PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Robots: ¿Nos liberarán de tener que trabajar?

Robots: ¿Nos liberarán de tener que trabajar?

Popular
  
 
0.0 (0)
948  
Escribir Opinión
Unos meses atrás hablamos sobre un hotel en Japón que utiliza robots como empleados. La idea de instalar personal robótico para tareas administrativas básicas no es nueva, pero en todos los casos es necesario mejorar el «aspecto humano», o de lo contrario los resultados pueden ser contraproducentes.
Lo más probable es que en el futuro, alguna plataforma robótica y/o de inteligencia artificial nos reemplace en nuestros trabajos. Coches que se conducen solos, bots escribiendo artículos, establecimientos de comida rápida controlados por robots, plantas enteras de ensamblaje, y un largo etcétera.



La mayoría lo ve negativamente (como que los robots nos quitarán el trabajo), mientras que una minoría optimista considera que precisamente, nos liberarán de tener que trabajar. Sea como sea, parece que el camino ya es irreversible, y si eso será algo negativo o positivo, dependerá de las políticas que se adopten y del concepto de sociedad que se instaure en el futuro. Obviamente, con el modelo actual semejante escenario futuro no augura nada bueno. Veremos si se impone un cambio de mentalidad, que permita una sana convivencia con los robots.
Doctores, enfermeros, personal de seguridad, conserjes y recepcionistas, el mundo de la robótica cree que puede igualar a los humanos en esos campos, y por qué no, superarlos. Con todo eso en mente, la última novedad nos traslada a Singapur, concretamente, a la Universidad Tecnológica de Nanyang, en donde la profesora Nadia Thalmann presentó a Nadine, una nueva «recepcionista robótica». Nadine tiene su propia personalidad, estado de ánimo, e incluso, emociones (o al menos, simulaciones aproximadas). Dependiendo del tema de conversación, Nadine puede estar «feliz» o «triste», pero eso no es todo. También posee la capacidad de dar la mano a modo de bienvenida, reconocer personas que la hayan visitado previamente, e incluso, «dar charla», basada en un intercambio anterior.
Lógicamente, Nadine tiene una enorme cantidad de trabajo por delante. Sus movimientos son limitados, y lo mismo podemos decir sobre su voz. En otras palabras, tal vez sea necesario considerar a Nadine como una prueba de concepto, aunque en la universidad anticipan que esta tecnología podría brindar beneficios específicos, como el cuidado de pequeños y ancianos. El punto es que Nadine no es la primera de su clase, y definitivamente, no será la última.

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios