PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Nuevo modelo que no requiere de la materia ni energía oscura

Nuevo modelo que no requiere de la materia ni energía oscura

portalcienciayficcion  
 
0.0 (0)
206  
Escribir Opinión

Seguramente habéis escuchado una y mil veces eso de la enigmática energía y materia oscura, pero sin embargo, quizá todavía no sois del todo conscientes de lo que significan estos dos conceptos, en qué se diferencian y lo que implican.
Bien. Desde hace más de un siglo, los científicos consideran que en el universo hay mucha más materia de la que se puede ver, y a esa materia invisible la han llamado materia oscura. Sí, vamos a empezar hablando sobre lo que es la materia oscura...

En 1933, el astrónomo suizo Fritz Zwicky hizo un descubrimiento que dejó al mundo entero sin habla: según él, el Universo contenía mucha más materia de la que podemos ver. Los astrónomos bautizaron a ese nuevo tipo de materia como “materia oscura”, pero el concepto no empezó a cobrar importancia hasta la pasada década de los 70, cuando la astrónoma norteamericana Vera Rubin, recurrió a esa enigmática forma de materia para explicar la velocidad y los movimientos aparentemente inexplicables de muchas estrellas.
La cosa es que cuando calcularon la velocidad de rotación de las galaxias más cercanas, se notó que en prácticamente todas ellas, la velocidad correspondía a unas masas mucho mayores de lo observado.
Una galaxia que brilla más tiene más estrellas y, evidentemente, más masa. Pero la distribución de masa que resultaba de las mediciones, simplemente era insuficiente para explicar su giro.
Una de dos: o la mecánica estaba mal (y al traste con toda las teorías cosmológicas del momento), o había masa que no veíamos...
Así surgió la idea de que tenía que haber algo que proveyese de más gravedad de lo que podemos ver, para que las observaciones astronómicas tuvieran sentido.

De este modo, la materia Oscura es un ente físico que básicamente se ideó para explicar la velocidad de rotación de las galaxias.
El concepto de materia oscura ha servido para justificar el movimiento (a menudo inexplicable) de muchas estrellas y galaxias, que actúan y se mueven como si estuvieran siendo atraídas por "algo" que, sin embargo, no conseguimos ver.

Este tipo de materia es materialmente indetectable... y entonces: ¿Cómo sabemos de su existencia? Pues bien, su existencia, se ha meramente deducido a partir de sus efectos gravitacionales. (Ya os lo he dicho antes)

Investigadores de todo el mundo se han dedicado a intentar identificar esa materia oscura; tanto directamente en el espacio, como en experimentos de física de partículas en los mayores aceleradores disponibles. Aunque siempre, sin resultado alguno.

Por otro lado, también se ha postulado la existencia de algo todavía más misterioso: una “energía oscura” más poderosa incluso que la gravedad, y que sería responsable de la expansión acelerada a la que se ve sometida el Universo en que vivimos.

En 1998, un equipo de investigadores australianos y estadounidenses, descubrió que la expansión del Universo conocida desde los tiempos de Edwin Hubble, no era uniforme, sino acelerada. Es decir que, de forma inexplicable, el Universo crecía cada vez más deprisa. Alguna clase de energía desconocida tenía que ser, por fuerza, la impulsora de esa aceleración sin freno.
Así nació la idea de una energía oscura que estaría presente en todo el espacio, produciendo una presión que tiende a acelerar la expansión del universo, al ser una fuerza gravitacional repulsiva.
Esta energía oscura indetectable, es pues la supuesta causante de que la expansión del Universo se esté acelerando, en lugar de estar frenándose como correspondería a un Universo ligado por la gravedad.

Tanto la materia oscura como la energía oscura, permiten explicar la aceleración de la expansión del universo (así como el movimiento de las estrellas dentro de las galaxias),
pero tanto una como la otra, son dos misterios que traen de cabeza a los investigadores desde hace décadas.

El porcentaje de materia y energía en el Universo está constituido en su 22% por materia oscura, y en un 74% por energía oscura. Solo el 4%, sería para la materia que humanamente conocemos y de la que estamos formados.

Podríamos decir que nos hemos visto en la obligación de decir que existen (tanto la materia como la energía oscura), para que nuestro modelo cosmológico tenga sentido y encaje. Podríamos decir que en realidad, son una mera teorización.

Pues bien, ahora esto se está complicando todavía más...
Una nueva investigación de la Universidad de Ginebra, ha llegado a la conclusión de que ambas hipótesis (la de la materia oscura y la de la energía oscura), no son necesarias para explicar los fenómenos cosmológicos que se les atribuyen (ya que tanto la aceleración de la expansión del universo, como el movimiento de las estrellas dentro de las galaxias, pueden explicarse sin necesidad de que existan ni la una, ni la otra).
En efecto, la materia y la energía oscuras, podrían dejar muy pronto de tener validez. En realidad, los fenómenos que aparentemente ambas describen podrían explicarse sin necesidad de recurrir a su existencia.
El nuevo modelo teórico se basa en la llamada "escala de invariancia del espacio vacío", y todo parece indicar que esa propiedad es perfectamente capaz de dar respuesta a los dos mayores misterios astronómicos de nuestro tiempo.
El concepto que dice que una característica de un objeto, no cambiará aunque su longitud o escalas de energía se multipliquen por un factor común.
Cuando se añade la hipótesis de la invariancia de escala del vacío, aparece un término muy pequeño de aceleración hacia al exterior, que se opone a la fuerza gravitacional
Por este motivo, en los cúmulos compuestos por centenares de galaxias, los movimientos observados son más rápidos que lo que la masa visible le permitiría. Esta conclusión permite a André Maeder constatar que su modelo predice la expansión del universo sin necesidad de materia oscura o energía oscura.
Es un poco lioso, pero cuando Maeder llevó a cabo pruebas cosmológicas con este nuevo modelo, descubrió que coincidía con las observaciones.

En resumen, y según sus cálculos: tales extraños conceptos podrían no existir realmente (ya que la aceleración de la expansión, estaría contenida en las mismas ecuaciones de la física).
El trabajo de Maeder, abre el camino hacia una concepción totalmente nueva de la astronomía; y que además parece ser capaz de resolver las principales controversias científicas de la actualidad.

Bueno, no sé qué os parece todo esto, pero el caso es que cada vez son más los investigadores que ponen en duda la existencia de lo que hemos acordado en llamar materia y energía oscuras.

¿Crees que realmente existe la materia y la energía oscura?
¿O son solo un apaño pasajero, para hacer cuadrar nuestro modelo?
Nada más por hoy, y nos vemos: próximamente.

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios