PORTAL DE CIENCIA FICCIÓN

Un coche viaja por el espacio - Cohete Falcon heavy

Un coche viaja por el espacio - Cohete Falcon heavy

  
 
0.0 (0)
441  
Escribir Opinión

Como ya sabéis, los cohetes de Elon Musk denominados Falcon 9, llevan cierto tiempo viajando al espacio. ¿Y qué tienen de especial? Pues que provienen de una fuente privada no gubernamental, y son reutilizables (es decir, que una vez lanzados vuelven a aterrizar para ser usados nuevamente; lo que abarata significativamente el coste de las misiones al espacio). Como es lógico esto ha supuesto un gran avance en materia espacial (pero todo eso ya lo sabéis...).

El caso es que recientemente, se ha producido un nuevo hito. Han lanzado el cohete Falcon heavy, que como su nombre indica, puede transportar cargas muy heavies (concretamente, de hasta 64 toneladas).

Este cohete puede llevar a los seres humanos al espacio permitiendo misiones tripuladas a la Luna o Marte, pero este no es, por ahora, su propósito.

Sus tareas más próximas serán llevar satélites pesados a la órbita terrestre, y quizás robots de grandes dimensiones a Marte (o incluso, a planetas más lejanos).

Pero de momento, y de modo simbólico inaugural, lo que llevó es un coche. Sí, un coche de Tesla fue lanzado hace unos días rumbo a Marte. ¿Surrealista? En efecto, un poco...
Pero es una jugada magistral el que Musk haya provechado el evento, para promocionar tanto su empresa espacial como de automóviles. El lanzamiento fue el segundo streaming más visto en la historia de YouTube.
Hasta Musk se sorprendió ante tal visión, y comentó:
"Puedes saber que es auténtico, solo porque parece realmente falso. Si lo hubiéramos hecho con efectos especiales, habría quedado mejor. Los colores tienen un aspecto muy raro en el espacio. Es porque no hay oclusión atmosférica; todo parece muy nítido"

En efecto, realmente las imágenes del descapotable en el espacio parecen sacadas de una mala película de serie B.
Vale, pero no avancemos acontecimientos y empecemos por el principio.
¿Cómo fue el lanzamiento? Pues un éxito (bien, o casi).
El Falcon Heavy, compuesto por tres cohetes más pequeños, despegó y ascendió como estaba previsto.
Una vez alcanzada la altura determinada, dos de esos cohetes se separaron del principal, dieron un giro en el aire y aterrizaron en tierra firme, minutos después del lanzamiento (y de forma hipnóticamente sincronizada).
Posteriormente, y tras dejar la atmósfera terrestre, el cohete principal se separó de la carga. El siguiente paso consistía en que aterrizase en una plataforma autónoma en medio del mar (pero finalmente, se aclaró que se había estrellado contra el océano)
En todo caso, aunque se perdiera el núcleo central de cohetes, el lanzamiento se consideró exitoso. Porque lo que es el lanzamiento, transcurrió a la perfección y la segunda etapa (la parte del cohete que entró en ignición ya en la órbita), pudo impulsar la carga del Falcon Heavy: un despampanante descapotable rojo cereza de la marca Tesla, con un muñeco de astronauta a bordo llamado Starman (en homenaje a David Bowie).

Pero aunque Elon Musk insistía en que con esta misión estaba enviando un Tesla a Marte, esto no es del todo así.

Sí, dentro de la carga se incluye un flamante coche rojo de Tesla, pero éste no iba a aterrizar en Marte exactamente: Su misión era más bien, ser una carga inútil de cara a simular pesos orbitales (es decir, no iba a llegar a la superficie del planeta rojo).

Pero otro pequeño detalle que tampoco ha salido bien, es que el coche... no va en realidad rumbo a Marte.
Al cabo de tres igniciones del propulsor al que va fijado el coche, la trayectoria precisa para encaminarse a la órbita de Marte ha sido excedida, y el «coche espacial» se dirige a unos 11 kilómetros por segundo, hacia el cinturón de asteroides (es decir, entre las órbitas de Marte y Júpiter).
Bien, sea como sea, se respira aire de victoria.

El coche lleva a bordo una placa con la inscripción “Fabricado en la Tierra por humanos”, en un guiño a las historias de ciencia ficción en que una nave es encontrada por una civilización de otro planeta.
Otros guiños a la ciencia ficción son la frase “Don’t panic” inscrita junto al salpicadero del coche, que remite a la Guía del auteoestopista galáctico; y las novelas de la serie Fundación de Isaac Asimov digitalizadas.

“Me gusta lo absurdo que tiene esto”, dijo Musk. “Es tonto y divertido, pero considero que las cosas tontas y divertidas son importantes”.

Que una empresa privada haya sido capaz de desarrollar un inmenso cohete sin apoyo gubernamental, representa el pistoletazo de salida para una carrera espacial privada.
Y es que es la primera vez que una compañía privada, supera a cualquier gobierno del mundo.
El éxito del lanzamiento, es el mejor ejemplo hasta la fecha de la transición que están viviendo los cohetes del sector público al privado. Porque además de la potencia, este cohete tiene otra ventaja determinante: su reducido coste, debido a que se puede volver a usar.
Aunque el lanzamiento del Falcon Heavy ha sido uno de los eventos espaciales más esperadas desde las misiones Apolo, Musk asegura que este es solo un paso previo a un cohete todavía más potente, el Big Falcon Rocket, que prevé tener listo en cinco años y con el que pretende llevar humanos a Marte.

¿Estabas al día de estos acontecimientos? ¿Qué te parece todo esto?
¿Estamos más cerca de llevar humanos a Marte o la Luna? (Yo pienso que sí)

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios