PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

¿Cuál es el animal que causa más muertes humanas?

¿Cuál es el animal que causa más muertes humanas?

  
 
0.0 (0)
335  
Escribir Opinión

Llega el verano, e inexorablemente, llegan los molestosos mosquitos. Nada arruina tanto una velada perfecta como un zumbido que advierte de que uno de estos insectos va en busca de comida caliente.
Hay más de 3.000 especies de estos indeseables insectos en todo el mundo, que se dice pronto. Y no es cosa de broma, porque estos minúsculos insectos se consideran los animales más mortíferos del mundo.

Veámoslo en perspectiva:
Algunos de los animales más temidos, como los tiburones y los lobos, matan a menos de diez personas al año. Nuestros queridos amigos, los perros, principalmente por transmisión de la rabia, se cobran 25.000 vidas. Las serpientes son el doble de mortíferas que los perros, y son causantes de unas 50.000 muertes humanas cada año. Los humanos asesinan a unos 475.000 congéneres cada año, pero mucho peores son los dichosos mosquitos, que contribuyen a más de 725.000 muertes humanas al año. Quizá por esto os gustan tan poco.

Si oyes el zumbido de uno de estos insectos, puedes ser fácilmente objetivo de su almuerzo.
Pero, ¿por qué zumban los mosquitos en los oídos?
Los mosquitos no zumban para avisar a sus víctimas, sino para llamar la atención de otros compañeros dispuestos a aparearse.
Puedes estar seguro de que a pesar de que ambos sexos zumben, el que te ronda procede de una hembra. Resulta que los machos no pican: se alimentan de néctar.

Más curioso aún: sólo pican los mosquitos hembra porque necesitan la sangre, no tanto como alimento, sino para producir huevos. De hecho, un mosquito, macho o hembra, puede vivir muy bien sin picar lamiendo solamente sustancias azucaradas como el néctar de flores.

Pero no hemos terminado de decir cosas curiosas. Se ve que los machos ignoran a las hembras cuando están descansando en silencio. Pero cuanto ellas levantan el vuelo y zumban... ¡los machos las persiguen frenéticos!
Sí, los fogosos machos solo quieren aparearse con las hembras cuando estas hacen ruido. Un órgano dentado situado en la base de las alas hace de carraca y provoca el característico sonido cuando las alas se mueven.

Muy bien, pero... ¿Por qué siempre me pican a mí?
Bueno, los mosquitos dependen del dióxido de carbono para encontrar a sus huéspedes. Cuando expulsamos aire de nuestros pulmones el dióxido de carbono no se mezcla inmediatamente con el aire. Se queda temporalmente en efluvios que los mosquitos siguen como las ratas al flautista de Hamelín. Utilizando esta técnica, los mosquitos pueden localizar objetivos situados hasta 50 metros de distancia.

Los científicos creen que las variables más importantes en las que se basan los mosquitos a la hora de elegir a una persona determinada, son los compuestos químicos producidos por colonias de microbios que viven en nuestra piel.
Las personas con una mayor diversidad de microbios en la piel, tienden a tener menos picaduras de mosquitos que otras con menos diversidad microbiana en la epidermis.
Esto explica las grandes diferencias en la cantidad de picaduras que reciben las distintas personas.

Pero no todo es estupendo para los mosquitos: chupar sangre tiene sus problemas. Uno de ellos es que la sangre, es un alimento poco equilibrado: tiene muchas proteínas, sí, pero una concentración baja de glúcidos o lípidos, los combustibles más eficaces para sostener el metabolismo.
Los mosquitos, para volar, necesitan bastante energía. Tened en cuenta que aletean casi 800 vueltas por segundo.
Por su anatomía, técnicamente no deberían poder volar. De hecho esto era un misterio, hasta que se dieron cuenta de que los mosquitos no aletean como cualquier otro insecto, sino que complementan su aleteo torciendo las alas para crear una especie de vórtice que les permite mantenerse en el aire.

Bien, ¿y por qué escuece la picadura del mosquito?
No es una pregunta estúpida: si cuando te extraen sangre no sientes apenas dolor, ¿por qué molestan tanto las picaduras de los mosquitos, a veces durante mucho tiempo, a pesar de que un mosquito extrae una gotita de sangre?
No se trata de una cuestión mecánica: de hecho, el aparato picador del mosquito hembra está tan perfeccionado técnicamente que resulta mucho más sutil que cualquier aguja clínica.
¿Entonces? Pues bien: las picaduras escuecen porque los mosquitos hembra no sólo perforan la piel con su sutil aparato chupador, sino que inyectan saliva antes de empezar a succionar.
Esa intrusión de las moléculas ajenas que contiene la saliva del mosquito es la que provoca una reacción en el organismo que incluso, produce reacciones alérgicas graves en personas sensibles o si las picaduras son numerosas.

Vale, ¿pero por qué demonios nos inyectan su saliva si nos va tan mal?
No es por capricho, claro. Esta inyección de saliva es necesaria para contrarrestar las reacciones defensivas normales de un organismo que sufre una herida, y también, porque así la coagulación de la sangre es menor y es más fácil su extracción.
Así, el mosquito hembra debe inocular, con su saliva, un cóctel de sustancias, muy depurado evolutivamente, que incluye principios anticoagulantes y vasodilatadores, y que contrarresta los mecanismos del organismo atacado para detener el flujo sanguíneo.
En realidad a los mosquitos no les interesa nada que la picadura moleste la víctima, ya que ésta, a través del dolor, se entera de que está sufriendo un ataque y, por tanto, podría acabar de un manotazo con el insecto. Por eso muchas especies de mosquitos también incluyen en el cóctel salival sustancias anestésicas. Por este motivo lo más común, es que nos enteremos del ataque y empecemos a sentir picor mucho después de que el mosquito haya satisfecho sus necesidades.

Las enfermedades transmitidas por los mosquitos han causado más muertes de personas que todas las guerras humanas juntas, y la picadura del mosquito es el origen de la muerte de más 700.000 de personas cada año, como os decía al principio.

Llegados a este punto, podríamos preguntarnos: ¿Sirven de algo los mosquitos?
Bueno, la verdad es que sí. Estos seres, junto con otros insectos, son una fuente principal de alimento para animales como peces, aves y reptiles. Erradicar los mosquitos del planeta supondría alterar severamente la cadena trófica y sus ecosistemas, y el medio podría sufrir terribles cambios de consecuencias imprevisibles. Con lo cual, aunque nos castiguen con unas cuantas picaduras y nos maten a millares ayudan en la conservación del medio.

Y tú... ¿Odias a los mosquitos?
¿O lo que he dicho ha hecho que los veas de otra forma?

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios