PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Crítica y opinión de Blade runner 2049 (2017)

Crítica y opinión de Blade runner 2049 (2017)

Popular
  
 
0.0 (0)
651  
Escribir Opinión

Entiéndase que mi opinión es caprichosa (porque todos tenemos nuestras preferencias, gustos y manías), y no pretendo sentenciar, juzgar ni acomodarme en verdades absolutas. Partamos de la base que por ejemplo, a mi me gusta la ciencia ficción Hard y realista (esto explica alguno de mis comentarios). Esta misma película despierta opiniones dispares (esto siempre sucede), y todas son legítimas. Tanto los que coincidáis conmigo (más o menos) como los que no (e incluso puede haber quien se indigne por algo que he dicho), esta "crítica" no pretende ser académica y categórica. No soy un crítico erudito profesional supuestamente sabelotodo que vive de analizar pelis, se trata simplemente de mi opinión (la de un mero espectador), y solamente comparto unas cuantas impresiones livianas, para que cada cual se lo tome a su modo (y obviamente, no puedo aspirar a que todos estén de acuerdo con lo que digo porque hay personas a las que les ha gustado y otras no). Si me preguntáis, yo sí, recomiendo verla (pero a sabiendas que siempre habrá quien considere que le he hecho perder el tiempo). Tomáoslo como unas consideraciones en plan charla de bar, a sabiendas que luego cada persona y sus gustos son un mundo.

Voy a empezar diciendo que si no viste la primera (o si vives en otro planeta y no sabes de lo que hablo; vale, o quizás si meramente eres joven y no la pillaste en su momento), esta cinta es completamente autosuficiente y pese a ser una secuela, no es necesario haber visto la primera parte para entenderla de principio a fin.

Yo vi dos de los cortos que se difundieron para esta película (el de la demostración de la sumisión de los replicantes, y ese en el que sale a relucir un replicante a raíz de una pelea), y si os digo la verdad, no los encontré demasiado interesantes (pero he de decir que complementan bien la historia de la película). Me parece que fueron más, pero bueno...

Bien. La fotografía, la ambientación, la atmósfera en general... recuerda mucho a la cinta del 82. También echan mano, intencionadamente, de esos planos y vistas de la ciudad con esa publicidad tan característica del universo Blade runner. Y si bien en la primera parte era Coca-cola el icono de tal centro de atención, en esta ocasión es la empresa Sony.
Podemos ver muchas marcas conocidas durante el trascurso de la película y la que más me ha sorprendido es Atari (una empresa que fue muy popular en los noventas, pero que había caído en el olvido hasta que anunciaron su reciente regreso en el mundo de las videoconsolas).

Algo que me ha chirriado un poco de la película, debo decirlo, es su tecnología (que en poco se asemeja a lo que en mi opinión, habrá en el 2049). Tiene buenos detalles, como todo el tinglado de los hologramas (que por cierto, tiene momentos muy buenos), pero el resto tiene una pinta un tanto ruda y descuidada.
Supongo, que porque han querido homenajear la cinta de 82 y seguir en su misma línea, pero resulta poco creíble que pasados 30 años todavía estemos prácticamente en las mismas.

En este sentido, el vestuario es visualmente correcto (y una vez más, siguiendo la estela de su predecesora; como por ejemplo la típica gabardina del blade runner, y otros detalles que recuerdan la primera parte), pero cualquiera que esté un poco al día con el tema de la ropa inteligente, sabe muy bien que dentro de treinta años con toda probabilidad los atuendos serán muy distintos a los de esta cinta.
Bien, todos estos detalles no me los tengáis mucho en cuenta, porque es producto de mi obsesión por el realismo en las películas... (hay mucha gente a la que estas cosas, no les importa en absoluto).

La banda sonora está bastante bien, y empaqueta y se complementa correctamente con las imágenes; hasta hay alguna cancioncilla sacada del primer filme.

Los personajes:
Ryan Gosling no lo hace nada mal. Se nota que le ha puesto ganas y hace un buen trabajo, pero se repite un poco con una cara que resulta cansina por momentos: mirada perdida, inexpresividad mirando al horizonte... También hay que decir que encarna a un personaje de registro más bien plano, pobre y reiterativo, así que igual pido peras al olmo.
Ana de Armas protagoniza en mi opinión el papel más interesante, y además su condición (que no la digo para no hacer spoilers), enriquece sobremanera la trama de la película. Este personaje es sin duda (al menos para mí), el mayor descubrimiento y acierto del filme.
Jared Leto no se prodiga demasiado (sale solamente en un par de escenas), y como ya está empezando a ser costumbre en él, se queda a medias. No por culpa suya, su personaje es muy interesante y podría tener mucho juego (me consta que se lo tomó muy enserio, caminando con los ojos vendados para preparar su personaje), pero los guionistas no saben sacarle todo el partido.
Sylvia Hoeks también me ha parecido una interesante revelación, en su papel de replicante que, y todo sea dicho de paso, desafía la lógica y status argumental de la película. Porque si se supone que los replicantes son ahora seres sumisos y pacificos, la verdad es que choca ver a esta tipa repartiendo leña de la buena a diestro y siniestro.
Robin Wright, la que para mí siempre será La princesa prometida (gran película que os recomiendo), en esta cinta cumple pero sin brillar demasiado.
Dave Bautista, hace un buen trabajo. Y Por último, está Harrison Ford; que abandona sus papeles más cómicos y entrañables, para encarnar un papel más serio y siniestro (aunque eso sí, no esperéis verlo mucho). Hay que destacar también que es encomiable que pese a sus 75 años de edad, todavía sea capaz de rodar escenas de peleas (y lo haga convincentemente, además).

Bien. La película de 1982 es una cinta sobria y de corte detectivesco; se suceden escenas en las que el protagonista va hablando con este y el otro, para desentrañar un misterio que nos recuerda a la novela negra (y la acción, es escasa).
Esta nueva película sigue el corte de ir resolviendo un misterio (encontrar a alguien), pero como no podía ser de otra manera dado los tiempos que corren, la acción está más presente.

Sus dos horas y 43 minutos de duración (que se dice pronto), no se hacen para nada pesadas, pero algunas escenas pecan de algo de lentitud (algo que por otro lado, entra en la línea de la cinta del 82).
La película se desarrolla en un ambiente dramático digno de su predecesora, pero sin embargo -y esto se echa de menos-, es imposible encontrar una escena tan icónica como la del discurso de las "lágrimas en la lluvia".

El director canadiense Denis Villeneuve nos obsequia con unos muy buenos efectos especiales, pero no es el típico producto palomitero de Hollywood. Es decir, siempre será más rentable la saga ‘Fast and Furious’ que una película como esta (seguramente, por desgracia).

En definitiva, y a pesar de algún aspecto flojo sin excesivo peso (porque no todo puede deslumbrar sin excepciones), estamos ante una digna sucesora de la primera parte (aunque tengo mis dudas de si llegará a brillar tanto; solo el tiempo lo dirá).

Sea como sea, no olvidemos que el estreno de Blade runner en el 82 fue un tanto desastroso y por el momento, y aunque se esperaba más, esta nueva cinta ya lleva recaudado más de lo que costó, superando los 185 millones de dólares (todo lo que venga a partir de ahora -a parte de gastos de promoción-, ya serán ganancias; sin olvidar Dvds, Blu-ray, ediciones especiales, etc).

Muy bien, pues a partir de ahora voy a comentar un par de cosas que ya desvelan aspectos que es mejor no saber, si todavía no has visto la película.
Algo que me ha gustado mucho de la película es el personaje del holograma encarnado por Ana de Armas. Establecer una relación sentimental con un holograma puede parecer absurdo ahora, pero si estamos hablando de algo profundo e inteligente como se ve en la cinta, yo mismo me vería en la situación de establecer lazos afectivos con algo así.
Además tenemos esa idea de la sincronía con un cuerpo real, que me parece ingenioso y permite cumplir con las fantasías eróticas humanas. También la liberación del personaje con ese dispositivo móvil me parece ocurrente y da mucho juego, así que en definitiva, me ha parecido un soplo de aire fresco en el universo Blade runner.
Quizá por encontrarle una pega, es que todos los hologramas tienen el mismo aspecto (y es de suponer que habrían muchas personalizaciones de presencia, a gusto de cada usuario).

Algo que sí me ha parecido un desatino, es lo que yo llamo "poner la mirada perdida, empezar a andar y encontrar lo que buscas".
Podemos verlo cuando convenientemente, el protagonista encuentra a esos niños explotados. Ya es casualidad que de entre todo ese gigantesco vertedero vaya a toparse con lo que buscaba de buenas a primeras, pero es que luego, después de constatar que faltan las hojas en el registro y sin venir demasiado a cuento, empieza a andar con la mirada perdida y acaba topándose con el caballo de madera. Excesivamente conveniente todo, y poco realista (en mi opinión).

Algo parecido sucede cuando le dicen que la radiación de la figura de madera es propia de tal lugar (un vasto lugar), y de forma incomprensible encuentra rápidamente a Deckard de una forma que desafía el sentido común.
Como digo, se trata de un recurso que se reduce a empezar a andar misteriosamente y acabar encontrando lo que buscas.
Este recurso se repite en algunas ocasiones, y parece denotar cierto hueco de guión. Son cosas que pueden justificarse debido al formato acelerado de una película y su duración, pero que no sucedían en la primera parte (donde todo estaba más atado y era más verosímil).

También me parece un tanto desmesurado que el protagonista reciba tantísimas palizas y siga siempre en pié. Esto se acentúa en la lucha final contra la replicante mala malísima, que incluso lo raja a saco pero no hay forma de abatirle.
Podemos achacar este aguante desmedido al hecho de que es un replicante de condición física superior a lo normal y curtido en peleas, pero no deja de parecerme una exageración.

También me chirría la muerte de la jefa de policía, que me parece tan gratuita como poco realista... de acuerdo.
En fin, no quiero seguir nombrando cosas chirriantes...

Ridley Scott ya lo dejó claro en unas declaraciones hace años, que Deckard es un replicante. Y aunque en esta película pueda quedar un resquicio de duda, el director se ha esmerado en aclarar recientemente que efectivamente, Deckard no es humano.
Por último, decir que la cinta termina de forma completamente abierta, lo que nos sugiere que si la recaudación acompaña, se afrontará una tercera entrega.

¿Qué te ha parecido esta película?
¿Tienes previsto verla?

 

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios