PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Por qué no habrá una rebelión de las máquinas

Por qué no habrá una rebelión de las máquinas

Popular
  
 
3.0 (1)
829  
Escribir Opinión
En el vídeo de "Un escenario del futuro para el S. XXI", os dije que hablaría de la relación entre humanos y máquinas, y hoy voy a hacerlo.
Básicamente, voy a describir cómo será la convivencia de los humanos con las máquinas en el futuro, y a raíz de lo dicho, por qué pienso que es muy improbable una rebelión de las máquinas.

Lo primero que quiero poner encima de la mesa, es el tema de la renta básica universal.
Porque esta, aunque no lo parezca, es una cuestión determinante en el sentimiento que vayamos a tener en el futuro con respecto a las máquinas.
Si finalmente no prospera, y teniendo en cuenta que los robots cada vez más se incorporarán en el mundo laboral desplazando la mano de obra humana, los veremos como los usurpadores de nuestros puestos de trabajo (y causantes de nuestra miseria y mal vivir).
Si por el contrario se establece una renta básica que permita una vida digna (aunque sin ostentaciones), podrían verse como seres que nos han liberado de tener que trabajar 8 o 10 horas en condiciones pésimas (para poder dedicarnos así, a otras actividades más placenteras y vocacionales; porque el futuro, se perfila como un lugar donde se trabajen muy pocas horas).

Los primeros resultados de la renta básica universal ya han sido publicados, y en Finlandia han descubierto que tranquiliza a sus ciudadanos y los anima a emprender.
Los resultados han sido sorprendentes y mucho más positivos de lo que muchos analistas suponían de antemano.
Claro que habría que debatir qué países pueden permitirse esto y cuáles no, pero si hasta en la India se están planteando seriamente implementarla, podemos deducir que es algo que podría generalizarse.
No voy a profundizar en lo viable o inviable del asunto (porque ya lo he tratado otras veces y no quiero extenderme con este tema), pero en mi opinión, y pese a los inconvenientes que pueda tener, es la única solución que encuentro dado el panorama que se avecina.

Bien. El reciente proyecto llamado "Neuralink" del conocido y popular Elon Musk , pretende conectar la inteligencia biológica con la artificial. O para que nos entendamos: se dedicará a conectar el cerebro humano a un ordenador (solo con penarlo, por ejemplo, te comunicarás con él y hará lo propio).

Se trata de una compañía centrada en las interfaces cerebro-ordenador, pues (la cual, permitiría cargar y descargar nuestros pensamientos en superordenadores a través de electrodos cerebrales diminutos ), y que según Musk, nos convertirá en cyborgs en 4 o 5 años.
Bien, en 4 o 5 años ni de coña (al igual de su proyecto para colonizar Marte, es demasiado optimista), pero esta u otras empresas similares del sector, parecen ser el futuro de la humanidad...

La realidad, es que hoy estamos a años luz de poder crear máquinas conscientes.
El cine y la literatura nos muestra fabulosos escenarios futuros muy próximos, con robots y androides muy parecidos a los humanos; con conciencia de existir y sentimientos, emociones y motivaciones (recordemos blade runner; que por cierto, se ha quedado completamente desfasada en sus predicciones), pero como digo, -y a pesar de que gurús importantes insisten en recordarnos que la singularidad es inminente-, todo esto es todavía completa ficción.

No tenemos apenas idea de cómo funciona nuestro cerebro y mente, ergo resulta imposible reproducir su funcionalidad en soportes no biológicos. Hay que ser humildes (o más bien, simplemente realistas).

En verdad han habido avances sorprendentes en el campo de la inteligencia artificial (ya los hemos repasado en este portal), pero una cosa es ganar al póker o al Go (o responder preguntas, o cotejar datos y asesorar; o pintar un cuadro, componer música, da igual...), y otra muy distinta es generar seres artificiales independientes con clara noción de yo, y equiparables a una persona humana con conciencia de existir y con motivaciones personales (que son las características que deberían tener las máquinas, para suponer un verdadero peligro que amenace la supervivencia humana).

Neuralink viene espoleado (o justificado), por la premisa de la premura de fusionarnos con las máquinas si no queremos convertirnos en sus mascotas (en las propias palabras de Musk, eso dice).
Lo más paradójico de la situación es que él y otros, ven la aparición de IA consciente a la vuelta de la esquina (no coincido), y por ello desarrollan tecnologías para fusionarnos con ellas y no quedarnos atrás (por miedo: por el temor a quedar obsoletos).

No se dan cuenta que con ello, lo que hacen es precisamente espolear algo que en realidad está en completos pañales.
Porque, y esta es la cuestión: A mi entender no somos capaces de desarrollar inteligencia artificial consciente ni de coña, y en cambio, sí podría aflorar cierta IA consciente de la interacción de lo artificial con el cerebro humano.
Así, el miedo a la inteligencia artificial es lo que precisamente podría hacer surgir la inteligencia artificial consciente. Una paradoja, como digo, no exenta de cierta ironía...

Recordemos que Musk ha declarado su preocupación con respecto a lo rápido que, según él, avanza la IA (hasta sugiere, que hay que pisar el freno en su desarrollo).
Pues bien, no me parece que su proyecto Neuralink sea congruente con semejante forma de pensar, porque precisamente, lo que hace es revolucionar sobremanera el progreso en inteligencia artificial.

Entre tanto, científicos chinos ya están desarrollando una tecnología que permitirá a los taikonautas utilizar el pensamiento para controlar los equipos de la futura estación espacial.

Muy bien. No hablemos de máquinas conscientes... todavía.
La realidad, es que actualmente estamos jugando con fuego, porque en el futuro (y cada vez más), no será ni siquiera necesario que las máquinas adquieran conciencia, para que supongan un riesgo.
Ya hablamos del peligro de las máquinas autónomas dotadas de inteligencia artificial, y como distinguidas eminencias del sector tecnológico, advierten de los peligros de usar la IA con fines bélicos. Pero como ya dije en su momento, eso parece inevitable; se está haciendo y continuará haciéndose...

Vamos a suponer un escenario probable:
Se implementa una sofisticada inteligencia artificial gestora, en los dispositivos militares de un país. No es consciente, pero regula el lanzamiento de misiles y otras historias bélicas...
Si por lo que sea se vuelve inestable, ello no sería una rebelión (porque no piensa como tal; no tiene conciencia), sería solamente un error en la programación.
Lo que intento decir, es que hay que diferenciar muy bien entre una rebelión (que denota intención y conciencia), de un mero fallo de programación o mal funcionamiento procesal.

Todos tenemos en mente Skynet, ¿verdad?; y lo primero que nos preguntamos, es: ¿Qué sentido tiene crear una IA militar de estas características y magnitud, que tenga conciencia y pueda pensar por sí misma y decidir cosas que no nos convienen?
Ninguna. Pero aparte de eso, está el hecho de que pudiéramos ser capaces de hacer algo así... ¿Podremos programar algo pensante de estas características, algún día?
Ahora bien, sí podría aflorar inteligencia artificial consciente, de la interacción con cerebros humanos: Con cosas como Neuralink.
Y volvemos a esa reflexión que os comentaba antes : Por el miedo a la IA y no quedar desplazado por ella, lo que estas, es propiciando precisamente el surgimiento de la IA consciente.
Yo pienso que por aquí van los tiros...

La IA consciente no surgirá de unos programadores y líneas de código impecables en una sala inmaculada de investigación, sino de la interacción bruta entre humanos y máquinas.
De la metamorfosis que el ser humano experimentará, gracias a la paulatina inserción mental de dispositivos tecnológicos.
Primero sutiles, pero cada vez más abundantes... Convirtiéndonos en ciborgs.
Porque lo artificial habrá entrado poco a poco en nuestras vidas, y no se verá como algo dañino.
Habrá gente poco artificial, sí, pero otros cuyos cuerpos hayan relegado lo orgánico a la mínima expresión. Quién sabe si con el tiempo, hasta abandonando toda biología en su ser.
La malgama de humanos existentes, será abrumadora. Todos con sus características, capacidades, y grado de biología estructural: pensemos en Ghost in the shell, por ejemplo. La línea entre humano y máquina se habrá diluido... ¡Nadie será capaz de delimitar la condición de cada cual!
Porque... ¿Qué grado de biología debe tener un ciborg para seguir considerándose humano?
Y un humano que ha pasado su mente a un cuerpo artificial... ¿Deja de ser humano?
Y si su mente esté albergada en una máquina... Viviendo una realidad virtual... ¿Es humano? ¿Qué es, ser un humano?

Ante semejantes preguntas y situaciones, no tendrá sentido hablar de rebelión de las máquinas; porque no habrá distinción clara entre entes artificiales y biológicos (todo estará entremezclado, y en muy distinto grado).
En caso de haber una guerra, los bandos no estarían nada definidos. Y de haberla, no se situarían las dos facciones en función del porcentaje de biología que albergan en sus cuerpos, sino de su configuración mental, prioridades, ideales y simpatías...
Por esta razón, me parece que la visión que nos muestra generalmente el cine está muy alejada de lo probable.
En las películas vemos robots contra humanos, claramente diferenciados, ¡no da lugar a dudas!; pero la realidad futura, seguramente sea muy diferente...

¿Cómo crees que aparecerá la inteligencia artificial consciente? ¿O no aparecerá nunca?
¿Tiene sentido hablar de rebelión entre máquinas y humanos, en el futuro?

Opiniones de los usuarios

1 opiniones

 
3.0  (1)
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios
 
3.0

Muy interesante entrada. Comparto en parte tu opinión; sin embargo, hay dos cuestiones que me gustaría plantear.

En primer lugar, tengo entendido que, aunque en sus inicios, existe toda un área de investigación centrada en la programación de creencias, intenciones y deseos dentro del campo de planificación automática.

Segundo, y quizás más inportante, creo que el concepto de "conciencia" es demasiado ambiguo. Qué es? Cuándo un ser (del tipo que sea) tiene conciencia (de sí mismo o del entorno)?

Tal vez la "rebelión" nunca ocurra por una cuestión 'sociológica' y/o 'axiológica': salvo escenarios de ciencia ficción, pienso que no habrá una percepción de solidaridad y unidad entre robots y contra los humanos.

Supongo que habrá un proceso de integración de los robots en nuestra sociedad, más o menos paulatino. Nuestras sociedades serán pacíficas o no, con exclusión social o no, y, en cada ámbito, creo que estarán ellos.

Fue útil la opinión?