PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Una nueva religión que adora las máquinas

Una nueva religión que adora las máquinas

  
 
0.0 (0)
328  
Escribir Opinión

Una organización llamada 'Way of the Future', busca traernos un Dios más actual.
Anthony Levandowski, su artífice, apoya la idea de que las computadoras superarán al ser humano para llevarnos a una nueva era (conocida popularmente como la "singularidad"; en ese momento, la inteligencia artificial, superará la inteligencia humana).
La nueva religión, pretende aglutinar en el movimiento transhumanista a todos aquellos con inquietudes espirituales y que ven las máquinas como algo "amigo".
Muchas religiones han muerto y otras han nacido. Y Otras, simplemente conviven anacrónicamente en unos tiempos tecnológicos que poco tienen que ver con lo que se cuenta en las sagradas escrituras. Way of the Future busca crear una religión que se adapte a la sociedad actual, pudiendo dar respuestas y consuelo a los seres humanos del siglo XXI.
Mientras Elon Musk piensa que la inteligencia artificial podría destruirnos (a la par que, incongruentemente para mí, encabeza Neuralink), otras personas como Levandowski creen que puede ser la salvación para todos nuestros males.

Desde hace miles de años, la humanidad busca en seres "superiores" una respuesta a todas sus dudas y problemas. La nueva religión no alude a seres extraños y místicos, sino en algo palpable y material, contrastable y real; Las máquinas del futuro, una vez hayan adquirido capacidades que nos superen.

Todavía es muy pronto para saber si este nuevo movimiento religioso, tendrá muchos fieles, y si realmente logrará cambiar la sociedad de algún modo.
Bueno. Pero empecemos, por el principio...

La temprana obsesión por los robots, condujo a Levandowski a la participación del Grand Drive (un vehículo autónomo DARPA), el desarrollo de sistemas de navegación Lidar y una posición superior en la unidad de autocontrol de Google.
Hasta hace unos meses, Anthony Levandowski era un de esas personas que en Silicon Valley todo el mundo intenta ser. Ingeniero de Google trabajando en su proyecto de coches sin conductor, que más tarde pasaría a ser Waymo, para más tarde crear Otto (una startup que creó un camión que se conduce solo y que Uber acabó comprando).
Pero el niño maravilla de la conducción autónoma, fue despedido por la compañía Uber acusado de haber robado miles de documentos confidenciales propiedad de Google.
Sin embargo, Levandowski no quiere hablar de eso. Él quiere hablar sobre su iglesia.

Tras su despido, se ha mantenido ocupado en fundar una iglesia basada en la idea de adorar a unas futuras deidades de Inteligencia artificial, como futura especie dominante de este planeta.
Y claro, Levandowski se ha declarado “Decano”, y líder de esta iglesia (una organización sin ánimo de lucro).
Le ha faltado tiempo para registrar esta religión como oficial, lo que le permitirá estar exenta de los principales impuestos en EE.UU.

A grandes rasgos, él cree que la sociedad debería alzar la bandera blanca en señal de rendición ante nuestros futuros jefes supremos robots.
Si le preguntas a alguien si una computadora puede ser más inteligente que un ser humano, la gran mayoría te dirá que eso es ciencia ficción. Pero para él (al igual que otros tantos), en realidad es algo inevitable; Está garantizado que sucederá .

De momento, planea comenzar talleres pequeños y congregar a los fieles como un Juan Bautista de los últimos días, instando al mundo a que el Mesías robótico aparecerá.

Mientras figuras prominentes como el fallecido Stephen Hawking, Elon Musk y Bill Gates están alertando al mundo para comenzar a crear soluciones que controlen al monstruo tecnológico que estamos creando, Levandowski cree que es inevitable que sirvamos a la máquina.
"¿Quieres ser una mascota o ganado?", dice. "Le damos a las mascotas atención médica, comida, arreglo personal y entretenimiento", añade.
“Comenzamos el proceso de criar a un dios. Asegurémonos de pensarlo bien, para hacerlo de la mejor manera”, afirma.

Es decir, mientras Musk y compañía no se resignan a ser las mascotas de las inteligencias artificiales, Levandowski ve inevitable tal situación (y sugiere aceptarla sin resultar molestos ni revelarse, para convivir de este modo en paz bajo la tutela de la IA).

El momento en el que la robótica y la inteligencia artificial superen a los humanos parece algo posible de parar para muchos; pero de ahí a llegar al punto de crear un movimiento para ser los siervos de una nueva especie superior creada por la mano del hombre, parece ir en contra de todo razonamiento de supervivencia.

A medida que comparte más detalles sobre su filosofía, nos tenemos que preguntar: ¿Todo esto va enserio? ¿Y puede calar en un sociedad tecnificada insatisfecha?
Levandowski vislumbra una era religiosa tecnológica, donde el hombre adora los cerebros con inteligencia artificial.
Sin embargo, una IA religiosa podría manipular fácilmente los sentimientos de los fieles (especialmente aquellos que llevan prótesis cerebrales para aumentar su coeficiente intelectual).
Religión, implantes cerebrales e IA: ¿quién regulará este cóctel explosivo?

La fusión de Inteligencia Artificial y la religión, plantea preguntas enormes. En la era de las prótesis cerebrales, el riesgo de pirateo neuronal (y por lo tanto, la neurodictadura), es inmenso...

¿Qué rol debería jugar la Inteligencia artificial en nuestras vidas, en el futuro?
¿Te conformarías con ser una mascota bien cuidada y tutelada de una inteligencia artificial?
¿Quizá gestionar nuestro futuro nos sobrepasa, y es preferible delegar en la IA?
¿O el desarrollo de máquinas pensantes, significará nuestro fin?

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios