PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

Primera sonda espacial que llegará a una estrella

Primera sonda espacial que llegará a una estrella

Popular
  
 
5.0 (1)
754  
Escribir Opinión

En la década de 1970, la NASA envió cuatro sondas espaciales no tripuladas al sistema solar: Las Pioneer 10 y 11, y las Voyager 1 y 2. Empezó así un épico viaje que todavía no ha terminado. Después de completar sus misiones, continuaron alejándose de forma que las cuatro están saliendo del sistema solar. ¿Están saliendo? ¿O han salido? Llevo años viendo noticias en los medios anunciando el hito, pero... ¿realmente alguna ha salido ya completamente del sistema solar?
Bueno, como esto es un poco más peliagudo de lo que parece, os lo respondo aquí. Porque hoy el tema es otro. Lo que planteo en este vídeo es: ¿cuál será la primera sonda espacial que alcanzará las proximidades de otra estrella? Se admiten apuestas, pero los científicos lo han calculado y si no hay imprevistos ya saben cuál será.

He de decir que todas estas sondas están en las últimas debido a la poca energía que les queda.
Su tecnología es muy arcaica y prácticamente no pueden cambiar de rumbo, por lo que ya se han tendido que tomar difíciles decisiones para priorizar que los instrumentos más interesantes para la ciencia puedan seguir enviando datos unos años más, en detrimento de otros que han sido apagados. Esta tarea de apagado selectivo de instrumentos se intensificará este 2020.
Aún así, llegará un momento en el que no tendrán suficiente energía. Entonces, sus sistemas se congelarán y las sondas se convertirán en pedazos de chatarra espacial a la deriva por el inmenso espacio.

He de decir que este agónico (e inevitable por otra parte) final, se está prolongando más de lo esperado (y es que estas viejas sondas están sorprendiendo por su robustez y buen diseño pese a sus años).
Las sondas todavía hoy están proporcionando datos sin precedentes para la ciencia y pese a los instrumentos que han dejado de funcionar, a las Voyager por ejemplo, se les acabará la energía por allá en 2025.

Vamos a ver a qué velocidad están viajando las 5 sondas espaciales que de momento tenemos vagabundeando y que podrían, algún día, visitar una estrella vecina:
Actualmente la Voyager 1 está viajando a 17,06 km/s.
Le sigue la New Horizons (que nos mostró hace unos años unas preciosas fotos de Plutón), con una velocidad de 15,77 Km/h.
Luego está la Voyager 2 con sus 15,46 Km/s.
Después la Pioneer 10, que va a 12,06 Km/s.
Y finalmente, la Pioneer 11 que viaja a 11,50 Km/s.

Todas estas naves son candidatas para llegar algún día a alcanzar una estrella cercana, pero... ¿cuál de ellas será la primera?
Bueno, lo primero que hay que decir es que sus velocidades no son muy determinantes en este caso, sino el rumbo que lleve cada sonda. El vasto espacio es enorme, y la que en su precisa trayectoria tenga la enorme fortuna de cruzarse con otra estrella, será la ganadora.

Usando los datos recopilados del telescopio espacial Gaia, que fue lanzado por la Agencia Espacial Europea en 2013 y se ha estacionado en un punto fuera de la órbita de la Tierra alrededor del Sol, los investigadores pudieron determinar cuándo los caminos de las cuatro naves espaciales podrían acercarse a sistemas estelares muy lejanos. Sí, he dicho cuatro porque la New Horizons no se tuvo en cuenta para este estudio no sé del todo porqué.

Tras completar sus misiones primarias, estas cuatro viejas sondas están desafiando todo lo conocido, pero... ¿qué futuro les espera a partir de ahora? ¿Alcanzarán otros sistemas solares y, si es así, cuánto tiempo les llevará conseguirlo?

Bien. El telescopio espacial Gaia tiene como misión recopilar información sobre las trayectorias y la velocidad de mil millones de estrellas, así que calculando el camino tomado por las sondas y el inmenso mapeado de estrellas cercanas y su movimiento, lograron establecer cuando podrían darse los encuentros.

Es una burrada de faena como podéis suponer, pero con esa valiosa información en la mano, los investigadores cruzaron velocidades y trayectorias y determinaron así los posibles puntos de «encuentro» con otras estrellas, así como las fechas en que esos contactos se producirán.
Los investigadores descubrieron que las cuatro naves espaciales se acercarán a aproximadamente 60 estrellas en el transcurso del próximo millón de años, y se encontrarán dentro de dos parsecs de aproximadamente 10 de ellas. Un pársec es igual a 30, 86 billones de km, así que estamos hablando de cifras tremebundas.
Y estoy hablando solamente de acercarse un poco (dos pársecs, que se dice pronto); para que choquen o sean capturadas por la gravedad de un sistema estelar, la cifra sería del orden de 10 elevado a la 20 años. Es decir, y agarraos: estamos hablando de cien millones de billones de años. En fin, una aberración difícil de concebir que desilusiona a cualquiera.

Para más datos, la sonda de la NASA Pioneer 10 será la primera de las cuatro sondas lanzadas al sistema solar en los años 70 que llegue antes a las proximidades de otra estrella.
Concretamente, pasará por el sistema estelar llamado HIP 117795. Este se encuentra en la constelación de Cassiopeia, y sus cálculos muestran que la nave espacial pasará a unos 0,231 parsecs de la estrella dentro de aproximadamente 90.000 años (pero pasará de largo y seguirá su camino).

La Pioneer 10 contiene una placa inscrita con un mensaje simbólico que pretende informar a una posible civilización extraterrestre que la pudiese interceptar, sobre algunas cosas del ser humano y su lugar de procedencia, la Tierra (una especie de «mensaje en una botella» interestelar).

Así que, y resumiendo: Pasarán cien millones de billones de años, antes de que cualquiera de las cuatro naves choque o sea capturada por la gravedad de una estrella, de modo que estamos ante una cantidad de tiempo que excede con mucho las expectativas de existencia de nuestro propio planeta. Es posible que para esas fechas, ya no queden humanos para celebrar el gran acontecimiento.

Pero incluso después de que podamos haber desaparecido como especie, nuestras naves seguirán deambulando por el Universo, apagadas, inertes y seguirán su camino hacia las profundidades del espacio, solas, y con sus esperanzadores mensajes intactos.
Quizá algún lejanísimo día serán interceptadas por una civilización no humana. Si esto llega a ocurrir, los alienígenas encontrarán en las naves instrucciones que les revelarán que algún día existimos.
Si no es el caso, si los mensajes que lanzamos al insondable espacio nunca son encontrados por nadie, tarde o temprano las sondas irán alcanzando otros Sistema Solares, y, una a una, perecerán hasta ser finalmente engullidas por alguna estrella a la que se acerquen demasiado y que acabe con su titánica odisea. Y se perderá el último vestigio de la civilización huma.
¿O quizá no? Porque... ¿cuándo nos vamos a extinguir? ¿Quién lo sabe?

¿Acabaremos dominando la galaxia y recuperaremos estas sondas para mostrarlas en algún museo?
O no vayamos tan lejos: ¿Crearemos naves interestelares mucho antes de que estas sondas si quiera lleguen a acercarse a otra estrella?


Fuentes:

Opiniones de los usuarios

1 opiniones

 
5.0  (1)
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios
 
5.0

Excelente Contenido

Me parece muy interesante el tema,no había visto algo parecido a ésta comparativa,justo en la parte donde se menciona si lograremos construir naves interestelares antes de que las sondas alcancen otras estrellas,me vino a la mente aquella escena de la Película "Valerian" donde precisamente alcanzan en una nave el punto en el espacio donde transita una de éstas sondas,(una escena que en lo personal me llena de satisfacción) tampoco pude evitar escuchar en mi cabeza
la voz del titular del canal de YouTube al leer la nota ?

Fue útil la opinión?