PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

La industria aeroespacial Española en expansión

La industria aeroespacial Española en expansión

Popular
  
 
4.0 (1)
2950  
Escribir Opinión
España ha conseguido situarse entre los países europeos más avanzados en materia espacial, al participar en las principales misiones europeas como el satélite meteorológico MetOp, el de observación de la Tierra GOCE, el de exploración Venus Express, o el proyecto GAIA (que realizará en 3D el mapa más preciso de nuestra Galaxia, analizando más de mil millones de estrellas).
Y aunque cuando partes de poco, evidentemente es más fácil mejorar, es destacable que la industria espacial española ha mantenido un ritmo de crecimiento continuado en los últimos años frente a la europea que, según datos de Eurospace, ha sufrido una significativa reducción en sus niveles de facturación y de empleo en el mismo periodo.
smos
Cataluña se situaba, el Abril de 2009, en primera posición mundial en la tecnología de detección de microondas desde el espacio, en lo que es la primera misión espacial europea liderada por España.
El objetivo principal de la Misión, es la obtención de medidas de la humedad del suelo y de la salinidad de los océanos con cobertura global y regularidad temporal. Estas medidas son esenciales para los modelos climáticos e hidrológicos entre otros. Para monitorizar la salinidad de los mares y la humedad de los continentes, SMOS dividirá el mundo en píxeles de unos 30 kilómetros de diámetro. Sus 69 ojos tomarán 2.346 mediciones cada 1,2 segundos, mientras el satélite escanea la superficie terrestre a medida que avanza en su órbita. Cada tres días, tras haber dado unas 50 vueltas a la Tierra, elaborará un mapamundi completo de salinidad y humedad.
smos-02
"En el siglo pasado pensábamos que el agua era infinita, ahora nos damos cuenta de que no lo es. Estamos sentados sobre una bomba de relojería y necesitamos datos para desactivarla. Sabemos que el cambio climático es un hecho, pero nos faltan datos para saber cuáles van a ser sus consecuencias hidrológicas", advirtió el físico francés Yann Kerr, codirector científico de la misión.
Junto a Kerr, que se encargará del estudio de la humedad en los continentes, codirigirá la misión el oceanógrafo Jordi Font (del Institut de Ciències del Mar de Barcelona, del CSIC), que se responsabilizará del estudio de la salinidad de los mares. Font se convierte así en el primer investigador de Cataluña que dirige una misión espacial europea.
La misión SMOS utiliza una tecnología que se incorporará en el futuro a otras misiones, y que puede ayudar a impulsar el aún incipiente sector espacial en el área de Barcelona.
Más recientemente, se ha anunciado que España (en colaboración con Finlandia y Rusia), depositará en 2012 una cápsula para investigar las condiciones atmosféricas de la superficie de Marte, y contribuir así a preparar los primeros vuelos tripulados al planeta rojo. "Es un paso decisivo para facilitar en el futuro vuelos tripulados a Marte", ha explicado Héctor Guerrero, investigador del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y director científico de la misión MEIGA-MetNet Precursor.
MetNet es un proyecto Ruso para crear una red sismológica en Marte a base de sondas penetradoras, que podría salir adelante con el apoyo de la ESA si esta misión precursora resulta exitosa. La primera de las cápsulas MetNet, será transportada hasta la superficie de Marte por la nave de la misión Phobos Grunt (cuyo objetivo principal es explorar la luna Fobos del planeta Marte, recoger una muestra de la superficie del satélite, y regresar con ella a la Tierra). La cápsula con la tecnología española se lanzará como carga secundaria de la misión rusa "Phobos Sample Return" a finales de 2011 (y está previsto que llegue al planeta marciano un año después para situarse sobre su superficie).
España ha aportado 5 millones de euros de los 30 que cuesta la misión (que es de bajo coste), y ha diseñado íntegramente varios de los instrumentos; un magnetómetro (que permitirá muestrear el campo magnético marciano), un sensor de irradiancia solar (que medirá las regiones visible, ultravioleta, e infrarroja), un enlace de comunicaciones ópticas inalámbricas, y un sistema barredor con un sensor de polvo depositado, es la aportación científica española a este proyecto trilateral.
En total, son 135 gramos de carga útil tecnológica, que representan el veinte por ciento del peso de toda la instalación, y que servirán para investigar la concentración de ozono y vapor de agua en la atmósfera de Marte, estudiar la capa límite planetaria y la radiación superficial, realizar estudios magnéticos y geodésicos, y modelizaje y minería de datos.
Esta será la primera misión a Marte con bandera española, es decir, con participación científica y desarrollo propio. La participación española está compuesta por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la universidad Carlos III de Madrid.
La parte tecnológica depende del Instituto Nacional de técnica Aerospacial (INTA), y corre a cargo de Héctor Guerrero Padrón, mientras que la dirección científica es de Luis Vázquez (profesor del Departamento de Matemática Aplicada de la facultad de Informática).
El objetivo de este primer lanzamiento, es que los datos que se obtengan (se espera, que durante el transcurso de un año Marciano), sean enviados a las estaciones de espacio profundo de Robledo de Chavela (Madrid) y Cebreros (Ávila), y arrojen luz sobre la estructura y la composición internas de Marte (inaccesibles hasta ahora por las características del planeta rojo).
La carga útil estará situada dentro de una sonda penetradora especialmente diseñada para aguantar el impacto (ya que no será un descenso suave, para reducir los costes).
Con la experiencia del primer lanzamiento, los responsables del proyecto esperan enviar una segunda sonda (que llegaría a Marte en 2015), y sumar a medio plazo, otras dieciséis cápsulas más (conformando de este modo una red marciana con 16-20 estaciones meteorológicas).

logo metnet
Luis Vázquez confía en que el hombre llegue a Marte antes de 2030, y asegura que una misión a Marte es un proyecto de largo recorrido que creará sinergias que permitirán desarrollar nuevas investigaciones (y además involucrar a jóvenes científicos gracias a becas y contratos). A sus 59 años, se ve "madurito" para pisar el planeta rojo, pero reconoce su ilusión por ver el primer paseo humano en Marte por televisión, y que le encantaría ver un astronauta Español en Marte.
Por su parte, Héctor Guerrero afirma que Marte será la solución dentro de 500 o 1000 años “por si en la tierra nos va mal”.

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

1 opiniones

 
4.0  (1)
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios

Además de eso, prefiero que el desarrollo tecnológico se vea impulsado por la exploración espacial, antes que por la indústria bélica (como antaño ha sido sempre costumbre).

Fue útil la opinión? 
 
4.0

Bien por España

Que en tiempos de crisis este sector se expanda me parece positivo. Abrá quien diga que es dinero mal usado que podría utilizarse para cosas más importantes, pero gracias a la industria espacial tenemos muchas mejoras que se manifiestan en ámbitos cotidianos.
Me parece una buena noticia que españa se sume al tren de la exploración espacial!

Fue útil la opinión?