PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Descubrimientos del cerebro - Diferencias entre real / imaginado

Descubrimientos del cerebro - Diferencias entre real / imaginado

Nuevo
  
 
0.0 (0)
144  
Escribir Opinión

El vídeo de hoy no va sobre si lo que vivimos es una simulación y las diferencias que podría haber entre experimentar algo realmente, o ser víctimas de un simulacro de realidad. Esto ya lo hablamos en otro vídeo. A lo que me vengo a referir es si hay diferencias entre experimentar algo verdaderamente a través de los sentidos, o meramente imaginarlo. Y en caso de haber diferencias, ¿cuáles son? ¿Que tiene la ciencia que decirnos al respecto? Ahora lo vemos.

Hasta hace bien poco, se solía decir que nuestro cerebro es algo “tonto”, ya que no distingue entre lo que es real y lo que es imaginado.
Un estudio de la Escuela Politécnica Federal de Laussanne demostró cómo al escuchar una canción o al tararear la misma canción, se activaban las mismas zonas del cerebro.
Esto significa que si visualizamos una y otra vez un situación, nuestro cerebro se habituaría de tal forma, que para él esa experiencia quedaría registrada como si realmente hubiera sido real.
Y es que nuestro cerebro no entiende sutilezas; entiende de hechos. Traduce acciones y modula sus reacciones siguiendo unos códigos muy precisos de forma química. Si nos reímos, nuestro cerebro cree que estamos contentos y reacciona segregando endorfinas para hacernos sentir bien. Si, por el contrario, lloramos interpreta que estamos tristes o preocupados y disminuye en nuestro organismo la producción de noradrenalina.
Esta aseveración forma parte del debate recurrente acerca de la supuesta incapacidad del cerebro humano para distinguir entre aquello que es real de lo que no lo no es. Pero se trata de una afirmación que sólo es cierta en parte.

Por ejemplo, cuando vemos una película de ciencia ficción el cerebro sabe que se trata de una fantasía. Es decir, desde el punto de vista de la percepción biológica de la realidad, sí sabe distinguir cuándo se encuentra en un entorno ficticio y cuándo está en uno real. Sin embargo, es la respuesta cerebral a esos estímulos la que no es capaz de ver la diferencia. Por eso manifestamos los mismos síntomas emocionales que en las situaciones reales que vivimos.
Este hecho tiene enormes implicaciones médicas, ya que supone que podríamos ser capaces de curar trastornos como el autismo o patologías como ciertas atrofias musculares gracias a la realidad virtual, por ejemplo.

La base de este potencial se encuentra en que, si bien nuestro cerebro sabe que esa realidad que experimenta es ficticia desde el punto de vista de la percepción, podemos “engañarle” igualmente haciéndole hacer cosas que no haría sin ese recurso vivencial.

Lo virtual solo tendrá plenamente sentido y podrá ayudar de muchas formas al ser humano, cuando consiga equipararse en nuestro cerebro a una experiencia humana plena. Y la manera de resolver este dilema es añadir a esa experiencia virtual nuevos elementos que terminen de engañar a nuestro cerebro.

Se trata de trascender la percepción meramente visual, añadiéndole nuevos elementos sensoriales para terminar de convencer a nuestro cerebro de que se trata de una experiencia real. Es decir, que con el tiempo, no podamos notar la diferencia entre lo real y virtual.
Pues bien. Ahora nuevos hallazgos científicos han demostrado que en realidad, y después de todo, sí hay ciertas diferencias cerebrales entre lo real y lo que imaginamos.

Por lo visto, el cerebro no representa las imágenes mentales con la misma nitidez que las imágenes que percibimos mediante, digamos, la visión. Así, lo que imaginamos tiene peor calidad gráfica debido a un mecanismo cerebral que nos permite distinguir lo real de lo imaginario. Lo han comprobado investigadores de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur.
Descubrieron que las áreas del cerebro que van desde la retina hasta la corteza visual primaria y más allá, se activan tanto con la visión de objetos reales como con imágenes mentales imaginadas. Sin embargo, en las imágenes mentales, la activación del cerebro desde el ojo hasta la corteza visual es menos precisa y, en cierto sentido, difusa.

Bueno, esta aseveración no la gran cosa después de todo, porque de alguna forma, todos ya intuíamos esta diferencia. Pero como siempre os digo, en ciencia hasta que no se demuestra algo experimentalmente no se da por cierto. La neurociencia es un amplio campo de la ciencia que estudia el cerebro, y poco a poco, va desentrañando sus misterios.

Por ejemplo, también sabemos que las alucinaciones acústicas o voces imaginarias que se perciben como reales, se originan por una alteración en la conectividad cerebral entre las áreas de procesamiento sensorial y cognitivo.
Científicos de la Universidad de Ginebra han comprobado en un reciente estudio el origen cerebral de las alucinaciones auditivas, un fenómeno que además de aparecer como síntoma en distintas patologías mentales también inquieta habitualmente a muchas personas, que en algún momento de su vida creen escuchar voces o sonidos sin relación a la realidad.

Este tipo de alucinaciones son comunes en casos recurrentes de esquizofrenia, psicosis y otras enfermedades neurológicas y psiquiátricas, y hasta el momento se desconocía la causa cerebral de estas manifestaciones.
Se estima que entre el 3% y el 5% de la población de los países industrializados occidentales ha sufrido alguna vez episodios de alucinaciones acústicas, y lejos de ser manifestaciones del más allá, revelaciones divinas o consecuencia de trastornos metales, este tipo de experiencias tienen su origen en un aumento desmedido de las conexiones que se establecen entre las áreas cerebrales ligadas a los sentidos y aquellas destinadas al procesamiento lingüístico.

En todo lo que he hablado hoy, hay algo muy importante a tener el cuenta que son los falsos recuerdos que absolutamente todos tenemos, pero os explico en este video-artículo.

¿Confundes a veces algo real con algo imaginado?
¿El cerebro acabará por no distinguir la realidad virtual de la realidad verdadera?
¿Las voces que oyen algunas personas se explican científicamente o son de naturaleza paranormal?


Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios