PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Cómo y por qué apareció la vida en nuestro universo

Cómo y por qué apareció la vida en nuestro universo

  
 
0.0 (0)
245  
Escribir Opinión

La mayoría de los seres humanos de este planeta creen que la respuesta a todos los interrogantes sobre la vida, se reduce a la existencia de Dios. Cada religión monoteísta tiene su propio Dios y niega a los demás, pero esencialmente, todos coinciden en otorgar a su particular divinidad todopoderosa la existencia de la vida.
¿Cómo surgió la vida? De la manera que Dios consideró más oportuna.
¿Y porque la creó? Simplemente, porque quiso hacerlo.
Según la visión religiosa no se puede pretender entender los designios y voluntad de la omnipresente divinidad: Simplemente creó la vida porque así lo quiso y dispuso. Y la hizo.
Esta explicación, aunque ahora más sofisticada y con más florituras, lleva cientos de miles de años acompañando al ser humano desde que empezó a adquirir conciencia.
Antaño se adoraba el fuego, luego el sol, luego a muchas divinidades, pero la evolución humana y los avances de la ciencia y la astronomía desplazaron este tipo de creencias (y los religiosos necesitaron algo más inalcanzable y abstracto donde ver reflejadas sus inquietudes): algo que la ciencia del momento no pudiese refutar con experimentos (un ente inmaterial que existe más allá de nuestro universo).

Obviamente, la ciencia actual no puede demostrar empíricamente que no exista algo de esas características tan etéreas, pero obviamente tampoco nada demuestra su existencia.
Para la mayoría todo se reduce por tanto a una cuestión de fe, de creérselo o no. Pero la ciencia no cree en nada y solo da plausibilidad e importancia a aquello que se puede demostrar matemática, empírica y experimentalmente.
En este vídeo, como no podía ser de otra forma dada la naturaleza del canal, me voy a centrar en la ciencia para dar mis explicaciones.

¿CÓMO SURGIÓ LA VIDA?
Por ahora, una de las interpretaciones más probables es pensar que bajo determinadas circunstancias físico-químicas, la vida se abre camino (o sea, aflora por las meras condiciones del entorno). Es decir, que podría surgir en cualquier parte del universo si el contexto y condiciones ambientales son las adecuadas.
Aunque existe la posibilidad de que haya surgido en distintos lugares del universo, el único lugar que conocemos que alberga vida es nuestro planeta. Con lo cual, me centraré en lo que pudo haber pasado aquí:

En los primeros momentos del universo los únicos elementos existentes eran hidrógeno y helio, pero la vida requiere de una gran diversidad de elementos.
Estos primeros elementos se acumularon formando estrellas, las cuales, tras su colapso como supernovas dieron lugar al resto de elementos necesarios para que se formen las moléculas constituyentes de los seres vivos.
Aquí en la Tierra, una vez que los elementos químicos presentes en nuestro planeta se unieron, surgieron unas moléculas orgánicas conocidas como aminoácidos. Luego, los aminoácidos formaron las proteínas necesarias para crear células individuales. De estas se formaron las células complejas, surgiendo finalmente las plantas y los animales. Esto sucedió hace unos 4000 millones de años.

Las similitudes entre todos los organismos actuales indican la existencia de un ancestro común del cual todas las especies conocidas han divergido a través de procesos evolutivos, por lo que esta explicación parece encajar.

He de decir que aunque algunos investigadores afirman que la vida se puede crear en un laboratorio, a pesar de conocer más o menos el proceso todos los intentos por generarla han sido infructuosos.
Aunque conocemos los mecanismos de los que se deriva la materia orgánica, no hemos descubierto todavía cómo son esos procesos generan algo ensamblado como es la vida.

Respondido cómo surgió la vida... ¿Y POR QUÉ APARECIÓ LA VIDA?
Científicamente hablando no tiene que haber necesariamente un porqué: ¿Por qué? ¿Y por qué no?
Durante mucho tiempo, la visión determinista del universo significaba que la vida era simplemente inevitable teniendo en cuenta la forma causal en la que evoluciona el universo.
En esta visión que Newton ayudó a consolidar, seríamos como simples marionetas atrapadas en el entramado cósmico. Y me explico:
El libre albedrío no existiría, porque lo que te hace hacer lo que haces, tendría su motivo en el entorno (que no puedes dominar) y en tus características intrínsecas como la genética que te define (y que no puedes controlar).
No sé si alguna vez os habéis percatado de que, por ejemplo, vuestros deseos, gustos y predisposiciones no los eliges (simplemente son los que son por imposición, los aceptas y condicionan de forma determinante tu comportamiento a lo largo de toda tu vida).
Además, la inexistencia del libre albedrío se dedujo cuando vieron que el azar no podía existir.

Porque mirad: Cuando juegas por ejemplo a la ruleta y apuestas por un número pensando que el resultado será azaroso, en verdad no lo es. El resultado dependerá de la fuerza en que se tiró la bola y su dirección, la arquitectura de la rueda y sus casillas, la velocidad en que está girando, etc..., y además, se verán involucrados en el resultado todos los percances e imprevistos que puedan surgir.
Aunque pensemos que hay azar en esa acción, la verdad es que somos incapaces de calcular absolutamente todos los factores y variables que intervienen en el proceso, y para simplificar lo consideramos azar sin serlo verdaderamente. Esto mismo es aplicable a cuando tiramos dados, monedas o cualquier acción de pretendido azar.

Según esta idea de que el ni libre albedrío ni el azar existen (porque todo está unido por la irrompible cadena causa-consecuencia y es determinable), todos los sucesos acaecidos responderían a los determinados valores, constantes y leyes del universo que hubo en el preciso instante de creación del universo. Justo en ese momento, en el estricto principio, se forjó el destino de absolutamente todos los sucesos causales que ocurrirían desde entonces en adelante.

Es como tirar la bola en la ruleta: En el preciso instante en que se hizo la acción, el resultado ya estaba determinado por las leyes de la naturaleza y los valores, factores y constantes que intervienen en el proceso. El resultado estaba implícitamente impreso en el mismo momento de ejecutar la acción, y es causalmente predecible y explicable (pero como dije antes, es tan compleja su medición-predicción que dado nuestro desconocimiento e ignorancia otorgamos al azar el resultado).

Para entender esta idea nos podríamos trasladar al siglo XVIII, cuando el astrónomo, físico y matemático francés Laplace razonó lo siguiente:
Si un alguien supiera la posición y la velocidad de todas las partículas del mundo con total precisión, podría saber su configuración en cualquier momento del futuro o del pasado.
Esto indica que el universo es determinista en sí y que el libre albedrío no es más que una ilusión. El futuro ya está escrito, y no podemos hacer nada para cambiarlo.

Es decir: desde su mismo instante de creación, este universo ya estaba "condenado" (si podemos decirlo así), a acomodar vida en sus entrañas. Y como se comportarían esas criaturas, también estaba inscrito.

Antes de siglo XX, la teoría predominante en la física era, sin lugar a dudas, la mecánica determinista de Newton (y esta visión del universo predominó hasta hace bien poco).
Con la irrupción de la mecánica cuántica, todo se complicó.

La mecánica cuántica es una disciplina de la física encargada de brindar una descripción fundamental de la naturaleza a escalas espaciales muy pequeñas.
Si bien en el macrocosmos parece reinar el determinismo (e incluso la teoría de la relatividad de Einstein apoya esta idea), a escala micro no parece estar tan claro.
La física cuántica defiende que el resultado de algunos experimentos no se puede predecir con exactitud, sólo las probabilidades. En un experimento controlado hasta sus más mínimos detalles, siempre hay un grado de aleatoriedad en el resultado. Porque las partículas no están definidas de ninguna manera predefinida (pueden ocupar cualquier posición), y es solo cuando las medimos y observamos que se manifiestan de una manera u otra.
Es evidente que nos podemos plantear que eso también sea debido a causa de nuestro desconocimiento y falta de medios para tener en cuenta todo lo que hay que saber, pero los físicos actuales parecen estar de acuerdo en la impredictibilidad de las cosas a escala cuántica.

Esta idea de que en verdad hay muchas posibilidades, podemos relacionarla con la teoría del multiverso (que defiende que hay muchos más universos a parte del nuestro).
Como en la teoría cuántica, existirían un montón de posibilidades (en este caso universos), y nosotros solo formaríamos parte de uno de los existentes. Viviríamos solo en un ejemplo de los muchos universos que hay, y estos universos, además, tendrían características distintas. Algunos serían sumamente parecidos al nuestro, otros, serían inconcebiblemente distintos. En una malgama interminable de universos posibles, los habría que exhibirían las condiciones adecuadas para albergar vida.
Esta constatación nos llevaría a que por mera estadística, de entre un inmenso abanico de universos dispares, la vida afloraría en algunos de ellos (y la respuesta a la pregunta de "por qué apareció la vida" sería: porque es inevitable).

La vida no sería por tanto un fenómeno increíblemente atinado, único y excepcional, sino simplemente consecuencia de la gran variedad de universos posibles que existen.
La idea del multiverso puede parecer alocada e indemostrable. Razón por la cual la ciencia, que basa sus supuestos en información comprobable, no debería otorgarle ninguna credibilidad.
Pero por extraño que pueda parecer hay ciertas matemáticas y algunas mediciones que insinúan esta extravagante posibilidad.

Según tú: ¿ Cómo y por qué apareció la vida?

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios