PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

¿Cuándo será legal clonar humanos?

¿Cuándo será legal clonar humanos?

  
 
0.0 (0)
374  
Escribir Opinión

¿Cómo está el tema de la clonación en humanos? ¿Ya es legal? ¿O lo será en el futuro? Estas y otras cuestionas las abordaremos hoy.

Si bien la clonación de tu mascota parece algo que verías en una película de ciencia ficción, en realidad ya se hace con más frecuencia de lo que piensas.
Una pareja de California estaba desconsolada por tener que despedirse de su querido perro, Marley. Cuando llegó el momento de decir adiós a su querido Labrador, Alicia y David Tschirhart hicieron lo que tenían que hacer para mantener viva una parte de Marley: lo clonaron.
Ellos aseguran que el clon juega igual, tiene la misma personalidad y prefiere los mismos juguetes que Marley. Hacer este sueño posible les costó unos nada despreciables 50.000 dólares.

No se trata de un caso aislado. En 2018, la actriz y cantante Barbara Streisand reveló que dos de sus perros eran clones de un perro anterior. En Corea del Sur, un perro rastreador que era conocido por su nariz «legendaria» fue clonado para producir otros siete perros rastreadores. Y en 2009, cinco cachorros fueron clonados de Trakr, un perro héroe al que se le atribuye haber encontrado al último sobreviviente bajo los escombros de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York. Estos son solo algunos ejemplos de animales clonados en la actualidad, pero hay muchos más.

Clonar animales ya no solo se hace a modo de experimento científico. La ciencia ha avanzado tanto que clonar a mascotas fallecidas se ha convertido en un negocio.
Y lo cierto es que se han clonado una gran variedad de animales alrededor del mundo para buscar maneras de mejorar estas técnicas de clonación.

Desde el 1997 con la famosa oveja Dolly, se han clonado ya 26 especies de mamíferos con la técnica de la transferencia nuclear. Esta consiste en obtener el ADN de una célula adulta del animal que se quiere clonar e introducirlo en un ovocito de una hembra donante al que previamente se ha extraído su núcleo. Ello da lugar a un embrión cuyo material genético es idéntico al del animal clonado.

Pero los clones no son iguales al original. Es imposible hacer una réplica exacta de un individuo. No obstante, un clon es lo más parecido que se puede conseguir.

A medida que más y más dueños de mascotas gastan mucho dinero para clonar a sus perros y gatos, los defensores de los derechos de los animales consideran que la práctica no es ética porque trata a los animales como mercancías y es peligrosa.

En los años setenta se produjo un debate similar respecto de la fecundación in vitro. En ese momento se planteaban muchas objeciones éticas y también científicas, pues muchos investigadores estaban convencidos de que la técnica produciría anomalías en los fetos y por ello desaconsejaban intentarlo siquiera. En medio de la polémica, dos científicos, Robert Edwards y Patrick Steptoe, decidieron echarse a la piscina. Y hoy hay millones de niños que fueron concebidos en la probeta. En España, el 20% de los que nacen (que se dice pronto).

De momento se ve con buenos ojos el uso de la clonación para la investigación, la conservación de especies extintas o amenazadas y el uso de animales para producir dispositivos farmacéuticos o médicos.
Pero, ¿qué pasa si se quiere dar un paso más y realizar clonaciones humanas?

Bueno, en primer lugar hay que distinguir entre dos tipos: la clonación terapéutica, en la que se clonan células o tejidos humanos para transplantes e investigación médica con técnicas como la transferencia nuclear de células somáticas o la inducción de células madres pluripotentes; y la clonación reproductiva, consistente en clonar un ser humano completo, de forma que se crearía una copia genéticamente idéntica de una persona que exista o haya existido.

En el primer caso ya se hace, y en el segundo por ahora no. Es decir, en la actualidad no se permite la clonación de seres humanos, pero sí de células humanas con fines terapéuticos y de investigación.

La clonación de animales ya es una realidad, así que no falta mucho para que seamos capaces de hacer clones de personas. Pero, aunque podamos crearlos, ¿de verdad queremos una sociedad con réplicas de seres humanos?

Bueno, a principios de 2018 investigadores chinos consiguieron clonar a dos pequeñas macacas mediante transferencia nuclear somática. Pero ¿y qué tiene de especial? ¿No habíamos clonado ya a un montón de animales?
Sí, pero las similitudes de los primates con las personas son más que obvias, por lo que más que nunca, la clonación humana parecía al alcance de la mano.

Existen numerosas barreras para poder clonar humanos, pero las más difíciles de superar son, sin duda, las legales y las éticas.
Y es que pese a los impedimentos técnicos que pueda haber, desde un punto de vista tecnológico la clonación humana llegará a ser posible, de eso no hay duda.
Sin embargo, todavía no podemos pensar que porque ya que se han clonado unos primates, la clonación humana va a ocurrir pasado mañana.

Crear un clon humano no es solo una cuestión de tecnología. Hace falta una buena razón para hacerlo, expertos dispuestos a ayudar y alguien que lo financie todo.
Encontrar a arriesgados inversores multimillonarios es la parte más fácil, y científicos dispuestos a hacerlo también es posible. En cuanto a los motivos de 'por qué hacerlo', se me ocurren los sentimentales derivados de la pérdida de alguien querido y otros más prácticos como clonar mentes brillantes.

A nosotros todo esto nos parece una abominación. Pero en un mundo futuro y gracias al CRISPR, la manipulación genética estará al alcance de cualquiera y en todas partes. Erradicar enfermedades hereditarias y taras genéticas antes del nacimiento será probablemente el primer paso; y el siguiente, puede que los bebés a la carta.
Una sociedad acostumbrada a diseñarse a sí misma, podría no escandalizarse con la idea de la clonación humana.

En la actualidad, algunos países reticentes prohíben la clonación de células madre y derivados. Sin embargo, a la hora de la verdad, y a pesar de los intentos de restricción, la legalidad se estira hasta el límite según los intereses políticos y económicos de los distintos laboratorios, universidades e instituciones implicados. Por lo que la clonación celular humana con vistas a la investigación, o los debatidos casos terapéuticos, es posible en cada vez más sitios. Esa parece ser la tendencia.

Podríamos pensar en un inquietante futuro en plan "La Isla" de Michael Bay: ¿Sería ético contar con un clon vivo para abastecer nuestras necesidades médicas? Desde luego que no. Un clon piensa, siente y vive como si de una persona se tratase.
En realidad no es ni será nunca necesario llegar a tal extremo, porque para el cultivo de órganos a la carta no será necesario mantener humanos vivos.

Entonces, ¿para qué demonios querríamos clonar un ser humano? ¿Para tener una copia? ¿Para no sentirnos solos? ¿Simplemente porque podemos?
Seguramente, hasta que no tengamos unas buenas razones de peso para aplicar estas tecnologías lo más seguro es que no se lleven a cabo.
¿Qué opinas? ¿Sucederá la clonación humana?
¿El futuro pinta negro? Eso se dice, pero ¿cambiarías tu época actual por cualquier otro periodo de la historia anterior?


Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios