PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Mi opinión sin spoilers sobre la película Ad Astra (2019)

Mi opinión sin spoilers sobre la película Ad Astra (2019)

  
 
0.0 (0)
327  
Escribir Opinión

Bueno, ha llegado el momento de hablar de esta película.
"He visto Ad Astra con horror, con repulsión, con asco. Contando el tiempo para que termine. Bajando la mirada por vergüenza ajena. Desde Blade Runner 2049 no me sentía así viendo un film de ciencia ficción. Seamos claros: Ad Astra es mala, pésima, una porquería."
No, no es mi opinión, no es preocupéis. Y en el caso de que la película no me hubiera gustado nada, tampoco lo expresaría con semejante desprecio y falta de respeto. Estas duras palabras son de un artículo de cine que mantendré en el anonimato, pero que nos sirve para darnos una idea de la visceralidad que despierta esta cinta en algunos.
Pero dejando de lado que pueda gustar más o menos, Ad Astra es una de las películas de ciencia ficción más importantes de este año.

Dirigida por James Gray y escrita por él mismo y Ethan Gross, esta superproducción cuenta con veteranos renombrados como Tommy Lee Jones y Donald Sutherland, una también conocida Liv Tyler y, sobre todo, la superestrella Brad Pitt.
Está claro que a sus 55 años y una extensa filmografía a sus espaldas a Brad Pitt le queda ya poco por demostrar, así que puede permitirse el lujo de protagonizar una película como esta.

Estamos en un futuro no muy lejano donde los viajes comerciales a la Luna son corrientes y el sistema solar es un lugar transitado.
Un veterano astronauta desapareció hace más de 20 años en una misteriosa y patriótica misión en el espacio, en busca de vida extraterrestre en el planeta Neptuno.
Su hijo, de la misma profesión, no ha superado su misteriosa pérdida y la NASA aprovechará esta inquietud para ponerle al frente de una arriesgada misión espacial. En ella podrá descubrir qué es lo que le sucedió exactamente a su padre y entender las verdaderas intenciones de esa peligrosa misión.

El director empezó a pensar en esta película por allá en 2010. Recordando la famosa cita de Arthur C. Clarke: "Puede que estemos solos en el universo y puede que no, y ambas opciones son igual de aterradoras"; pensó en hacer una película a partir de ese miedo.
A mucha gente le inquieta la posibilidad de que ahí arriba no haya alienígenas buenos que nos salven de nuestros problemas, pero James Gray es feliz con su vida cotidiana y entrar en contacto con hombrecillos verdes no le obsesiona.
Confiesa no entender lo que el público quiere, y aunque intenta hacer un cine accesible para los espectadores lo que le impulsa son aspiraciones más elevadas.
Él pone el ejemplo de El Padrino, como un cine elevado que además ha llegado al gran público.
Admite que a su cine le falta alegría y calidez, e intenta corregir esa deficiencia pero no puede y le duele. Todo esto dicho por él mismo, no me lo invento. Bueno, ya veis por donde voy, ¿no?

Ad Astra no es una película nada comercial ni un film fara todo el mundo.
Si pensáis que esta cinta es un típico blockbuster al uso, estáis muy equivocados. De hecho, y aunque no es mi caso, a más de uno se le puede llegar a escapar algún bostezo. Esto no es Star Wars, ni El marciaro y ni mucho menos una película de Marvel.

Últimamente ya hemos visto como George Clooney, Sandra Bullock, Matthew McConaughey o Matt Damon se enfundaron su traje de astronauta... y ahora le tocó a Brad Pitt.
El actor encarna a un aparente perfecto astronauta que se ve superado por sus demonios internos a millones de kilómetros de la Tierra, mientras una a veces irritante voz en off de sus pensamientos nos va explicando ese viaje.

La cinta es un drama personal disfrazado de aventura interestelar que recae claramente sobre los hombros de Pitt, que a pesar de compartir pantalla con otras estrellas -cuyos papeles son exiguos, por cierto-, es su presencia la que nos mantiene conectados a la historia y al suspenso y tensión que va generando la historia.

Hay muchos estudios sobre aspectos que afectan al estado físico de los astronautas, pero pocos que atiendan a aspectos psicológicos y emocionales. Tan solo por este motivo, para mí la cinta ya tiene algo interesante.

Ad Astra nos cuenta la historia de un astronauta que viaja a los límites del sistema solar para encontrar a su padre perdido y descubrir un misterio que amenaza la supervivencia de la humanidad. Y en el camino se nos plantean otras preguntas como por ejemplo, si estamos solos en el universo.
No es un mal planteamiento (ni tampoco original, cierto), pero en líneas generales la cinta se deja ver y puede hacerte reflexionar sobre algunos aspectos.
La película empieza bien, presentando un caso que resulta estimulante y un vibrante plan de viaje para llegar a Neptuno que se prevé épico. La primera parada en la Luna mantiene la expectación, el ritmo es adecuado y es el lugar donde sucede la persecución de rovers que vemos en el tráiler (que por cierto, es la única escena de típica acción en toda la película).
Pero a partir de aquí, la cinta se hace cada vez más lenta, parsimoniosa y hasta algo exasperante (sobre todo en su parte final).
En mi opinión podría haberse reducido la duración de la cinta, acelerando algunas partes e imprimiendo escenas más vibrantes. Pero esto va a gustos.

Bien, vamos ahora a por algunos desbarajustes científicos de la película. Ya sé que para muchos el cine se toma licencias, es solo ficción y no tiene que ser creíble, pero hablar un poco de ciencia tampoco viene mal (sobre todo porque este es un canal de ciencia ficción y también de ciencia).
Vaya por delante que Ad Astra tiene elementos narrativos interesantes y el diseño de vehículos y equipos está muy conseguido. Sin embargo, también comete errores.
Como comprenderéis, si no quiero hacer spoilers no puedo abordar en profundidad este tema pero aquí van algunos ejemplos:

Resulta que en la Luna hay piratas que se desplazan en rover por su superficie y que sorprenden a los viajeros como si fueran comanches asaltando diligencias en una vieja película del oeste. La idea de los piratas es original, pero en la vida real un pequeño satélite serviría para descubrir la posición de cualquier enemigo a cientos de kilómetros a la redonda.

En la película también aparece el tópico (que ya desmentimos en un vídeo), de que un cuerpo sometido al vacío explota en plan Atmósfera Cero (esa gran película de Sean Connery).

A Brad Pitt le ordenan que grabe un mensaje para que contacte con su padre que está en Neptuno. Pero ojo, tiene que ir físicamente a Marte para grabar el mensaje, porque se ve que en ese futuro no pueden enviar un simple archivo de audio en mp3. La película propone que podría responderse ese mensaje en cualquier momento justo después de enviarlo, pero esto supone que estamos ante una comunicación más rápida que la luz.

Tampoco hay una coherencia en los días que se necesitan para hacer los trayectos, que dicho sea de paso, son cortísimos.

Si el viaje de Marte a Neptuno dura solo ochenta días, ¿por qué han estado 30 años sin enviar nadie allí para ver qué ocurre? La excusa es que Neptuno está lejos y han perdido el contacto... pero demonios, ¡en menos de tres meses pueden llegar hasta allí! ¿Tan difícil es detectar una estación con esa futurible tecnología?

Las cuestiones relacionadas con la antimateria tampoco se sostienen mucho.

Y ya está, no os voy a marear con más ciencia. Porque entre otras cosas, la cinta no es un abrumador disparate científico (aunque hay bastantes). Otra cosa son determinadas decisiones y situaciones que se dan, pero eso os lo dejo para cuando veáis la película (si todavía no lo habéis hecho).

Los efectos especiales son buenos (aquí se notan los cerca de 90 millones de dólares de presupuesto) y la fotografía es llamativa. Visualmente, a mí la película me ha parecido atractiva.

Pero algo en mi opinión arriesgado es su banda sonora. No digo que esté mal (de hecho transmite un ambiente espacial correcto), pero no es pegadiza, musicalmente flojea y le cuesta transmitir emociones.

Por si os sirve de algo, esta película tiene un 6'1 en Filmaffinity y un 7'1 en la IMDB.

Así que, amigos y amigas, en resumidas cuentas Ad Astra es una película raruna sobre viajes míticos pero al estilo de Gray: hipnótico, magnético y elegante, pero también con una lentitud que va aumentando a media que avanza el metraje.
Pero bueno, ya sabéis como va esto: cada persona tiene gustos distintos y si no coincidimos... pues tampoco pasa nada, que no es el fin del mundo.

Y a ti, ¿te gustó esta película? ¿Tienes pensado verla?
Cuando lo hagas, nos puedes contar tus impresiones.

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios