PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Amar a un holograma ¿La revelación y sensación del futuro?

Amar a un holograma ¿La revelación y sensación del futuro?

portalcienciayficcion  
 
0.0 (0)
317  
Escribir Opinión

Soy partidario de la metamorfosis e hibridación paulatina hombre-máquina, pero para poder hablar del tema que nos ocupa debo sacrificar escenarios y simplificar. Incluye algún spolier.
En 1982 la primera parte de Blade runner tocaba algunos aspectos cruciales que junto a su excelente desempeño cinematográfico, la encumbraron en lo más alto de la ciencia ficción.
Un enigmático y distópico mundo superpoblado, fue el contexto ideal para presentar algo de lo que ya se había hablado antes largo y tendido, pero que en esta cinta cobró un especial valor visual y conceptual sin precedentes. Me estoy refiriendo a los replicantes: esos ciborgs aparentemente humanos, cuya existencia era la esclavitud y una limitación de vida de 4 años. Unos sofisticados seres enigmáticos con sentimientos y conciencia, que eran cazados sin piedad en aras de de una ley injusta propia de una civilización decadente y desprovista de valores. Por mis palabras podéis deducir que para mí, ellos no eran los malos de la película (sino las víctimas). Bien, pero no quiero hablar de la primera parte de blade runner, sino de algo de su secuela.

Blade runner 2049 sigue la dicotomía acerca de la humanidad, contraponiendo los humanos con su creación. Interesante dilema que la cinta desarrolla... pero tampoco es esto de lo que quiero hablar en este vídeo.

Porque esta segunda parte de la obra, incorpora lo que es un nuevo aliciente en el universo Blade runner: La figura de los hologramas. Y de esto, es de lo que os voy a hablar a continuación:
Las inteligencias artificiales de las que deriva algo como lo visto en la película, actualmente son capaces de hacer tareas de asesoría, asistencia, charla... bien, todo todavía con muchas limitaciones, pero hemos de suponer que su inteligencia aumentará progresivamente.
La primera novia virtual holográfica, aunque con sus limitaciones, ya existe (solo que vive en una cafetera; Gatebox). Ya regula la domótica de la casa, te sugiere y recuerda cosas, es capaz de establecer alguna charla trivial... De acuerdo.

Es cuestión de tiempo que se paseen por la casa; y es cuestión de tiempo, que sus charlas sean cada vez más realistas e interesantes.
Es cuestión de tiempo también, que empecemos a establecer lazos afectivos con esos seres.
Y es cuestión de tiempo que esos seres, establezcan también lazos afectivos con nosotros.
Pero, quizá me estoy adelantando demasiado...

En mi opinión, una convincente simulación de conciencia (aunque no se tenga verdaderamente), será suficiente para satisfacer las demandas emocionales de los humanos.
Que un humano se enamore del holograma que vive en su casa, me parece muy plausible. Y más, cuando es incapaz de diferenciar si habla con un holograma o con su vecina del tercero B.
En este punto, los hologramas no dejan de ser una convincente simulación de personalidad humana de apariencia agradable y traslúcida, pero muchos ya se habrán enamorado de ellos. Y los que todavía no lo hayan hecho, tendrán motivos para hacerlo...

Porque la humanidad lleva desde el inicio de su existencia necesitando lo físico, la carne... y la secuela de Blade runner, nos presenta precisamente una solución para los amantes de lo material: una sincronización entre el holograma y una persona viva.
Tu holograma ya no solo te conquista con su conversación, atenciones, y su mente... también puedes mantener relaciones sexuales convencionales (como si de otro ser humano se tratara).
Pero echar mano mayormente de prostitutas o prostitutos para poder hacer el amor con tu holograma, puede resultar inapropiado para algunos... Y en ese momento, para ese mercado, cobrará fuerza la idea de un cuerpo artificial donde tu holograma pueda, vamos a decir, jugar físicamente contigo.
Los primeros cuerpos sintéticos dejarán mucho que desear, pero se sofisticarán; como siempre (imaginemos un ASIMO con la apariencia y movilidad de un humano), hasta el punto de ser indistinguibles a un cuerpo humano biológico. Sí, no diferenciar a ambos, es de lo que estoy hablando.
Bien, voy a pararme aquí. ¿Recordáis que hablaba de que los hologramas solo simulaban conciencia pero sin tenerla?

Pues bien, durante el proceso que os he descrito (y terminando en un estado de la evolución en el que un cuerpo sintético es igual a efectos prácticos, que un cuerpo biológico), ¿habrán adquirido ya conciencia esos hologramas? ¿Tendrá conciencia la IA?
Porque, esta es la cuestión... ¿Qué será antes?:
¿Poder obtener un cuerpo físico sintético análogo a un cuerpo biológico (con todas sus partes y complejidad), u obtener una mente artificial parecida a la biológica?
¿Que es más fácil de reproducir, un cuerpo físico completo o una mente?
Es decir: ¿Qué es más sencillo de hacer, el hardware o el software de un humano?
Ambas cosas progresarán paralelamente, pero: ¿cual se desarrollará antes?

De la respuesta a esta pregunta, derivará un escenario u otro.
Vamos a suponer que un cuerpo humano, con todas sus partes, es más fácil de reproducir que una mente:
En este escenario, proseguiríamos donde lo dejé: Unos hologramas que simulan convincentemente conciencia humana, infestan los hogares. Y los que pueden costearlo, tienen un "androide" que les sirve de "percha" y que es indistinguible de un cuerpo humano natural.
Pero como vemos, esto no tiene el menor sentido (porque el holograma se convertiría en un intermediario innecesario). Si ya tienes un cuerpo móvil que se parece en todo a un humano, instalas la mente IA en ese androide y ya tienes el ser físico que amas (y te dejas de sincronías y mierdas).
Aunque claro, no todo el mundo tendría la capacidad económica de costearse un cuerpo de esa perfecta gama, así que los más pobres (como K), irían tirando de hologramas y sincronías.
En este escenario, tendríamos que se ha sabido generar una réplica corporal idéntica de un ser humano (su hardware), y estaríamos a la espera de dotar de "alma" (de mente), a ese ser cuando los conocimientos lo permitiesen.

Ahora vamos a suponer lo otro; que la mente, es más fácil de reproducir que todo un cuerpo humano físico al detalle:
Bien, en este escenario ya existirían las conciencias artificiales (el software), pero estarían personalizadas físicamente en lo que la tecnología del momento permitiese (en hardwares diversos); en forma de sistema operativo (véase Her), holograma (véase Blade runner 2049), androides, o lo que sea (hay muchos lugares donde instalar una conciencia artificial).
Estos escenarios son obviamente genéricos, ya que todo es mucho más complejo.

En la literatura, los replicantes son seres sintéticos.
En las películas, son seres biomecánicos; no se sabe hasta qué punto ni de qué modo.
Bien, el caso de Blade runner es paradójico. La primera arranca desde un punto que ya puedes generar, vamos a decir, cuerpos perfectos y mentes perfectas (pero lo que no sabemos, en su caso, es cuál de esas dos cosas se produjo primero). Es decir, no responden la pregunta que formulaba antes:
¿Que se hará antes, todo un cuerpo artificial o una mente artificial?

Y contrariamente a lo que pudiera parecer, Blade runner 2049 no nos muestra mejora tecnológica (porque las brillantes escenas holográficas que parecen indicar evolución futurista, en realidad no lo son).
Porque si os fijáis, un mero holograma de compañía con una mente (aunque sea consciente), es muy llamativo, pero es mucho menos que el concepto de replicante sobre el que partía el primer filme. Un replicante consciente, está muy por encima que un holograma consciente.
El novedoso y revelador ingrediente de Blade runner, es una historia de amor entre dos seres fabricados por el hombre: Un replicate y un holograma.

¿Qué te parecen los hologramas? ¿Tienen futuro?
¿Te enamorarías de un holograma, si fuese como el de Blade runner 2049?

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios