremadamente peculiar. Cuando decía al principio que su enfoque es único, no es un decir (realmente lo es): es singular, especial y diferente. Si lo que consumes siempre es cine claramente comercial, ver esta película puede suponerte  un castigo desalmado.

Os cuento la sinopsis para poneros en situación:
“Moon” explica la historia de Sam Bell, un técnico destinado en una base lunar por tres años para encargarse de la extracción y el envío de ‘Helio 3’ (un energético material descubierto recientemente, en la superficie de nuestro satélite natural).
Durante sus días en la estación, Sam debe encargarse de controlar las cosechadoras que van extrayendo el mineral, así como del mantenimiento general de la base (para lo cual, le ayuda una sofisticada y amable inteligencia artificial, que en el film lleva la voz de Kevin Spacey, y que suple su carencia de rostro con una pantalla en la que muestra emoticonos para demostrar su estado de ánimo).
El film comienza cuando a Sam le quedan tan solo un par de semanas en la estación y, por desgracia (o por suerte) sufre un accidente. A partir de ese momento,  se sucederán una serie de acontecimientos que le demostrarán que no está solo en la base, y que en realidad su trabajo encubre una gran mentira de la que él, sin saberlo, forma parte esencial.

Elementos a comentar del filme:
La Inteligencia Artificial toma un papel muy poco convencional, y te mantiene en vilo durante toda la película preguntándote hasta qué punto es o no previsible. Y lo que es cierto, es que ninguna película de ciencia ficción con anterioridad había abordado una inteligencia artificial con semejante comportamiento. A mi desde luego, me sorprendió mucho el enfoque de esta particular inteligencia artificial.
 
El ambiente claustrofóbico, y asfixiante  empañado por la soledad que supone la estancia en solitario en la luna, contribuye a que tarde o temprano, el espectador tome verdadera conciencia de la situación; y es cuando consigues ponerte en el pellejo del protagonista, que el guión se vuelve más tórrido, duro, e incluso cruel (hasta inhumano, cuando lo analizas en profundidad).

Esta película es ciencia ficción dura de cabo a rabo (y eso, es verdaderamente difícil de encontrar).
"No hay un solo disparo". Esta es una frase que me gusta decir cuando quiero adjetivar una película, porque es un dato muy revelador: además de expresar que obviamente no es una película de acción, por lo general esto significa también, que suele tener un trasfondo reflexivo y meditabundo.

La cinta es ciencia ficción claramente psicológica: todo gira alrededor del protagonista y su psique y sentimientos.

Y hablando de singularidades, en todo el metraje aparece solamente una persona (bien, y también una madre e hija, en forma de comunicaciones a través una pantalla).

Ya solo por esto, merece la pena sumergirse en esta original obra cuyos antecedentes e influencia con otras películas, es prácticamente nula. 
Si quieres ver algo único y diferente, tienes que visionar moon.

Duncan Jones (el hijo de David Bowie), es un director que para entonces tenía  36 años, que debutó con este filme (y años más tarde, se afianzaba con la más reciente “Código fuente”), apuntando maneras y dejando el listón muy alto.
Esta película me cautivó al instante en su momento, y tanto la trama como la actuación de Sam Rockwell, me parecieron soberbias.
Quizá me sobró la escena final, ya que le resta interesantes interrogantes que deberían permanecer en la imaginación personal del espectador (como por ejemplo: ¿Semejante procedimiento, es aceptado por el conjunto de la humanidad?).

En conclusión: Una película que no te puedes perder si eres amante de la ciencia ficción seria, y que personalmente, recomiendo encarecidamente pese a su enfoque tan poco convencional e inusual puesta en escena. La película tiene sus lagunas y torpezas, pero me parece un planteamiento y enfoque que es de agradecer en los tiempos que corren.
Una apuesta arriesgada, por tanto, y valiente, para unos tiempos en los que no abunda el atrevimiento.


Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios