PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Un probable escenario del futuro para el siglo XXI

Un probable escenario del futuro para el siglo XXI

portalcienciayficcion  
 
0.0 (0)
254  
Escribir Opinión

Hoy voy a dibujar un escenario futuro (uno que según mi criterio, podría darse), empezando desde ya mismo, hasta dentro de más o menos un siglo.
Bien. Actualmente ya podemos manipular genéticamente un embrión para erradicar enfermedades hereditarias, y pese a que  todavía es alegal y falta un serio debate sobre el tema (que se hará; incluso será más importante que el del aborto), a mi entender se legalizará (incluso, semanas después de la concepción). Esto acabará en gran medida con los abortos causados por deficiencias genéticas, que si se pueden corregir a tiempo, desplazarán la opción abortiva a casos muy específicos.

En cuanto a los robots, actualmente la comisión Europea está planteado que ante la paulatina robotización del sector laboral, ciertos robots coticen y paguen impuestos: los que ellos llaman con mayor o menor acierto "personas electrónicas". El objetivo: regular el sector de la robótica civil y la inteligencia artificial en Europa.
A mi entender, esta idea prosperará tarde o temprano (y podría extenderse por todo el planeta).
Porque se calcula que en estados unidos, por ejemplo, un 4o% de los trabajos serán sustituidos por robots en unos 20 años.
Otras fuentes, aseguran también que la mitad de los trabajos están en alto riesgo de ser automatizados, en un periodo de pocas décadas.
Los más optimistas dicen que esta transición generará nuevos puestos de trabajo (supervisión, programación, etc), y que esto compensará la fagocitación. Pero siendo realistas, a mi me parece que las nuevas profesiones no serán suficientes: Es decir, cada vez habrá más gente desempleada.
Solo tenemos que pensar en la de gente que se necesitaba para cosechar un campo, y como ahora con un par de personas se hace todo el trabajo.
O como una fábrica tenía cientos de operarios, y ahora apenas un puñado de trabajadores supervisando la producción.

Es a lo que vamos: cada vez habrá menos empleo (porque cada vez habrá más robots, y con mayores capacidades y prestaciones). Esto nos lleva a la idea de la renta básica (recordad una paga mensual por el mero hecho de ser ciudadano), que ya empezó a probarse a principios de 2017 en varios países de Europa y Canadá.
Los primeros resultados han sido positivos, y el sentido común nos dice que a la larga es la única solución (pese a las implicaciones que conlleve).
Una de ellas será que depender directamente del gobierno no coarte la libertad de las personas y te tengan atado. Pero estar sumiso a unos empresarios que recortan derechos progresivamente y te explotan con empleos temporales basura, tampoco es mejor.

Sea como sea, a mi entender los empresarios deberán pagar impuestos por sus robots. Esta ya es una primera fuente de ingresos para la renta básica, y la otra podría ser que los ricos paguen tanto como el resto de la ciudadanía (porque ahora, pagan mucho menos). Si además rubricamos la recolecta con que las grandes empras y multinacionales paguen lo que toca (ya que ahora se escaquean que da gusto), y reducimos drásticamente el fraude fiscal y la evasión de impuestos en  paraísos fiscales, podríamos tener ingresos suficientes para la renta básica universal.
Pero eso es soñar despierto. Las multinacionales seguirán pagando poco, los ricos probablemente también, los paraísos fiscales no se erradicarán, etc...
Lo que pasará, es que se pondrán serios con la economía sumergida (que por ejemplo en España, es más del 17% del PIB).
Esto significa que para sostener la renta básica, van a sacar el dinero de la gente normal (como siempre). Ello repercutirá en una población más uniforme, de más bien escaso poder económico (lo mínimo para que siga consumiendo), una vez dinamitada la clase media. Solo habrá gente muy rica, y gente tirando a pobre.
El único punto a favor de este escenario, es que no habrá  los muy pobres que no pueden ni subsistir (porque la renta básica, impedirá que alguien se muera de hambre).

Con la renta básica, el sistema capitalista se habrá visto obligado a adecuarse un poco a los acontecimientos, pero seguirá en esencia. No se perfila una alternativa a corto o mediano plazo para este (a mi entender).

Contrariamente a lo que pudiera parecer, no habrán alzamientos generalizados ni ciudadanía tan descontenta como para dejar la comodidad de su hogar y embarcarse en luchas peligrosas.
La población será más bien sumisa, disfrutando de sus píldoras de placer tecnológico y bienestar mínimo como para no alzar la voz.
Recordemos que habrá la gran masa poblacional que tiene lo que necesita (pero sin ostentaciones), y los muy ricos. Como decía, la clase media estará en pleno retroceso.

Y entre tanto, se sucederán los atentados terroristas (y acabaremos en cierto modo, acostumbrándonos a ellos).
Porque si ahora los vivimos visceralmente, con una carga sentimental profunda, acabaremos analizándolos estadísticamente. Porque ciertamente, el número de muertos en atentados es y será irrisorio, en comparación a otras fuentes de mortandad.
En España por ejemplo, el mínimo histórico de víctimas mortales por accidente de tráfico al año desde 1960, es de más de mil (mucho más que la suma de muertos de todos los atentados que hemos tenido hasta el momento).

Esto nos lleva a otro punto que muy pronto se generalizará; la conducción autónoma de los vehículos dotados de inteligencia artificial (debido a su mayor seguridad).

Entretanto, Elon Musk y su proyecto para colonizar Marte en 2022, fracasará. No será hasta mediados de 2030, que una posible misión a Marte tripulada será factible.

A todo esto, se generalizarán los trasplantes de órganos (ya sean de laboratorio, o crecidos en un animal huésped). Casi cualquier parte del cuerpo dañada, podrá ser reemplazada por un órgano sano.
Pero habrá gente que no quiera un órgano biológico; que desee algo más duradero y robusto (más sofisticado).

Porque las prótesis habrán avanzado hasta el punto de competir con lo orgánico. Incluso, superándolo en ocasiones. Habrá gente que preferirá un corazón artificial, a uno biológico (caduco, frágil, y que puede fallar más fácilmente en cualquier momento).
O preferirán un ojo biónico, capaz de ver un mayor rango sensitivo (y hasta en la oscuridad).
Ver más nítidamente (y desde más lejos), sin degradación por el envejecimiento, con la opción de poder hacer zoom, hacer fotos, grabar vídeos, etc, serán prestaciones muy atractivas para una población tecnificada.

Así entraremos, tímidamente pero sin marcha atrás, hacia la idea del ciborg como un ser humano superior. Telecargar datos, telepatía, extensiones mentales, etc... vendrán después.

Habrá quienes no deseen dar el salto a ciborg, pero muchos otros lo abrazarán con ilusión. Porque no solo preferirán lo que ofrece (que es mucho), sino por mera estética (por capricho). Como hay ahora gente que no se tatúa, mientras otros lo encuentran magnífico.
No se verá más invasivo que eso, porque el tiempo se habrá encargado de normalizarlo.

Los presidentes de países serán hombres de paja, marionetas cuyos hilos los mueven los lobbies. Como ahora, pero mucho más descarado. Tanto, que la gente ya habrá asumido que no vive en una democracia. Y pendientes de sus pagas, no es cuestión de revelarse contra el gobierno que te da de comer, ¿verdad?

Además, los chips cerebrales serán muy persuasivos, y la estimulación cerebral para experimentar placer hará llevadera la situación.
La estimulación en el centro de placer del cerebro, será lo más gozoso que jamás se ha visto (actualmente ya existe, y eso precisamente dicen los que lo han probado).
Quizá, demasiado gozoso... Esta droga legal enajenará a muchos. Los síntomas serán: Desconexión de la realidad, apatía por cualquier cosa excepto cuando estas estimulándote, abandono de las obligaciones fisiológicas indispensables, etc. 

Los humanos que decidan  mantenerse firmes ante los cambios y no sucumbir ante tal avalancha tecnológica serán pocos, y por lo general, se convertirán en parias: almas en pena que frecuentan lugares para biológicos, y que han visto reducidas sus pagas por mantenerse fuera del entramado consumista tecnológico. Porque si no consumen, ¿para qué mantenerlos?

Bien. El petróleo se agotará. Y las grandes empresas del sector serán las encargadas de abastecer a la población con las incipientes energías renovables. No habrá energía libre para todos (eso es soñar despierto), sino que construirán un negocio tan lucrativo como el del petróleo, alrededor de estas nuevas tecnologías.

Bueno. Contrariamente a lo que pudiera parecer, este escenario no es tan malo. Quiero decir que, si hiciésemos una radiografía de lo que sucede actualmente, no saldríamos mejor parados. La gente del futuro será feliz a su manera (como lo somos ahora a la nuestra), y el grado de satisfacción o insatisfacción no pienso que varíe demasiado.

La gente  del futuro, pensará que éramos unos pobres diablos. ¡Que nos moríamos por cualquier cosa! ¡Que vivíamos poco tiempo! ¡Que tecnológicamente, no podíamos hacer casi nada!

En realidad, si pensamos en un campesino de la edad media, actualmente diríamos que era un pobre diablo infeliz, pero sin embargo, a su manera, en su tiempo, en su contexto, probablemente descubriríamos que no era más feliz (o infeliz) que nosotros.

¿Cómo ves el futuro?
¿Mejor que ahora? ¿Peor?
¿O siempre es básicamente lo mismo, pero con diferente matiz?

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios