PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

El final de Odisea 2001 explicado por Kubrick

El final de Odisea 2001 explicado por Kubrick

Popular
  
 
0.0 (0)
603  
Escribir Opinión

Bueno, el vídeo de hoy es muy interesante, y básicamente me he basado en un artículo de Emilio de Gorgot titulado "2001: una odisea del espacio, explicada paso a paso". Pero antes de afrontar el discutido final de la película, vamos a refrescar un poco la memoria...

La película empieza presentando la vida cotidiana de un grupo de primates en una árida sabana hace millones de años.
En un amanecer (y despertado por extrañas vibraciones acústicas), uno de los primates se despierta y encuentra un monolito (un bloque rectangular de color negro, de varios metros de altura).
Al principio provoca la alarma en el grupo, pero después de un primer momento de confusión y miedo, se acercan prudentemente y llegan incluso a acariciarlo.
De alguna manera, ese monolito tiene la función de alterar sus cerebros e introducir en ellos nuevos conocimientos que les ayuden a sobrevivir y evolucionar. Uno de esos conocimientos, el más básico, es el uso de herramientas.
Llega un momento en que el monolito despierta en uno de los simios la inteligencia suficiente como para utilizar un hueso como herramienta y arma (permitiendo someter a sus rivales).
El monolito les ha hecho dar un salto evolutivo que les ayudará no sólo a sobrevivir, sino a multiplicarse para terminar dominando la Tierra.

Exultante con su triunfo, el primate vencedor lanza su hueso al aire, produciéndose una enorme elipsis temporal en la narración: el hueso que asciende en el aire, pasa a convertirse en un ingenio espacial que surca el espacio entre la Tierra y la Luna.
Esta es la primera parte de la película, en la que no hay diálogo alguno.
Bien. La acción ahora se sitúa en una estación espacial enorme, que tiene la forma de una doble rueda que gira en torno a un cilindro en el cual tienen su hangar otras astronaves. El Dr. Floyd sale de la estación rumbo a la Luna... ¿El motivo? Hacerse cargo de la investigación del descubrimiento de un monolito negro idéntico al primero.
Hasta el momento el monolito se había resistido a cualquier tipo de análisis de su estructura o de sus características (y tampoco había demostrado ningún tipo de actividad), pero era claro que se trataba de algo fabricado por una civilización extraterrestre avanzada (siendo la primera prueba real de la existencia de vida alienígena).

Al recibir el primer rayo de sol desde que fue enterrado, el monolito emite una potente señal acústica que deja aturdidos a los presentes.
El monolito es una especie de alarma. Tiene la función de enviar una señal a sus creadores en el preciso momento en que ha sido desenterrado, como aviso de que los seres humanos han evolucionado lo suficiente como para haber desarrollado el vuelo espacial y las tecnologías necesarias para localizar el monolito y sacarlo a la luz.
No saben muy bien qué ha ocurrido, pero descubren que la señal del monolito estaba dirigida hacia Júpiter. Así pues, deciden preparar una expedición al gigante gaseoso.
A partir de aquí empieza el siguiente acto, que se sitúa en la nave espacial Discovery viajando hacia Júpiter con cinco tripulantes (tres en hibernación y dos despiertos), y que están acompañados por un supercomputador de última generación, llamado HAL 9000.
HAL es un ordenador perfecto. No puede cometer fallos y sus circuitos no pueden equivocarse en un cálculo. Fue creado como un cerebro artificial y de hecho se le educó de manera similar a un niño, sólo que de manera mucho más rápida y precisa.

La computadora se siente orgullosa de sus propias capacidades. Además, tiene un objetivo único en la vida que le obsesiona: lograr que la misión Discovery tenga éxito.
Pero hay un problema. HAL conoce el verdadero objetivo de la misión, que es descubrir el destino de la señal lanzada por el monolito descubierto en la luna e investigar el origen alienígena de dicho monolito. Sin embargo, los astronautas no conocen ese objetivo: se les ha ocultado para evitar filtraciones y quitarles presión psicológica. Sólo les será revelado el verdadero objetivo de la misión, cuando lleguen a Júpiter mediante un vídeo explicativo.
Así pues, HAL ha de ocultarles esta información a los astronautas. Pero entonces a HAL, que es perfectamente capaz de pensar por sí mismo, se le presenta un dilema con el que sus programadores no habían contado:

La misión es lo más importante, y conocer el verdadero objetivo de la misión es fundamental para su éxito.
Pero los astronautas no conocen el verdadero objetivo de la misión.
Si los astronautas no conocen el verdadero objetivo, podrían tomar decisiones equivocadas y hacer fracasar la misión, algo que HAL no puede permitir porque para él la misión es lo más importante.
La única forma de que los astronautas no estropeen la misión por causa de desconocer el objetivo, es comunicándoles cuál es el verdadero objetivo.
Pero HAL tiene órdenes de ocultar el verdadero objetivo a los astronautas, ese es el plan de misión.
Si HAL decide comunicar a los astronautas el verdadero objetivo, estará desobedeciendo a sus creadores y saliéndose del plan previsto, por tanto haría peligrar también la misión.
HAL se ve obligado a elegir entre permitir la ignorancia de los astronautas (lo cual pone en peligro la misión) o paliar dicha ignorancia incumpliendo el plan previsto (lo cual también pone en peligro la misión).
Conclusión: para salvar la misión, HAL no tiene opciones buenas, todas son malas.
La presión se cierne sobre Hal...
Nosotros, desde fuera, podríamos decir que la mejor alternativa sería dejar la misión tal y como está prevista, confiando en la suerte y en el criterio de los que la planearon.
Pero HAL no lo ve así: él lo ve desde dentro y está demasiado obsesionado con el éxito de la misión como para dejarlo al azar o al criterio de humanos imperfectos.
Tenga o no razón en sus conclusiones, HAL se siente entre la espada y la pared.
El dilema en el que su mente se ve envuelta es un callejón sin salida, y HAL cree que haga lo que haga, la misión estará en peligro. Ese conflicto irresoluble hace que pierda el control de sí mismo. Ante la incertidumbre de un problema que no sabe cómo resolver, HAL desarrolla una neurosis… (algo que le hace mucho más humano de lo que parecía en un principio, porque los humanos también sufrimos neurosis).
Así que HAL da una falsa alarma diciendo que la antena que comunica a los astronautas con la Tierra se ha estropeado. La avería en realidad no existe, pero demuestra cuál el deseo inconsciente de HAL: romper la comunicación entre sus creadores y los astronautas para que solamente él pueda dirigir la misión..

De todas sus malas opciones, ha tenido que elegir una, ya sea como decisión consciente o dejándose arrastrar por las emociones del momento...
Cuando los astronautas Dave Bowman y Frank Poole descubren que la avería era ficticia, se dan cuenta de que algo no marcha bien en el cerebro de HAL. Se encierran en una cápsula donde HAL no puede oírles, y hablan de la necesidad de desconectar al ordenador... Pero descuidan que Hal puede leer sus labios y entender lo que se dicen.
La computadora descubre que planean desconectarle. Y entonces se siente aterrado. Para HAL, la desconexión es el equivalente de la muerte. Y no quiere morir.
Ahora se enfrenta a un nuevo dilema, porque se da cuenta de que hay algo tan importante como la propia misión: su propia existencia.
Ahora se trata de elegir entre la vida de los astronautas o la suya propia, y HAL decide defenderse.
Finge una nueva avería de la antena para que Frank Poole tenga que salir al exterior de la nave: una vez allí, el astronauta es asesinado por HAL. El ordenador utiliza el control remoto de una cápsula para golpear al astronauta y cortar el tubo que le proporciona oxígeno. Poole muere en el espacio.
Dave Bowman no sabe muy bien lo que ha ocurrido, y lo interpreta como un mero accidente porque desconoce que HAL sabe que planeaban desconectarle. Bowman decide salir en otra cápsula a rescatar el cuerpo de Poole. Pero cuando quiere volver a entrar en la Discovery, HAL no se lo permite. La computadora le dice: “sé que Frank y usted planeaban desconectarme… y me temo que eso es algo que no puedo permitir que ocurra”.
De pronto, Bowman entiende lo que está pasando, y es consciente de la delicada situación: la computadora que dirige la nave se ha rebelado. Poole ha sido asesinado por HAL. Y con toda seguridad —y de hecho así es— HAL habrá asesinado también al resto de astronautas que viajan en estado de hibernación.
Bowman consigue entrar en la Discovery usando una apertura de emergencia. Una vez dentro de la nave, se dirige hacia la estancia donde están los circuitos centrales del ordenador.
Hal sabe que Bowman está yendo a desconectarle; el ordenador entra en estado de pánico. HAL intenta excusarse, justificarse, negociar… pero nada impide que Bowman siga adelante.

Mientras su cerebro es desconectado y sus funciones cerebrales van siendo apagadas, HAL empieza a perder la consciencia retrotrayéndose a la infancia, hasta el punto de dejar de ser consciente de dónde está. De repente cree estar hablando con su primer programador, y finalmente muere mientras canta Daisy, una canción infantil que le habían enseñado mientras le educaban.
Cuando HAL muere, la nave reproduce automáticamente el vídeo donde se informa a los astronautas del verdadero objetivo de su viaje.
En el siguiente acto, La nave Discovery llega a las inmediaciones de Júpiter.
Con la nave prácticamente inservible y sin la posibilidad de esperar un rescate que podría tardar años, Bowman localiza un monolito negro flotando en la órbita de Júpiter. Sin duda, este monolito debe de ser el destinatario de la señal emitida por aquel otro monolito hallado en la luna.
Bowman utiliza una pequeña cápsulas de exploración para salir de la Discovery y dirigirse hacia el monolito. Quiere observarlo de cerca.
Pero cuando la cápsula se aproxima al monolito, algo extraño sucede: un insondable abismo se abre ante el atónito astronauta, mientras la cápsula parece acelerar a un ritmo inconcebible.
Abrumado por la velocidad, el astronauta contempla lejanos rincones del cosmos y mundos misteriosos. Su pequeña cápsula ha sido absorbida por el monolito y lanzada a un alucinante viaje a través del universo.

Clacke concibió este viaje de forma más realista, como una lección de astronomía (desfilando cúmulos globulares, gigantes rojas, enanas blancas y regiones remotas de la Galaxia), pero el responsable único de esta parte final del viaje alucinante de David Bowman fue Douglas Trumbull, que lo convirtió en una experiencia psicodélica, casi alucinógena.
Se explica que cuando llegaba este momento de la película, la gente se acercaba hacia las primeras hileras de la sala para obtener un efecto todavía más acentuado del vértigo que provocaban las imágenes (recordemos que se estrenó el año 1968, en plena efervescencia del movimiento hippy y el consumo de drogas).
Pero no nos andemos por las ramas...

El alucinante viaje de Bowman termina bruscamente y su destino final es todavía más sorprendente (pero no por su extrañeza, sino por su inesperada familiaridad). La cápsula ha aparecido en una especie de habitación de hotel.
La habitación está construida según parámetros humanos y está obviamente destinada a que la habite un ser humano, pero hay algo extraño en su diseño. No parece “auténtica”. Es como una imitación; demasiado artificiosa como para ser realmente una verdadera suite de hotel. Sea lo que sea este lugar, está probablemente muy lejos de la Tierra y no parece más que un simple decorado. No sabemos quién le ha puesto allí o por qué, pero nos da la impresión que la suite es en realidad como la jaula de un zoológico: quienes la han construido han imitado superficialmente el hábitat de un ser humano y le proporcionan comida, agua y ropa. Sin embargo, nunca se dejarán ver. No sabemos quiénes son, o cómo son.
El astronauta está condenado a vivir en esa suite durante el resto de su vida. En su soledad, el tiempo transcurre lentamente y de manera extraña. En ocasiones le parece contemplar el futuro: se ve a sí mismo mucho más viejo de lo que es ahora, pero no sabemos si esas visiones son reales o una mero delirio de su mente.
Lo realmente importante, es que Dave Bowman nunca va a salir de allí.
Envejece hasta el día en que, tendido en la cama, le llega la hora de morir y empieza a agonizar. Es entonces cuando aparece ante él otro monolito negro, que se alza a los pies de su cama, majestuoso e inerte.
Bowman, a punto de morir, lo señala como queriendo decir algo. En ese mismo momento, el Dave Bowman humano desaparece y sobre la cama aparece un enigmático embrión.
El monolito ha transformado a Bowman, como millones de años atrás un primate fue transformado por otro monolito idéntico. Bowman ya no es un ser humano, sino el primer individuo de una nueva especie. Un nuevo tipo de entidad que ya no está sujeta a la esclavitud del cuerpo físico y que puede viajar a su antojo por el universo. Es el Niño de las Estrellas.
Bueno, esta magistral explicación de la película de Emilio de Gorgot, coincide bastante con el final explicado por el propio Kubrik que ha salido a relucir hace poco.
Es indiscutible que, dejando de lado el superordenador HAL 9000, el elemento más característico y emblemático de 2001 es el monolito, hasta el punto que se lo puede considerar como un icono de la cultura popular del siglo XX.

La novela de Clarke identifica explícitamente el monolito como una herramienta creada por una raza extraterrestre que ya ha pasado a través de varias fases de evolución, partiendo de formas orgánicas hasta alcanzar formas biomecánicas, para llegar finalmente a un estado de energía pura. Estos alienígenas se dedican a navegar por el cosmos ayudando a especies inferiores en su avance evolutivo.

En el libro, se explica la secuencia de la habitación del hotel comparándola con una especie de zoológico alienígena desarrollado a partir de la información extraída de la interceptación de emisiones de televisión terrícolas (algo que no quedaba del todo claro en la película).

Y aquí quería llegar:
Kubrick animaba a que los espectadores explorasen e interpretasen a su modo la película, y siempre se negó a dar explicaciones sobre lo que sucede en ella. Más bien, prefirió dejar que la audiencia desarrollase sus propias ideas y teorías.
Sin embargo, ha salido a relucir un material inédito de hace décadas, cuando Kubrick en una entrevista daba a regañadientes una explicación sobre unos de los más controvertidos e interpretados finales de película que existen.
Ha sido hace poco cuando un vídeo de reddit mostraba un fragmento de una entrevista por teléfono con el director en la que Kubrick sienta las bases del final. Se trata de un documental realizado por el nipón Jun'ichi Yaio, presentador japonés de televisión.
Lo que dice, viene a confirmarnos más o menos los que los más avispados ya dedujeron en su momento:
"He intentado evitar esto desde que se estrenó la película. Cuando expresas estas ideas en voz alta suenan estúpidas, mientras que si las ves en la pantalla puedes sentirlas", decía Kubrik..

Ese final en el que el astronauta Bowman se transforma en un bebé espacial, según Kubrick: “Se suponía que la idea era que él es atrapado por entidades divinas, criaturas de energía pura e inteligencia sin forma ni figura. Lo pusieron en lo que podrías describir como un zoológico humano para estudiarlo, y toda su vida transcurre desde ese momento en esa habitación. Allí no tiene sentido del tiempo”. Y añade: “Eligen esta habitación, una réplica de la arquitectura francesa, porque alguien sugirió que era algo que podría ser bonito para él, aunque no estaban del todo seguros. Del mismo modo que no estamos muy seguros de qué hacer en los zoológicos con los animales (a los que tratamos de dar lo que creemos, que es su entorno natural). De todos modos, cuando terminan con él, como sucede en tantos mitos de todas las culturas del mundo, se transforma en una especie de súper ser y es enviado de vuelta a la Tierra, transformado y convertido en un superhombre. Sólo tenemos que adivinar lo que sucede cuando regresa. Ese es el gran patrón de muchas historias mitológicas, y eso es lo que tratamos de sugerir".

Bueno, no sé si os ha sorprendido este vídeo. ¿Os ha aclarado dudas? ¿Habéis descubierto cosas que no sospechabais? En fin, espero que os haya gustado.

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios