PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Películas sobre Inteligencia artificial imprescindibles

Películas sobre Inteligencia artificial imprescindibles

Popular
  
 
0.0 (0)
799  
Escribir Opinión

Hoy voy a hablaros de 7 películas sobre inteligencia artificial que no os podéis perder si os gusta esta temática. Las más evidentes y archi-famosas como 2001, una odisea en el espacio, Terminator, Matrix, Blade runner, etc, las he obviado porque todo el mundo ya sabe mucho de ellas.

Tron (1982)

Flynn es capturado y enviado a un mundo digital gobernado un poderoso ordenador. Jeff Bridges dio vida al programador Kevin Flynn en una cinta que fracasó en taquilla para ser respetada muchos años después, con secuela incluida. Fusionaba imágenes reales con las recreadas digitalmente, y su principal problema fue haberse adelantado a su tiempo.
Disney tuvo que adquirir la máquina más rápida jamás fabricada y la única en su tipo en aquellos tiempos. La película lo tenía todo para triunfar: máquinas recreativas, ordenadores e inteligencias artificiales, tecnología avanzada, etc, pero el mundo digital mostrado en pantalla no fue comprendido en aquella época. Tanto es así que la Academia estadounidense decidió no nominarla al Óscar por los mejores efectos especiales por considerar que utilizar ordenadores era hacer trampa. Es como si ahora por usar CGI te excluyeran de poder conseguir un Oscar por los mejores efectos visuales.

Juegos de guerra (1983)

Un avispado joven está navegando por internet cuando se topa con una inteligencia artificial encargada del sistema de defensa nuclear de los Estados Unidos.
La película tiene el valor de mostrar cómo fueron los inicios de internet, a la vez que plantea el peligro de dejar importantes decisiones militares a una máquina.
Como la sala de control real era algo secreto, los productores tuvieron que imaginársela y construirla. Fue el decorado más caro jamás fabricado hasta ese día, costando 1 millón de dólares.
Actualmente existe una gran preocupación por las armas totalmente autónomas que se están creando y que pueden decidir quién vive y quien muere sin intervención humana.
Y es que la ausencia de normativa internacional y la falta de acuerdo entre países, está facilitando que algunos gobiernos y empresas avancen en el desarrollo de máquinas asesinas automáticas autosuficientes.

El hombre bicentenario (1999)

Una familia compra un peculiar robot que con el tiempo evoluciona y desarrolla sentimientos.
Esta adaptación de un cuento y una novela de Asimov, atrajo a Robin Williams porque le fascinó la idea de encarnar un robot especial que se comporta como un ser humano.
El traje constaba de 250 elementos que pesaban un total de 50 kilos, y se utilizó un dispositivo de control remoto para hacer el rostro del robot.
Pero, ¿van a tener los robots sentimientos en vida real?
Bueno, hay discrepancias sobre eso. Algunos ni si quiera lo ven necesario, pero el hecho es que se está trabajando para que eso suceda. El éxito o fracaso de esta idea dependerá de si logramos entender nuestro cerebro lo suficiente como para poder replicarlo artificialmente.
La película nos cuenta como paulatinos avances permiten que un robot sea como un humano, así como explora la reacción de la humanidad ante tal hecho.

Inteligencia artificial (2001)

Cuando a un niño robot se le programa para amar, los hombres no están preparados para las consecuencias.
Originalmente, el director tenía que ser Stanley Kubrick, pero dada su muerte pasó a su amigo Steven Spielberg.
La cinta aborda los problemas sentimentales y de convivencia de poseer un robot sumamente parecido a un niño y que ama, y como este debe sobrevivir en un mundo donde gran parte de la población tiene animadversión hacia las máquinas.
Parte de la película aborda una desconfianza muy actual: la tendencia al alza de la automatización hace temer que, a medida que crezca el número de robots, también lo haga el desempleo. Y es que para 2030, se podrían haber perdido hasta 800 millones de puestos de trabajo en todo el mundo debido a la automatización. Por esta razón, ya se está hablando de un impuesto a los robots que tendrían que pagar las empresas que los usen para compensar la sustitución de la mano de obra humana.
La trama troncal de la cinta es el amor incondicional de un sofisticado robot y sus aventuras para convertirse en un niño de verdad y verse correspondido, y al igual que en El hombre bicentenario, la aspiración del androide protagonista es abandonar su condición artificial para convertirse en un humano biológico.

Yo, robot (2004)

Un robot se ve inesperadamente implicado en el crimen de un brillante científico y el detective Spooner queda a cargo de la investigación.
Inspiración libre de unos relatos de Asimov, esta cinta aborda un mundo repleto de robots sometidos a las tres leyes de la robótica que permiten una convivencia armoniosa.
La película tuvo un relativo éxito en taquilla, pero no satisfizo a los seguidores de las historias originales de Asimov que demandaban más fidelidad argumental con las fuentes del autor.
Poco a poco vamos formando una nueva sociedad acostumbrada a convivir con robots humanoides, y si por una parte el film presenta muchos androides serviciales y amigables, por otra está la IA que mueve los hilos y los gobierna. La película nos muestra el peligro de dar a una inteligencia artificial consciente responsabilidades importantes por más controlada que pensemos que esté, y nos alarma sobre una posible rebelión de las máquinas a nivel mundial.

Her (2013)

Un hombre solitario compra un asistente de inteligencia artificial diseñado para satisfacer todas sus necesidades y se crea una relación romántica entre ambos.
La película tuvo un presupuesto de 23 millones de dólares, y obtuvo muy buenas críticas a pesar de no recaudar demasiado (unos 48 millones).
Her es una historia de amor que coloca al ser humano en un futuro casi inmediato, en el que los avances tecnológicos se adueñan de nuestra vida hasta límites insospechados.
Scarlett Johansson acabó sustituyendo a Samantha Morton, que filmó todas las secuencias de la película hasta que en postproducción el resultado no convenció al director e hizo el cambio.
Pero no esperéis ver físicamente a la Johansson en el film, ella solo presta su voz ya que encarna un sistema operativo.
La propuesta es realmente curiosa, y nos invita a reflexionar sobre si es necesario disponer de un avatar físico que puedas tocar, o si solo un pensamiento y una voz sensual son suficientes para satisfacer tus necesidades sentimentales e incluso sexuales.
¿Quién no querría tener una casa inteligente con la voz de Scarlett Johansson hablándote? ¿O en el coche, en el móvil o en cualquier otro chisme y lugar? Esto es a lo que vamos.
Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google y futurista respetado, asegura que "una inteligencia artificial al nivel de Samantha es factible".

Ex Machina (2015)

Un joven tendrá una semana para determinar si una sofisticada mujer androide (o ginoide) se comporta convincentemente como un humano.
Alex Garland debutó como director con esta película y se ganó el respeto de todos. Esta producción de unos modestos 15 millones de dólares de presupuesto, acabó recaudando 37 millones.
Mientras todavía muchos opinan que las máquinas nunca podrán demostrar sensibilidad, lo cierto es que se está trabajando para generar androides empáticos como los que vemos en muchas películas de ciencia ficción.
Actualmente, quizá lo más parecido que tengamos es Sophia. Sin embargo, su opaco marketing y las entrevistas supuestamente preparadas, desatan la ira de muchos detractores que afirman que es un engaño.
La cuestión que nos plantea la película es si es una sofisticada máquina, inicialmente sin derechos ni libertades, debe estar a merced de los caprichos de su creador.
Durante las conversaciones entre los protagonistas, Garland nos anima a reflexionar sobre la naturaleza del ser humano y la conciencia; hasta llegar a plantearnos si hay diferencia entre nuestra existencia y la de una máquina tan avanzada, que puede equipararse a nosotros.
Semejante ser, además dotado de un físico agraciado y una mente prodigiosa, puede desarrollar intenciones propias, manipular y acabar desatando un comportamiento inesperado. ¿Y debemos culparla por ello? ¿Acaso una persona no haría lo mismo en su situación? Si desarrollar sentimientos en robots es nuestro objetivo, deberemos regular muy bien tanto sus obligaciones como las nuestras.

Bien, terminada la lista, os quiero decir para quien no lo sepa, que en el 2016 una inteligencia artificial escribió el guión de un cortometraje llamado Sunspring.

Pero este videoartículo no termina aquí. Atentos:
Warner Bros ha convertido la inteligencia artificial en su nueva herramienta para elegir las películas de éxito y, de esa forma, asegurar la rentabilidad de sus inversiones con criterios cada vez más objetivos.
Los datos exhaustivos y el análisis predictivo de la plataforma Cinelytic, servirán para evaluar cuánto se espera que recaude una película y sus posibilidades de éxito.
En pocos segundos, los algoritmos de Cinelytic podrán anticipar si una película merece la pena producirla o si debe arrinconarse en un cajón.
El tiempo determinará si la incorporación del 'big data' y la inteligencia artificial en la creación cinematográfica resulta positiva o frena la creatividad y capacidad de innovación, pero posiblemente, sin la audacia de genios que decidieron avanzar con todo en contra, muchos de los grandes títulos de la historia del cine nunca hubieran visto la luz.

Netflix también utiliza ciertos patrones de IA para no confiar sus apuestas al olfato de sus responsables de contenidos, y parece que estos métodos de inteligencia artificial podrían generalizarse en más ámbitos.

Los avances en Inteligencia Artificial son imparables y los expertos hablan ya de una cuarta revolución industrial en la que muchas personas podrían ser sustituidas por robots en ciertos empleos.
Por esta razón, la Unión Europea está trabajando en unas leyes de la robótica para gestionar lo que nos viene.

Pensamos en muchos peligros derivados de la proliferación de inteligencias artificiales, pero también es justo señalar que esta nos facilita muchas cosas y nos ayuda en montones de entornos. Desde multitud de avances en medicina hasta la ejecución de cálculos imposibles o el uso de dispositivos tecnológicos cada vez más sofisticados, la Inteligencia Artificial ha venido para quedarse. ¿Sabremos gestionarla bien? Y si acabamos fusionándonos con ella... ¿Será de buena gana, sencillamente porque nos conviene y ofrece ventajas? ¿O por miedo a ser subyugados, como piensa Elon Musk?

¿Qué te parece lo de hacer solo películas que una IA determine rentables?
¿Y qué te han parecido las películas que he mencionado en el vídeo?
¿Hay alguna que prefieras por encima de las demás?
¿Debemos temer la inteligencia artificial, o si somos responsables y sensatos será nuestra aliada y nos proporcionará una vida mejor?
Puedes dejar tu opinión en la caja de comentarios.

Opiniones de los usuarios

Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios

Peliculas y CF

Bueno, de las películas que comentas me gustaron Tron (también la segunda parte), Juegos de Guerra y Exmachina, el resto no me convencen por muy diversos motivos, entre ellos el lacrimógeno que pienso debe estar fuera de esta temática, aunque se puede objetar el "intentar comprender" la IA desde todos los puntos posibles, pero creo que existen infinidad de estos puntos mucho más interesantes.
La que no he visto es "Inteligencia Artificial", que no la vería ni aunque me invitasen y además me llevasen a cenar; solo con Spielberg por medio ya no quiero saber nada más; igual me sucedió con "ET", que no la quiero ver ni atado; para cosas de niños que se las trague él ¡menudo pájaro!

Saludos.

Fue útil la opinión?