Close
Responder al Tema
Mostrando resultados del 1 al 7 de 7

Tema: La condena

  1. #1
    Meteorito Avatar de Nieves Delgado
    Fecha de Ingreso
    08-October-2012
    Mensajes
    171

    La condena

    Hola a tod@s. Aún no me entero bien de cómo va este foro, paro bueno... os dejo un relato, "La condena", para que valoréis si os gusta para la revista.


    La condena

    Las enormes puertas del edificio se abren lentamente, dando paso a dos guardias acorazados que portan a un hombre agarrándolo cada uno por un brazo. Apenas puede moverse por sí solo, y el paso implacable de los guardias le obliga a arrastrar las piernas en un patético intento por caminar. El pelo largo y negro como la noche se le pega a la cara empapada en sudor, impidiéndole ver hacia dónde se dirige.
    Las tres figuras recorren los pasillos de la estructura entre miradas curiosas y furtivas, con el único sonido de fondo de sus propios pasos y la respiración entrecortada del hombre enfermo. Porque ese hombre está enfermo. Quince días atrás ha sido infectado con una versión no contagiosa del virus ébola, y el pequeño hijo de puta ha hecho bien su trabajo. Una fiebre superior a los 40 grados es la culpable de la capa de sudor que envuelve al debilitado cuerpo, cubierto por unas ropas en las que se confunden restos de vómito con regueros de sangre seca que bajan desde la nariz y los oídos. En el pantalón se distinguen, además, los vestigios de la última diarrea. Y huele mal. Huele muy mal. Pero eso no le importa a nadie, y mucho menos a los guardias, que en esos momentos tienen desactivados los sensores del olfato.
    Tampoco parece importarle al hombre. A él, en realidad, ya nada parece importarle.
    Al llegar a la sala principal, en el corazón del edificio, dos centinelas humanos se apartan de su camino y les abren las pesadas puertas de la estancia. Esperan a obtener el permiso, y finalmente, entran.
    Varias personas que manipulan instrumental de laboratorio levantan la vista al ver entrar la comitiva, pero enseguida continúan con sus tareas. En el centro de la sala un hombre, con uniforme de grado superior, consulta datos a través de un interfaz conectado a su cabeza. Fija la vista en los recién llegados y hace una señal a los guardias para que se acerquen. Estos obedecen, soltando al reo y dejándolo caer al suelo a dos metros de sus pies.
    ―Vaya, vaya… ―lo observa con una mirada curiosa y severa al mismo tiempo―. Pues sí que has tenido que armar una buena. Por lo que veo aquí, has sido infectado con un patógeno de nivel uno. ¿Sabes ya cuál es tu condena? ―los presos no siempre lo saben. En ocasiones, es necesario evitar en el traslado reacciones imprevisibles.
    El hombre apoya las palmas de las manos sobre el suelo y levanta ligeramente el torso, agotado por el esfuerzo y los temblores de la fiebre.
    ―¿…No… no es esa…, el haberme metido esa cosa…? ―su voz es casi inaudible, pero de algún modo el oficial puede escucharla.
    ―No. No es esa. Veo que no estás al tanto.
    Pasea su mirada por el hombre durante unos segundos, evaluando la situación. No lo sabe. El pobre desgraciado todavía no sabe nada. Ha bajado la cabeza de nuevo tras el visible esfuerzo de mantenerla erguida unos momentos. Es un ser completamente derrumbado y abatido. Un desecho humano. Y desde luego, tiene que ser un delito muy grave el que ha cometido.
    ―Tu condena es la inmortalidad.
    En un primer momento, el hombre no reacciona. Tarda un poco en volver a moverse, y cuando parece que no será ya capaz de hacerlo, pone de manifiesto una fuerza de voluntad sobrehumana y levanta de nuevo la cabeza.
    ―…¿La… inmortalidad?... ―si no sonara tan patética, la carcajada podría haber sido bastante espeluznante―. Me temo que es un poco tarde para eso… ¿no veis que me estoy muriendo?
    El oficial hace caso omiso del comentario y comienza a recitar un texto que no necesita leer, porque ya lo sabe de memoria.
    ―Tu condena es la inmortalidad ―repite―. Se te va a inocular una carga de nanobots reparadores de autoregeneración constante. El efecto sobre tu organismo será la reparación continua de material orgánico, de tal forma que todas las células y tejidos de tu cuerpo se van a mantener exactamente en el mismo estado que muestran actualmente, permitiendo la acción de patógenos presentes en tu organismo en este preciso momento, pero manteniendo controlada su acción. Así mismo, los nanobots se autoregenerarán y autoduplicarán con el fin de mantener constante su nivel de presencia en tus fluidos y garantizar así el efecto sobre tu organismo, reparando todos aquellos daños a mayores que se produzcan en él. Dada tu clasificación de peligrosidad, la sentencia es inapelable y de inmediato cumplimiento.
    A un gesto del oficial, los dos guardias recogen del suelo al hombre y lo arrastran a una camilla instalada en un rincón de la estancia. Sabe perfectamente que una condena de inmortalidad en aquellas condiciones equivale en la práctica a la muerte. Los condenados no aguantan, así de simple. Y aunque la tecnología nanobótica es la más avanzada que jamás se haya conseguido, tiene un límite. Si el daño producido en el organismo es superior a la capacidad regeneradora de las pequeñas máquinas, no hay tiempo suficiente para hacer reparación alguna. Así que los condenados acaban con su vida utilizando métodos violentos. Violentos y rápidos.
    El sistema no se plantea mantener indefinidamente a sus peores criminales. Demasiado caro e inútil. La expectativa de una tortura continua y permanente hace que el preso, tarde o temprano, evalúe seriamente el acabar con su vida. Y no se le pone impedimento alguno para ello. Muy al contrario, en la celda suelen ir apareciendo gradualmente, de una forma misteriosa pero evidente, múltiples artefactos adecuados para tal fin. Es parte de la condena. Los días y las noches que el preso pasa luchando contra sí mismo. Las miradas furtivas a un cuchillo o a una soga mientras el dolor se lo come por dentro. La decisión final, tomada generalmente entre ataques de ansiedad y sollozos de rendición… Y la autoejecución. El final de todo.
    Lo atan a la camilla, aunque su movilidad es ya de por sí muy limitada. Es en esos momentos cuando los reos suelen derrumbarse. Comienzan a llorar desconsoladamente e imploran clemencia a gritos. O se desmayan, él lo ha visto. Guerreros fornidos que pierden el conocimiento ante la inminencia del cumplimiento de la sentencia. Y este hombre parece estar a punto de caer en alguno de esos estados.
    Pero finalmente, no es eso lo que sucede. Permanece profundamente callado mientras le atan manos y pies, y entonces levanta un poco la cabeza para dirigir la mirada al oficial que le ha leído la sentencia. Una última mirada antes del abandono.
    Esos ojos. Unos ojos que arden. Duros como el diamante, pero abrasadores también. Podría ser rabia, odio, o simplemente locura. Pero el oficial sabe que no es ninguna de esas cosas. Es una promesa, un ancla de voluntad que ha lanzado el hombre para no navegar a la deriva en ese mar de desesperación que intenta hundirlo. Y clava el ancla. Y arrastra con ella la seguridad y confianza del oficial, que hace un gesto a sus subordinados para que aceleren el proceso.
    El hombre cierra entonces los ojos y deja reposar la cabeza sobre una raquítica almohada, mientras una mujer vestida de blanco ajusta el brazo robótico de la camilla a su cuello. Nota cómo la aguja hipodérmica lo traspasa, y al momento, un líquido muy frío lo invade. Todo su cuerpo se va tensando mientras es poseído por el frío lacerante. Un río helado de diminutas máquinas que se adueñan de su destino.
    El oficial le echa una última mirada antes de seguir con sus tareas, y siente cómo una avalancha de miedo le recorre neurona tras neurona. El preso se mantiene en silencio, completamente tenso y con las mandíbulas apretadas. Pero una ligera sonrisa empieza a dibujarse entre ellas. Una sonrisa que va creciendo a medida que la jeringa se va vaciando. A medida que su propósito se va fortaleciendo.
    Última edición por Nieves Delgado; 10-Oct-2012 a las 01:57

  2. #2
    Universo Avatar de oriafontan
    Fecha de Ingreso
    26-October-2009
    Mensajes
    2.254

    Respuesta: La condena

    Muy bueno el relato, si no he puesto excelente es porque no llega a emocionarme (pero sí interesarme lo suficiene para acabarla la lectura con buen gusto en la boca)

    Un alegato a la voluntad entiendo.

    Buen nivel.
    Última edición por oriafontan; 09-Oct-2012 a las 22:47

  3. #3
    Meteorito Avatar de Bukovy
    Fecha de Ingreso
    19-August-2011
    Ubicación
    Logroño, 1948
    Mensajes
    246

    Respuesta: La condena

    Yo no soy tan optimista como Oria. La idea me parece fantástica: esa condena de inmortalidad es original y muy novedosa; pero la resolución me ha dejado frío. Creo que faltan datos, pequeños garbanzos que nos den a entender que el tipo es especial, distinto. Dices que han caído guerreros, ¿por qué no iba a hacerlo él? ¿Por un brillo en los ojos y una sonrisa? En mi opinión (personal e intransferible), le falta algo más de trama, un mayor jugueteo con el lector, más pistas.

    "La suerte favorece sólo a la mente preparada".

  4. #4
    Meteorito Avatar de Emisario
    Fecha de Ingreso
    21-June-2012
    Mensajes
    121

    Respuesta: La condena

    La idea es buena, la presentación de la situación está genial, abre con acción. A mi gusto le falta algo al final, pero no mucho, quizás construir una pequeña paradoja, como por ejemplo, que el agente infeccioso por error no es inocuo, si no que altamente contagioso (y él lo sabe) y al toserle encima, aniquilará al verdugo, entonces se contenta con esa idea de venganza.
    No lo sé, algo que deje un gustillo poético al final. Es una recomendación, ya que estamos en fase de prueba, se puede (si lo estimas conveniente) estudiar esa posibilidad.
    De todas formas, está muy bien, salvo por el final (para MI gusto, que no necesariamente es el de los demás). Claro que lo de la venganza es un ejemplo no una directriz, faltaría más. Usted es la autora de ésta maravilla y usted manda.
    Saludos

    Emisario
    Última edición por Emisario; 11-Oct-2012 a las 02:53

  5. #5
    Admninistrador Avatar de Admin
    Fecha de Ingreso
    07-September-2009
    Ubicación
    Ciberespacio
    Mensajes
    7.116

    Respuesta: La condena

    Quizá falta, como dicen, ahuna pistilla sobre el motivo por el cual el hombre es diferente... Pero bueno, es un relato corto, también procede dejar al espectador que construya el personaje con su imaginación.
    Es un relato durillo, y me ha gustado.

  6. #6
    Cometa Avatar de Toth
    Fecha de Ingreso
    01-November-2014
    Mensajes
    302

    Respuesta: La condena

    Concuerdo con la mayoría: hace falta algún indicio que indique por qué este criminal deseaba que le inyectaran los nanobots, porque así como esta, el final no es el apropiado.

  7. #7
    Cometa Avatar de incursora
    Fecha de Ingreso
    12-March-2013
    Mensajes
    287

    Respuesta: La condena

    El tema planteado si estuviera bien desarrollado quedaría muy bien. Me explico: no queda claro el propósito del reo cuando sonríe a otro personaje en el momento en que le inyectan el suero de la inmortalidad. En ese momento del relato, se percibe algo contradictorio con respecto al castigo que recibe el reo. No termina de ser la inmortalidad un castigo pues eso precisamente es la panacea que los seres humanos llevamos buscando. Para que esta idea cuadre, tendría que haber una explicación más clara de la sociedad de esa época porque consideran la inmortalidad como un castigo, pues desde ese punto de vista se ha de partir para que todo el planteamiento de la trama encaje.

    ¡Saludos!
    Última edición por incursora; 23-Dec-2015 a las 17:01

Responder al Tema

Thread Information

Users Browsing this Thread

There are currently 1 users browsing this thread. (0 members and 1 guests)

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • Puedes responder mensajes
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •