TODO EN CIENCIA Y CIENCIA FICCIÓN

¿Los perros robot sustituirán a los reales? - Robots terapéuticos

¿Los perros robot sustituirán a los reales? - Robots terapéuticos

 
0.0 (0)
Escribir Opinión

Todo aquel que conviva con un perro sabe cómo estas sociables mascotas mejoran el estado de ánimo de las personas. Es por esta razón que muchos de estos compañeros de cuatro patas se emplean para terapias asistidas, sobre todo dirigidas a niños y ancianos.
La interacción con estos animales orgánicos reduce el estrés y aumenta la empatía, la autoestima, la motivación y la comunicación, pero también tiene un efecto positivo en su bienestar psicológico y fisiológico, además de brindar un apoyo social y emocional.

Las terapias asistidas con animales, particularmente con perros, son cada vez más frecuentes también en entornos educativos, dando resultados muy favorables en los niños en todos los aspectos. El simple hecho de poder ver al perro, hace que se sientan más cómodos en la escuela.
Este tipo de terapia también se está realizando en centros hospitalarios, donde los perros pueden ayudar a niños a hacer frente a ciertos procedimientos médicos. En un experimento desarrollado en la planta de pediatría oncológica de un hospital brasileño, por ejemplo, los investigadores señalaron que la terapia, aunque percibida como un entretenimiento, puede generar cambios emocionales en los pacientes y mejorar su salud.
Pero estos entrañables animales de compañía podrían no ser la mejor opción para determinados casos.
A pesar del impacto positivo que proporcionan los animales biológicos, se dan ciertas circunstancias en las que la mascota puede sufrir ansiedad ante una situación o no es del todo bienvenida por cuestiones de alergias o salubridad.
A algunos niños no les gustan los perros o son alérgicos a ellos, por lo que pueden preferir interactuar con un robot. Además, desde una perspectiva práctica, un robot es más fácil de cuidar y mantener.

Aunque muchas personas en escuelas, hospitales y geriátricos se benefician enormemente de las visitas de un perro de terapia, debemos ser conscientes también del bienestar del animal. Las visitas pueden ser estresantes y agotadoras para estos canes, por lo que se debería plantear la posibilidad de utilizar un animal robótico.
En un estudio publicado en The International Journal of Social Robotics, descubrieron que un pequeño animal robótico denominado 'MiRo-E', puede ser un buen sustituto de los amigos peludos, siendo igual de efectivo e incluso convirtiéndose en una alternativa mejor en muchas ocasiones.
El robot ha sido diseñado para responder a la interacción humana, y su principal ventaja es que, gracias a sus múltiples sensores, imita el comportamiento y movimientos caninos: le gusta que le acaricien, mueve las orejas y agita la cola, escucha la voz del dueño y se acerca hasta él e incluso le sigue.
El robot no necesita tantos cuidados ni atenciones como un perro de verdad, y puede 'trabajar' durante largos períodos de tiempo sin necesidad de un descanso, comida o agua.
Además, emplear robots de terapia es más ventajoso en situaciones donde un animal no resulta higiénico, como en quirófanos o ciertos centros hospitalarios. En estos casos, el robot MiRo-E es mucho más útil.
Si pensáis que los robots nunca sustituirán a perros de carne hueso, dejadme que os cuente algo:
Realizaron un experimento con niños de 11 a 12 años en una escuela de secundaria en Inglaterra. Se emplearon dos perros de terapia reales y un robot biomimético 'MiRo-E', desarrollado por Consequential Robotics.

Los niños pasaron más tiempo interactuando con el robot que con el perro y se comportaban de manera similar y acariciaban por igual tanto al perro como al robot. Los resultados del test mostraron, además, que la interacción con el robot les brindaba emociones más positivas que la del perro real.
Aunque las conclusiones del estudio son a pequeña escala, el equipo está analizando ahora las respuestas de otros grupos de niños para determinar si estas conclusiones se pueden generalizar.
Sin embargo, la interacción persona-robot está sujeta a importantes reflexiones éticas. Algunos expertos piensan que «deberíamos analizar entre todos si estos vínculos con los robots pueden realmente contribuir a una vida buena».
En el caso de los niños, estar en contacto con robots sociales podría comprometer su desarrollo saludable, dicen algunos. Por ejemplo, un proceso tan crítico como el desarrollo moral, se produce sobre todo a partir de la interacción entre iguales. La reciprocidad pone en marcha actitudes tan importantes como la preocupación por el bienestar de otros y la construcción de valores como igualdad, equidad y justicia. Los niños que crecen con robots saben que son objetos y, por tanto, inferiores moralmente ya que son producto de la creación humana. ¿Transferirán el modo dominante de interactuar con los robots al trato con los seres humanos?
Mientras eso se discute, parece ser un hecho que en determinados individuos, los robots son la mejor opción.
Investigadores del CSIC consideran que los autistas tienen menos dificultades para interactuar con los androides porque estos presentan patrones de comportamiento sencillos y fácilmente identificables que les aportan seguridad.

Por ejemplo, nunca se había visto a niños autistas responder ante un estímulo como lo hacen con un robot NAO, y desde entonces, se ha impulsado su uso como herramienta terapéutica en colegios e institutos.

No todos los niños autistas responden satisfactoriamente al robot, pero los que lo hacen, se relacionan con él de manera sorprendente.
Jordi Albó, galardonado con el premio Alan Turing por su contribución en el desarrollo de la tecnología, ha implantado en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona el uso de autómatas personalizados que ayudan a los menores a superar su estancia en el hospital y que, además de animarles, les inculca valores positivos.
Los niños saben que su mascota es un robot, pero también dan atributos de personas al objeto. En este sentido, cuando los sanitarios les dan otros robots, pueden llegar a rechazarlos porque no reconocen en ellos al robot con el que ya tienen una relación de amistad.
¿Qué te parece el uso de robots para terapia?
¿En algunos casos es útil o siempre será mejor un perro de verdad?
¿Vamos mal? ¿O lo que os he contado es de lo más normal?

Puedes dejar tu opinión en la caja de comentarios.


Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios