PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Las investigaciones científicas más ridículas y graciosas

Las investigaciones científicas más ridículas y graciosas

  
 
0.0 (0)
275  
Escribir Opinión

Hoy vamos a reírnos un poco, si os parece. Como indica el título del artículo, vamos a ver unas cuantas investigaciones científicas ridículas y muy graciosas. Vaya por delante que para mí la ciencia y su método científico es la mejor forma de aprender y conocer todo lo que nos rodea, pero eso no quita que podamos bromear un poco sobre algunas investigaciones "extravagantes".

Este estudio es una mierda.
Los animales defecan (empezamos bien) en una amplia gama de tamaños y formas. Sin embargo, la física por la que las heces son descargadas es poco comprendida. Así comienza un fascinante documento publicado en la revista Soft Matter con el título Hidrodinámica de la defecación.
Investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia en los Estados Unidos, analizaron los desechos de todo tipo de animales, desde gatos a elefantes, con muestras y grabaciones de 34 especies diferentes capturadas en su momento más íntimo. Su objetivo: entender mejor la física de la caca.
Los resultados... fueron una mierda. No en serio, revelaron algunos misterios de la evacuación animal, como por ejemplo, que todos tardamos más o menos lo mismo en descargar: 12 segundos. En fin, tanta mierda para esto.

Gustos caníbales.
Muchos Famosos han mostrado su interés por la placentofagia. ¿Qué es esto? Fijaos bien, la palabra lo dice. Es la insólita practica de comer placenta (ya sea en forma de píldora, cocida o incluso cruda).
Katie Holmes y Tom Cruise fueron de los primeros famosos en dar a conocer que comerían la placenta de su hija, pero la lista de celebridades caníbales sigue y es larga y extensa: Kim Kardashian, Alicia Silverstone, Jennifer López, etc.
Los defensores de comer este manjar a lo loco, aseguran que cura la depresión posparto, mejora la lactancia y aumenta la energía.
Pero los médicos discrepan y niegan que consumir placenta, ya sea cruda, cocinada, deshidratada, encapsulada o en batidos tenga algún efecto.
La forma más habitual de ingerir este efímero órgano es en cápsulas, tras ser cocida y deshidratada.
El problema es que este proceso no mata los posibles patógenos.
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU tuvieron que advertir contra el consumo de placenta a una madre después de que su recién nacido sufriera una infección por estreptococos debida a la ingesta de cápsulas contaminadas por parte de la mujer.
 
Estas tortugas lo van a disfrutar.
A todos nos ha pasado: vamos de paseo y nos encontramos una tortuga, pero no sabemos determinar su sexo. Típico.
Sexar quelonios no es una tarea nada fácil ni siquiera para los expertos, pero un grupo de investigadores ha descubierto un innovador método para hacerlo: masajearles la cola con un consolador de 18 cm para que tengan una erección. ¿Estoy de broma? Pues no.
¿Y adivináis qué? La nueva técnica es tan cómica como efectiva.
Muchas tortugas macho y hembra son idénticas a los ojos humanos, hasta el punto de que hasta ahora la única forma de distinguir ambos sexos era con métodos muy lentos e invasivos como análisis de sangre o la inserción de cámaras en sus genitales. Por suerte para los acorazados reptiles, eso se acabó.
Pero no todas son igualmente impresionables, y los investigadores lograron sexar con mayor o menor éxito dependiendo de la especie.
El siguiente paso, concluyen los autores, es probar diferentes estilos de vibradores para encontrar la llave de la felicidad de cada especie.

Bien. Vamos ahora a por una batería rápida de estudios más absurdos si cabe. No es que no quiera extenderme, pero es que son tan chorras que no merece ni la pena profundizar. Vamos allá.

Estos malolientes pies.
Varios investigadores del Centro de Investigación Shiseido, en Yokohama, llegaron a la difícil conclusión de que las personas que creen tener olor en los pies, tienen olor en los pies; y las personas que no creen tenerlo, no lo tienen. Madre mía, como estamos.

¿Esto es inteligente?
La Revista Internacional de Neurociencia publicó un informe titulado "Los efectos de la respiración de fosa nasal unilateral sobre el conocimiento". Es decir, y dejémonos de tecnicismos, se trata de un estudio sobre si el hecho de respirar por una sola fosa nasal te hace más inteligente o no.

Evidencia al cuadrado.
"El impacto de la ropa interior húmeda en las reacciones termorreguladoras y el confort termal en el frío", es el rimbombante título de un estudio que llegó a esta reveladora e inimaginable conclusión: usar ropa interior húmeda cuando hace frío no es algo recomendable. Aplausos.

Neurociencia avanzada.
El Hospital Universitario de Zurich, la Universidad Médica Kansai de Osaka y el Centro de Investigación Tecnológica en Neurociencia de Praga (ojo, que estamos hablando de muchas personas), realizaron un estudio multifinanciado acerca de las ondas cerebrales de las personas durante la masticación de distintos sabores de chicle. Parece absurdo, pero se ha estudiado bastante este tema.

Un remedio incómodo.
Y el último hallazgo del que os voy a hablar concluye que para curar el hipo, el mejor remedio es... (se admiten apuestas) un masaje rectal.
Se ve que un masaje en el recto usando dos dedos de la mano es suficiente para que a alguien se le pasen estos molestos espasmos.
Así que, amigos y amigas, ya sabéis lo que tenéis que hacer: si a alguien le viene un fastidioso hipo solo tenéis que meterle los dedos por el ano.

¿Cuál de estos estudios te ha parecido más ridículo?
¿Alguno lo has encontrado interesante?

Ya os digo que algunos de ellos no son tan absurdos como parecen, pero bueno, nos han servido para echar unas risas.

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios