close

Login

Top Panel
Top Panel
Top Panel
Visítanos en Facebook!

Visítanos en twitter!
 

¿Quién está en línea?

Tenemos 163 invitados conectado
Imprimir E-mail Compartir

Creacionismo religioso; el diseño inteligente Reciente


Durante el oscuro período de hegemonía religiosa en Europa llamado Edad Media, la Santa inquisición durante siglos negó las evidencias científicas, y condenó, torturó, y mató, siempre en nombre de Dios, a miles de personas bajo acusaciones de herejías (personas cuya opinión o doctrina era opuesta al dogma cristiano), y brujería (personas, sobre todo mujeres, dotadas de supuestas habilidades mágicas debido a la adoración al Diablo).
En Italia, Galileo Galilei (1564 - † 1642), incluso siendo católico, fue obligado por la Inquisición a abjurar de la teoría heliocéntrica, por ir en contra de la creencia que situaba la tierra como el centro del universo. El papa Juan Pablo II (1920 – † 2005) pidió perdón por los errores que hubieran cometido los hombres de la Iglesia a lo largo de la historia. En el caso Galileo, propuso una revisión honrada y sin prejuicios, pero la comisión que nombró al efecto en 1981 (y que dio por concluidos sus trabajos en 1992), repitió una vez más la tesis que Galileo carecía de argumentos científicos para demostrar el heliocentrismo, y sostuvo la inocencia de la Iglesia como institución, y la obligación de Galileo de prestarle obediencia y reconocer su magisterio (justificando así la condena y evitando una rehabilitación).
Durante la Edad Media y hasta la actualidad, el término «creacionismo» ha servido en Teología para designar el origen del alma personal, y que cada alma es objeto de un acto especial de creación por Dios. Evidentemente según ellos, solo tienen alma los seres humanos.
Santa inquisición
El rápido éxito social de la teoría de Charles Darwin en el S.XIX promovió la reacción no sólo de algunos importantes teólogos, sino también de parte de científicos, los cuales veían en el darwinismo un importante fundamento para el materialismo filosófico, así como una puerta abierta a la refutación del argumento teleológico y cosmológico para la existencia de Dios; El ser humano, provisto de alma por la mano de Dios, no podía descender de organismos inferiores desprovistos de espíritu. Los creacionistas clásicos niegan por tanto la teoría de la evolución biológica y, especialmente, lo referido a la evolución humana, además de las explicaciones científicas sobre el origen de la vida. Por esto rechazan todas las pruebas científicas (fósiles, geológicas, genéticas, etc). En el creacionismo clásico de origen cristiano, se hace una interpretación literal de la Biblia y se sostiene la creación del mundo, los seres vivos y el cataclismo del Diluvio Universal, tal como está descrito en el Génesis (sin pretender concretar de manera científica el origen de las especies ni su parentesco).
En el creacionismo actual, se dan dos vertientes;
  1. El Creacionismo anti-evolución, trata de utilizar fundamentos de carácter no religioso, a partir de descubrimientos o conocimientos de disciplinas pertenecientes a las ciencias naturales, que se presentan como pruebas científicas contra la teoría de la evolución. Se habla así de creacionismo científico, nombre que le dan sus partidarios. Sin embargo, a diferencia de las ciencias naturales, en este tipo de creacionismo no se sigue el método científico. Su principal actividad consiste en negar en mayor o menor medida la validez e importancia de las explicaciones evolutivas sobre el origen de las estructuras biológicas, para concluir que es necesaria su creación por intervención directa de un ser inteligente. Así es como la teoría del diseño inteligente es presentada por sus seguidores, como una alternativa al neodarwinismo pero, al no formular hipótesis contrastables, no cumple los requisitos del método científico y es considerada una forma de pseudociencia.
  2. El Creacionismo pro-evolución, cree en la existencia de un creador y un propósito, pero sí acepta que los seres vivos se han formado a través de un proceso de evolución natural. Esta forma de creacionismo no pretende interferir con la práctica de la ciencia, ni es presentada como una alternativa al neodarwinismo, sino como un complemento filosófico o religioso a la teoría de la evolución.
El Consejo de Europa, organismo encargado de velar por el respeto de los derechos humanos en el Viejo Continente, empezó a debatir en Octubre de 2007 un informe que alertaba sobre los peligros de la enseñanza de las teorías creacionistas en las escuelas. Aunque el creacionismo pro-evolución (que no interfiere en la ciencia), corresponde a la postura políticamente correcta y oficial de la Iglesia Católica, lo que se está propagando y espoleando es el creacionismo que niega la evolución de las especies a través de la selección natural, sosteniendo que la Tierra no tiene más de 10.000 años de antigüedad y fue creada por Dios. Esta visión es apoyada por múltiples Iglesias Protestantes en Estados Unidos, y se estima en un 47% el número de estadounidenses que comparten esta opinión.
Ciencia vs Religión
  • Una parte de esas personas niegan tanto la evolución como la extinción, sosteniendo que Dios no crearía grupos de seres que necesitaran cambios o adaptaciones para lograr la supervivencia de sus descendientes, ni permitiría que seres creados por Dios se extinguieran.
  • Supongo que por lo demencial e inconsistente de tales afirmaciones, hay otra parte que cree al menos, en el proceso de extinción (pero producida sólo por una interintervención y voluntad divina), y siguen rechazando el proceso de evolución (obviando por completo las explicaciones y evidencias científicas de los fósiles).

  • Y por último, está el sector que cree en la evolución y extinción (pero divinas); Es decir, aceptan que tales procesos se dan, pero que se producen por intervención y voluntad de Dios (son los que promulgan el llamado "diseño inteligente"). Estos creyentes, abogan a la complejidad del ser humano y del universo, como demostración de que una maquinaria tan ‘perfecta’, no se ha podido dar sin la intervención de un Dios creador omnipresente.
Como vemos, son tres posturas completamente contradictorias entre sí, que van desde negar rotundamente la evolución y la extinción, hasta ampararse en su existencia para explicar que semejantes procesos complejos, requieren necesariamente de una inteligencia suprema. Con esta estrategia abarcan todas las posibilidades, y pese a excluirse abiertamente unos argumentos con los otros, mediante la desinformación y la ambigüedad que caracteriza estos sectores, mantienen una cohesión basada en la creencia religiosa y la fe ciega.

De las tres posturas, la del diseño inteligente es la más peligrosa (porque se autoproclama científica, convirtiéndose así en candidata para ser enseñada en las escuelas). Afirman que vivimos en un universo demasiado bien afinado, y con las características justas para que la vida sea posible (y que eso no puede atribuirse a la suerte o azar). Para los científicos, semejante argumento solo demuestra falta de imaginación (por asumir la imposibilidad de la existencia de otras formas de vida). La vida, tal y como la conocemos y entendemos, quizá no podría existir en condiciones diferentes, pero formas diferentes de vida podrían existir en su lugar. Por otro lado, la hipótesis del multiverso según la cual existirían múltiples universos paralelos con leyes y variables distintas, desbarajustaría el argumento porque implica que este universo es tan probable como cualquier otro de la infinidad que existen. Y otros científicos, simplemente sostienen que el universo no está tan bien afinado como se cree (ni la vida es tan perfecta); Los organismos evolucionan a partir de sus antecesores mediante mutaciones en la replicación del ADN, y conservan rasgos pasados que ya no se utilizan (muchas veces, características dañinas para su supervivencia). Si todo estuviera tan afinado, ¿no esperaríamos que los organismos fueran realmente perfectos? ¿No debería ser la selección natural un proceso realmente inteligente, y no un juego de cartas en el que si te toca una mala mano (poca adaptación génica al entorno ), te extingues? ¿No debería ser justa y equitativa, y no una constante competencia de la que solo se salvan los más fuertes?
El otro punto al que se apoya el diseño inteligente es la "complejidad irreductible". Alegan que la complejidad de determinadas estructuras donde no se observa redundancia, es irreducible (porque la alteración de cualquiera de las partes destruye por completo la funcionalidad del conjunto-sistema). Por ello, todas las innovaciones evolutivas implicadas en una estructura compleja irreductible, es imposible que surja por azar (ni por paulatinos cambios mediante seleccióin natural), por lo que debe responder necesariamente a un acto de voluntad divina. Los científicos en cambio sostienen, que ninguna estructura compleja aparece evolutivamente de una sola vez (y lo que hay que desentrañar son las etapas sucesivas). Muchas estructuras biológicas pasan por estadios de doble función, en los que, después de haber evolucionado para un uso, empiezan a verse sometidas a nuevas presiones selectivas para un segundo uso. Si nos fijamos sólo en este último, el origen del órgano puede volverse incomprensible. Actualmente la biología molecular, la bioquímica, y otras disciplinas, pueden explicar cada vez con mayor facilidad estos casos de supuesta complejidad irreductible.
Respecto al diseñador, los argumentos de quienes proponen el diseño inteligente están formulados de forma que no hacen mención al diseñador ni a su naturaleza (sólo concluyen su existencia y no la cuestionan). Pero al afirmarse la necesidad de un diseñador, naturalmente se abre la posibilidad y surge con ello también la paradoja de poder preguntarse ¿quién diseñó al diseñador?
La Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos y otros organismos científicos, clasifican el diseño inteligente como pseudociencia.
Creacionismo
A pesar de ello, los movimientos de apoyo al diseño inteligente han logrado suscitar una movilización política en Estados Unidos con seguidores (incluidos algunos miembros de las cámaras legislativas), que abogan por la inserción del diseño inteligente en los programas de educación como si fuera una teoría alterna a la evolución. En sus últimos días al frente de la Casa Blanca, George Bush se inmiscuyó en el debate de las teorías creacionistas y aseguró que “la creación del mundo es tan misteriosa que requiere algo tan grande como un todopoderoso”. El dirigente republicano, cree que la teoría creacionista debería ser enseñada en las escuelas junto con la teoría de la evolución.
Según el estudio Europeo, el creacionismo era un fenómeno que se daba casi exclusivamente en Estados Unidos, pero ahora está ganando adeptos en Europa (especialmente en las comunidades evangélica cristiana y musulmana). Así, el Consejo de Europa citaba problemas en Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Italia, los Países Bajos, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido, entre otros. Se citaban algunos ejemplos: Gran Bretaña, un año antes, acogió un simposio internacional sobre creacionismo, mientras en el estado alemán de Hesse, el ministro de Cultura hizo un llamamiento para que el creacionismo fuese enseñado en las escuelas junto con la Teoría de la Evolución.
El diario The Guardian publicó que cada vez se enseña más en las escuelas de Inglaterra el material que plantea una alternativa de bases bíblicas a la teoría de la evolución de Charles Darwin. Uno de los que enseña esas ideas, Nick Cowan (director del departamento de química de la escuela Bluecoat de Liverpool), declaró al periódico que el hecho de que el llamado “diseño inteligente” critique el darwinismo, no significa que la teoría del diseño inteligente no sea “científica”.
Por el contrario, Lewis Wolpert, biólogo de la Universidad de Londres y vicepresidente de la Asociación Humanista Británica, declaró que “los argumentos a favor del diseño inteligente son puramente religiosos y no tienen nada que ver con la ciencia”. El material didáctico distribuido en Inglaterra proviene de Estados Unidos e incluye testimonios de personas vinculadas al Discovery Institute, un centro de estudios destinado a promocionar el diseño inteligente en la enseñanza superior de aquel país.
De acuerdo con el informe del Consejo de Europa, “existe el riesgo de confundir a los niños entre lo que son creencias y lo que es ciencia”. Las creencias religiosas no admiten cambios en sus planteamientos, puesto que se basan en unos escritos sagrados supuestamente revelados por Dios. Por definición, un dogma no está abierto a ser discutido, analizado, ni complementado. La ciencia, por el contrario, admite la duda, se adapta y perfila constantemente, y por ello no se instala en verdades absolutas. El documento aseguraba que el fundamentalismo creacionista puede convertirse en una amenaza para los derechos humanos. Y efectivamente ante los hechos ocurridos, así es.
Madeline Kara Neumann
En marzo de 2008, Madeline Kara Neumann, de 11 años [Foto], murió de una enfermedad curable (diabetes), en su casa en un área rural, mientras un grupo de personas la rodeaba y oraba por su recuperación. Dale Neumann, su padre, dijo en el juzgado del estado de Wisconsin (EE.UU), que creía firmemente que Dios sanaría a la pequeña. Su defensor alegó que estaba absolutamente persuadido de que la "cura de fe" estaba funcionando, de modo que no debía ser acusado de crimen alguno. Por su parte, la fiscalía dijo que Neumann subestimó el padecimiento de su hija y permitió su muerte, constituyendo un acto egoísta en nombre de una creencia religiosa. Neumann, que tiene 47 años y ha estudiado para ser pastor de la iglesia evangélica pentecostal, insistió en que estaba convencido de que Dios curaría a la niña. "Si hubiese ido al médico, habría colocado al doctor por encima de Dios", justificó.
El tribunal halló al hombre culpable del asesinato de su hija enferma, porque prefirió rezar por la recuperación de la niña en lugar de buscar asistencia médica. La esposa de Neumann, Leilani, fue condenada a principios de este año por el mismo delito: homicidio en segundo grado por negligencia. El mes pasado en Oregón, un hombre fue acusado de un delito menor (el cargo original era de homicidio), cuando se puso a orar en lugar de llevar al doctor a su hija de 15 meses que tenía neumonía. También a principios de año, una pareja intentó huir a México cuando las autoridades los obligaron a llevar a su hijo a recibir tratamiento médico. La pareja había rehusado el cuidado médico, por razones religiosas. El joven Zachery Swezey agonizó en medio de tremendos dolores, fiebre, y diarrea durante tres días. Sus parientes estuvieron alrededor de la cama, rezando por su curación. Finalmente, cuando era obvio que estaba a punto de morir, buscaron una solución extrema; Llamaron a los mayores de la congregación para que lo untaran con aceite de oliva y... rezaron. Su familia, miembros de la iglesia de los primeros nacidos, creen en la curación por la fe (y nadie pensó en llamar a un doctor). La autopsia reveló que murió por un apéndice reventado (que se podría haber curado con una simple operación que es de rutina en cualquier hospital). Los intentos por procesar a los padres han sido infructuosos porque las leyes en el estado de Washington (la capital de los Estados Unidos), son claras:
"Una persona que sea tratada por un practicante acreditado de la "ciencia cristiana" con el propósito de cuidado médico, no puede ser considerada como desprovista o abandonada del cuidado médico necesario".
Esta ley fue promovida por los practicantes de la llamada "Ciencia Cristiana", que han tenido la capacidad legal suficiente para implantar este tipo de leyes en varios estados de EE.UU. Rita Swan, presidente del grupo "CHILD Inc” (una asociación que busca defender a los niños de los abusos debidos a las religiones o practicas culturales), comenta que existen al menos 18 religiones que son responsables de la muerte de menores en EE.UU, pero que hay leyes que evitan que los responsables sean juzgados.
Tom Henderson es un creacionista e ingeniero retirado de la NASA, que asegura que el diseño inteligente reafirma la existencia de un creador. En su mensaje, Henderson afirma que los primeros capítulos del Génesis son literalmente verdaderos (así como lo es el resto de la Biblia). “Para algunas personas, la evolución es una barrera para creer en las buenas nuevas de Jesús. Ellos piensan que si la teoría de la evolución es verdadera, el cristianismo es falso. Y ellos tienen razón. Pero si la evolución es un mito, entonces ellos podrán aceptar a la fe”, expresó.
Bajo estos planteamientos, en el Museo Creacionista de Petersburg, Kentucky (Estados Unidos), la institución cuenta con dioramas y modelos que representan a niños jugando cerca de un grupo de dinosaurios, así como una exposición sobre Adán y Eva, y el Diluvio Universal. Todos los empleados del museo tienen que suscribir la creencia de que la vida fue creada en seis días y rechazar la idea defendida por la mayoría de los científicos de que se necesitaron millones de años de evolución de la materia para que los seres vivos alcanzaran su forma actual. [En la foto, Ken Ham; fundador del Museo Creacionista de Kentucky, EE.UU].
Museo Creacionista de  Petersburg, Kentucky
En este folleto (publicación conjunta del "answer in Genesis" y "the creation museum"), distribuido por Kem Ham y Johm morris, se explica a los niños lo que les pasó "realmente" a los dinosaurios, y como esos malvados científicos nos han estado mintiendo:
Folleto creacionista
 
Folleto creacionista 2
Los movimientos como el diseño inteligente, luchan por sustituir con sus teorías las clases de biología evolutiva en las escuelas de Estados Unidos (y han obtenido significativas victorias, especialmente en el sur).

 

Digan lo que quieran sobre el dulce 'milagro de la fe' que no se cuestiona… yo considero que la capacidad de tenerla es aterrorizante.

 

Kurt Vonnegut, Jr.

 


Fuentes:

Comentarios de los usuarios

Puntaje promedio de: 2 user(s)

Para escribir un comentario, por favor regístrese o entre como usuario.
5:
 
4.0   (2)
 
 

Creacionismo religioso; diseño inteligente

5:
 
4.0
Te ha interesado esta opinión?
Si No
0 de 1 personas han encontrado útil esta opinión

Bueno la opinión de la religión por desgracia ha pesado mucho para el desarollo de la Ciencia y aún hoy sigue interponiendose.

Muchos científicos han creido en Dios y el determinismo de las cosas y no se hasta que punto eso le has perjudicado en su trabajo, ya lo comenté en el tema del multiverso.

Lo de la Inquisición es un tema amplio, se cargaron más que brujas a mujeres que tenían conocimientos de Wicca las cuales presentaban alucinaciones debido a las plantas que utilizaban, y personas con enfermedades mentales como epilepsia o psicosis y la ignorancia en sus fa miliares y el resto de la sociedad hacía pensar que en ello intervenía el demonio.

 
5:
 
4.0
Te ha interesado esta opinión?
Si No
Opinión de Invitado
16 Noviembre , 2009
Comentarios (0)
Reportar este comentario
 
1 de 1 personas han encontrado útil esta opinión

Flipante.Que cada cual crea en lo que quiera me parece bien pero esto es pasarse.Que poca verguenza(o mas bien que desvario mental)dejar morir a niños por no llevarlos al médico.ESPANTOSO.Y lo que menos entiendo es que en el país más avanzado del mundo haya la mitad de personas que creen en estas cosas.

 
 
Powered by JReviews