PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Enterrado vivo (Relato corto de Terror)

Enterrado vivo (Relato corto de Terror)

Popular
  
 
0.0 (0)
3797  
Escribir Opinión
Te diagnostican muerte cerebral, te dan por fiambre, y te entierran. Pero tienes la malísima suerte que formas parte del pequeñísimo porcentaje de personas que se reavivan una vez dados por muertos. Te despiertas desconcertado en un ataúd minúsculo completamente oscuro. Pronto te das cuenta de lo que sucede y la claustrofobia e indefensión inicial se convierte rápidamente en histerismo y pánico aterrador. Chillas como jamás lo has hecho, pataleas contra las paredes que te oprimen mientras tus manos se desangran y las uñas se desgarran a causa de desesperados golpes, que además son del todo inútiles e infructíferos. El aire poco a poco se va viciando y cada vez resulta más difícil respirar. Morir asfixiadoen la penumbra y soledad más absoluta parece ser tu destino... Cuando de repente, y después de mearte encima preso del terror, recuerdas el programa televisivo de más éxito internacional; “Enterrado vivo”. Cámaras de televisión colocadas en ataúdes que retransmiten en directo, son pinchadas “en vivo”(y nunca mejor dicho) en el canal de más audiencia cuando el sujeto logra recobrar la conciencia estando enterrado. En esas contadas ocasiones, empiezas a concursar.
Es un tétrico proceso en el que debes convencer a los telespectadores que te desentierren. De lo contrario te dejan en el total desamparo en el que te encuentras. Además, la salida no es nada fácil. Se nomina a los resucitados por SMS y los telespectadores, mientras se toman alitas de pollo o palomitas, deciden tu porvenir..
Con suerte, pasarás el primer nivel; Esto es, un mecanismo que libera unos diminutos agujeritos en la caja mortuoria, y que te permitirán respirar. Pareciendo un alivio, nada más lejos de la realidad, ya que si no pasas al siguiente nivel, ya no morirás asfixiado, pero lo harás mucho más lentamente de sed y de hambre...


El mercado negro de falsos diagnósticos de fallecimiento mueve cantidades ingentes de dinero. Las cadenas se aseguran concursantes y pagan a médicos fraudulentos para que manipulen los datos de diagnóstico. Así, y sin saber si realmente tu ataúd contiene las cámaras, empiezas a denigrar tu persona con exasperantes y compulsivos intentos de caer en gracia y poder salir. No sabes como actuar ni que decir para que una sociedad insana y perturbada vea en ti “un concursante que merece vivir”. Por lo que recuerdas, casi a la totalidad de concursantes se los deja morir agónicamente...
Empiezas a desvestir tu más profunda intimidad entre sollozos y precipitación descontrolada, confiando en una moralidad que por lo que conoces, es ya inexistente en una civilización basada en la abominación.
Pasan horas, días... Deduces que estás en antena porque el aire no se termina. Pero realmente no sabes si eso es buena o mala noticia. Estás cansado, aterrado, el tiempo transcurre tan lentamente que parece que semejante locura no tenga fin. No existen palabras humanas para describir tu situación. El hambre y la sed se hacen completamente insoportables... Un dolor incesante recorre tu cadavérico cuerpo... Estás empezando a entender; No has pasado al segundo nivel. Ahora solo queda esperar que tu metabolismo sea lo más frágil posible para poner fin a tus últimos y tortuosos días. Solo, en la oscuridad. Y sabiendo que tu indefensión y secretos más profundos han servido de entretenimiento a una audiencia monstruosa y carente de todo principio ético y moral.

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios