PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

  ¿Has escrito una novela  ciencia ficción? Envíanos un email y la daremos a conocer. ¡Anímate!

Detalle de la opinión

 
Novelas y libros
por portalcienciayficcion     26 Abril , 2018    
 
4.0

Reseña

No soy muy fan del cyberpunk, mayormente porque el contexto general se mueve entre la distopía futura, la falta de vida (o el desbordamiento de esta representada en la humanidad) y los infaltables tópicos, casi siempre repetitivos, que mueven al género (maquinas infernales expertas en el arte del shooter).
Por supuesto hay excepciones, ni falta hará mencionar a Philip Kindred Dick, y que esta mención no se tome como comparativa en absoluto.
Me sorprendió desde un inicio esta novela (vaya casualidad, ¡escribiendo en el propio blog del autor!) puesto que desde “el vamos”, ya se comienza a percibir que el libro no tomará el mismo rumbo que el resto de semejantes.
Su inicio es cauto, como en toda evolución, y eso es parte también de su contenido literario. Su argumento irá creciendo en pinceladas modestas, hasta alcanzar un lienzo de dimensiones enormes y sin darnos cuenta siquiera.
Nos encontramos en una sociedad casi actual, con algo de futurismo necesario para justificar la existencia de su protagonista, pero sin desbordar en absoluto la imaginación con tecnologías sacadas de la galera, de hecho no zumbarán nuestros oídos con latigazos de pistolas laser o el tronar de naves espaciales.
Todo se mueve en una normalidad ambiental que no requiere de adornos ni luces navideñas, y eso cuenta para lectores un poco más centrados en la trama y no el envoltorio. Por ello, sus tecnicismos son breves y sus explicaciones las necesarias para que logremos comprenderlas, sin decaer en una hard SF o en un abismo de desinformación.
Imago, su protagonista, es un personaje bien tallado, nos sentiremos parte de su evolución, viajando continuamente entre la psique del personaje y sus acciones. Podremos leer sus estados a partir de una detallada interacción lector/protagonista que el autor cuida constantemente, con el fin de que entendamos ciertas decisiones, pero sin privar al lector de conclusiones personales, las que más tarde, nos brindarán espacios vacíos por llenar.
Como antes mencionaba, su evolución (esto va de desarrollos) nos guiará en todo momento por cuestiones trascendentales, elaboradas a partir de un humanismo explícito, contemplando y cuestionando los cimientos de nuestra sociedad y existencia, en lo religioso, lo político, lo mundano y lo espiritual, imponiendo para ello, situaciones que competen a las más básicas de las sensaciones y percepciones, como el amor, la música (la cual jugará un importante papel en la trama) la culpa, la ética o el abandono.
Por supuesto, esto no impedirá la existencia de la acción, que la tiene y mucha. Carreras contrarreloj, persecuciones y muchos pasajes de adrenalina, lograrán enganchar a quienes gustan de este tipo de situaciones.
Giros inesperados nos mantendrán alerta en todo momento, siempre dentro de su sandbox, carente de situaciones ex machina que denoten necesidad de cubrir hoyos argumentales.
La pericia narrativa será patente en pasajes realmente imaginativos, sumamente disfrutables y que guardan una cuota de originalidad y sorpresa, como la primera interacción importante entre Imago y Emil (el segundo protagonista) en el capítulo tres, que a mí particularmente, me colmó de placer en las descripciones, plenas de originalidad y paralelismos. Ni que mencionar los explicativos pasajes referentes a Lydia y el encuentro con su hermana.
Puede que algunos momentos nos recuerde a Ghost in the shell, incluso a Artificial intelligence, pero sólo será en su temática y el paralelismo con obras clásicas que sus letras no se molestan en ocultar, y que por el contrario, son parte de su estructura. Poco o nada tendrá que ver a ciertos referentes, pues Imago va más allá, atreviéndose a llenar los espacios que otros predecesores, probablemente movidos por cierta moralidad, no quisieron abordar.
Imago, sin dudas, es un personaje más pensado para el sexo masculino, no podemos negar tremenda obviedad, pero en ese juego constante de cambios, nos encontraremos nuevamente con el feminismo sin tapujos de su autor, quien ira transformando las flaquezas de sus féminas en fuerza inagotable, algo característico en sus novelas.
Ciertamente, el libro deja en clara la evolución también de su autor, algo palpable en la narrativa, mucho más dinámica y menos cargada.
Estamos (en mi modesta opinión) ante la mejor obra hasta ahora de Eduardo Vivona, y eso es mucho que decir, tomando en cuenta sus buenos trabajos anteriores, los que nos presenta una verdadera y muy disfrutable ecdisis del escritor.

Valiant. (extraído de rincondelanadablog.wordpress.com)

Fue útil la opinión?