PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

La esperanza de la humanidad son los avatares

La esperanza de la humanidad son los avatares

Popular
  
 
5.0 (1)
1431  
Escribir Opinión
Resulta difícil imaginar que llegue un día en el que las ideas concebidas por Dmitry  Itskov, un multimillonario ruso de 32 años y antiguo magnate de los medios de comunicación digitales, no parezcan rocambolescas e inviables. Su proyecto, llamado Iniciativa 2045, por el año en el que espera que esté acabado, prevé la producción a gran escala de avatares muy reales y de bajo coste en los que se puedan cargar los contenidos de un cerebro humano, con todas las peculiaridades de la conciencia y la personalidad incluidas.

El plan consiste en reproducir una copia digital de nuestra mente en un portador no biológico, una versión de una persona plenamente sensible que podría vivir cientos o miles de años.

Cuenta con la atención, y en algunos casos el apoyo entusiasta, de voces respetadas de la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts que destacan en campos como la genética molecular y las neuroprótesis.
los científicos están dando pequeños pasos que les acercan cada vez más a la fusión completa entre humanos y máquinas. Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google, sostiene en su libro de 2005 The singularity is near [La singularidad está cerca] que la tecnología avanza exponencialmente y que “la vida humana se verá transformada irreversiblemente” hasta el punto de que no habrá diferencias entre “los humanos y las máquinas, o entre la realidad física y la virtual”.

“Esto no es una locura mayor que la de principios de los sesenta, cuando presenciamos la llegada de los trasplantes de hígado y riñón”, explica Martine A. Rothblatt, fundadora de United Therapeutics, una empresa biotecnológica que fabrica productos cardiovasculares.

Itskov dice que invertirá una parte de su fortuna en cualquier nueva empresa que le ayude a alcanzar su sueño —asegura que hasta la fecha ya ha puesto tres millones de dólares de su bolsillo—, pero añade que su principal objetivo no es hacerse más rico. Mantiene que los avatares no solo terminarían con el hambre en el mundo —una máquina necesita mantenimiento pero no comida—, sino que también marcarían el comienzo de una época más pacífica y espiritual.

itskov

“Tenemos que demostrar que en realidad estamos aquí para salvar vidas”, dice. “Para ayudar a los discapacitados, curar enfermedades, crear tecnologías que en el futuro nos permitan solucionar cuestiones existenciales: qué es el cerebro, qué es la vida, qué es la conciencia y, finalmente, qué es el universo”.

A los 25 años, Itskov empezó a tener los síntomas propios de la crisis de la mediana edad. De repente, la esperanza de vida normal, de unos 80 años, le resultaba dolorosamente insuficiente. Y cuanto más contemplaba el mundo, más imperfecto le parecía.

Las leyes de la oferta y la demanda se cumplen en la utopía de Itskov y él da por hecho que, una vez que la producción de avatares aumente, su coste caerá en picado. También cree que las organizaciones benéficas que ahora se dedican a alimentar, vestir y curar a los pobres se centrarán en el objetivo de fabricar y distribuir cuerpos asequibles; es decir, máquinas.

Lo que Itskov describe como la cabeza mecánica más compleja de la historia, una réplica del propio Itskov de cuello para arriba, se está construyendo en Plano, Texas, sede de Hanson Robotics, una empresa fundada por el doctor en ingeniería David Hanson. “La mayoría de las cabezas robóticas tienen 20 motores”, dice este científico. “Las mías tienen 32. Y esta tendrá 36. Así que tendrá más expresiones faciales y simulará todos los grupos de músculos importantes”. La expectativa aún más sorprendente es que, mientras Itskov esté en otra habitación, sentado ante una pantalla con sensores que recojan cada uno de sus movimientos, la cabeza será capaz de reproducir sus expresiones y su voz.

Itskov ve su iniciativa futurista como un propósito para el presente: “No tenemos nada que una a toda la humanidad. La iniciativa servirá de inspiración a todos”.

Pero ¿quieren los seres humanos vivir para siempre? Si es así, ¿les gustaría pasar esa eternidad en un “portador no biológico”? ¿Qué le ocurre al cerebro una vez que se carga en una máquina? ¿Y qué pasa con el cuerpo? Si pudiesen decidir cuándo adquirir un cuerpo que les sirva de avatar, ¿cuál sería la edad ideal para adquirirlo?

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

1 opiniones

 
5.0  (1)
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios
 
5.0

Excelente proyecto Avatar 2045

Excelente proyecto Avatar 2045, ojalá logren sus objetivos

Fue útil la opinión?