PORTAL DE CIENCIA Y FICCIÓN

¿La exploración espacial sirve de algo? - Astronáutica

¿La exploración espacial sirve de algo? - Astronáutica

  
 
0.0 (0)
125  
Escribir Opinión

La exploración espacial designa los esfuerzos del ser humano para estudiar el espacio y sus astros desde el punto de vista científico (lo que nos ayuda a comprender dónde estamos, y qué es lo que nos rodea), pero también, y seamos realistas, busca su explotación económica.
El hombre es un ser curioso por naturaleza, y desde tiempos remotos se ha preguntado ¿Qué es lo que hay afuera de nuestro mundo? ¿Estamos solos en este universo?
En gran medida estas preguntas siguen sin respuesta, sin embargo, vivimos en un mundo lleno de grandes avances tecnológicos gracias a la exploración espacial.
Hay muchas tecnologías que debemos al avance en la carrera espacial, y a continuación vamos a hacer un breve repaso a algunas de ellas.

La NASA desarrolló el primer termómetro aural. Del mismo modo que las sondas espaciales miden la temperatura de estrellas y planetas interpretando los infrarrojos que emiten, el termómetro aural mide la del oído.

Debido a que los paracaídas espaciales tenían que ser muy resistentes, el fabricante de neumáticos Goodyear desarrolló un material que daba una fuerza cinco veces mayor a la del acero, para estos paracaídas especiales. Tras comprobar la fuerza y durabilidad del material, lo aplicó a su producto fabricando un nuevo neumático. Actualmente, se fabrican en todo el mundo.

Para las misiones espaciales, era necesario idear una fuente de energía eficiente y que no supusiese una carga de peso importante. La NASA se puso manos a la obra con este fin, y finalmente crearon las células solares de silicio (las cuales se usan en las placas solares convencionales de la actualidad).

Lo que en la NASA ha servido para su propia robótica y las actividades extravehiculares (EVA), se está usando para la creación de prótesis avanzadas y cómodas (para lo cual también ha sido útil además del avance de la robótica y la electrónica, el estudio y la creación de nuevos materiales).

Una de las tecnologías creadas para las misiones espaciales de la NASA Apollo y Gemini, fueron las aspiradoras inalámbricas de mano.
Black & Decker se encargó de crear un taladro portátil capaz de extraer muestras de la superficie lunar. Para ello desarrolló un software para optimizar el diseño del motor del taladro, y la optimización de esta tecnología llevaría al diseño de estas aspiradoras.
Los instrumentos inalámbricos (como la taladradora con la que Armstrong perforó las piedras lunares que trajo a la Tierra), se lo debemos a la NASA.

Tras un accidente con incendio en los tests del Apolo I, la NASA reforzó la investigación en los materiales ignífugos. Años más tarde, sus avances empezaron a usarse en los cuerpos de bomberos.

La aportación de la agencia espacial estadounidense llega desde el diseño de Cadillacs, hasta las montañas rusas. No es que la NASA haya creado coches o vagones para las atracciones, pero el software usado para dichos diseños, sí tiene su germen en ingenieros de software de la agencia.

Los alimentos deshidratados duran mucho más, ya que sin agua, se frena el crecimiento de muchos microorganismos. Para las misiones Apollo, la NASA investigó en comida deshidratada, y esta tecnología es la que se adoptó de manera industrial para un uso doméstico y en ámbitos fuera de la carrera espacial. Ahora, es muy común en cualquier parte.

La necesidad de transmitir grandes cantidades de datos a larga distancia, hizo que la nasa desarrollase tecnología para sistemas de comunicación potentes. Hoy esta tecnología es usada en vuelos y navegaciones, o en las comunicaciones de satélites que diariamente utilizamos. Los sistemas de posicionamiento global, las cadenas de televisión, las estaciones de radio y los proveedores de telefonía celular y los satélites meteorológicos (que se han convertido en un elemento vital para pronosticar huracanes), dependen de estos dispositivos. El GPS, por ejemplo, nació gracias a la necesidad de rastrear al satélite soviético Sputnik.

La monitorización es una tarea habitual en muchos ámbitos, y un ejemplo de ello es lo que se usa en hospitales para controlar de forma continua la presión sanguínea y otros parámetros médicos. Éstas y otras tecnologías relativas a las mediciones, se basan en la monitorización ultrasónica que desarrolló la NASA.

Los actuales procesos obligatorios en la seguridad alimentaria, se los debemos a la NASA. Ellos necesitaban que se controlara la salubridad y que no hubiese contaminación ni riesgos en la comida, por lo que pidieron ayuda a Pillsbury (que desarrolló el concepto de APPCC), un proceso para determinar que la comida esté en buenas condiciones.

NASA y Honeywell desarrollaron un detector de humo capaz de detectar humo y gases tóxicos en el Skylab (la primera estación espacial estadounidense). Éste fue el detonante y precursor de los detectores habituales que hoy vemos en los techos.

Para las primeras misiones Apollo, los científicos necesitaban imágenes precisas de la superficie lunar para poder enviar al primer hombre a la Luna. La NASA creó el procesamiento de imágenes digitales, una tecnología innovadora que recurre a las computadoras para mejorar las imágenes del satélite.
En el campo de la medicina, se descubrió que esta innovación podía usarse para mejorar las imágenes de los órganos humanos. Hoy en día, el procesamiento de imágenes digitales se utiliza en la exploración con resonancia magnética y tomografías computarizadas.

Para solucionar un problema del espejo principal del hubble, los astrofísicos improvisaron un algoritmo de procesamiento de imagen, que consiguió paliar el defecto del telescopio. Posteriormente, se descubrió que ese algoritmo podía servir para detectar microcalcificaciones en mamografías, mejorando drásticamente la detección precoz del cáncer de mama. En esta ocasión, el avance se lo debemos a la NASA y también a la ESA.

Los actuales marcapasos usan un sistema de comunicación llamado telemetría bidireccional, que permite a los doctores hacer cambios en la actividad del aparato y en la interacción del mismo con el paciente, sin tener que intervenir. Este sistema fue desarrollado por la compañía Siemens-Pacesetter en colaboración con la NASA.

Podría seguir (de verdad que sí), pero no quiero aburriros...

¿Cuál es la importancia de viajar al espacio y explorar el Universo? ¿No sería mejor invertir ese dinero para la gente en la Tierra?
Yo pienso que ya se hace, ¿no? Hemos visto algunos ejemplos (algunos de ellos extraordinariamente importantes, además).

Pero no es la primera vez (ni será la última), que me encuentro con ese argumento de que: "¿Por qué enviar aparatitos a Marte, mientras que aquí en la Tierra hay gente que pasa hambre?"

Pero lo primero que habría que plantearse, es si la investigación espacial es la responsable de las miserias que afligen al mundo (el hambre incluida).
Y otra cosa más importante aún: ¿Alguien cree que interrumpiendo por completo la investigación espacial, se iba a solucionar el hambre en el mundo?
Porque si así fuera, yo mismo voto por anular la exploración espacial. Pero me temo, que no iba a servir de nada (el mundo no funciona así).

Mirad. El dinero total gastado en el mundo en programas espaciales en 2013, ascendió a 72.100 millones de dólares. Mientras tanto, y estos son datos del 2012 (un año antes), el gasto global en ejércitos fue de 1.756 billones de dólares.

Este gráfico nos da una idea de lo que estamos hablando:

Conclusión: El dinero se gasta en ejércitos, y erradicar el gasto en exploración espacial no tendría impacto alguno en el porvenir de los pobres hambrientos. No cambiaría nada (bueno sí, que nos perderíamos un montón de mejoras tecnológicas y sus útiles aplicaciones). Porque en realidad, erradicar la exploración espacial sería nefasto.

Los avances científicos generados por las agencias espaciales han permitido mejorar desde los sistemas de depuración de agua en África, hasta desarrollar técnicas para estudiar el cáncer o el alzheimer.

El viaje a Marte no será, ciertamente, una fuente directa de alimentos para los hambrientos. No obstante, conducirá a nuevos progresos tecnológicos y sinergias que serán aplicadas en la Tierra y podrán ayudar en muchos ámbitos.
 
Cuando el creador del microscopio invertía su tiempo y dinero en el artilugio, muchos podrían haberle dicho si no era mucho mejor destinar ese dinero y sus esfuerzos, a ayudar a los que mueren de hambre. Pero el conocimiento y la ciencia, siempre son una buena inversión (y tal dedicación, obtuvo su recompensa: gracias a su invento, hoy salvamos millones y millones de vidas).

La financiación que reciben las agencias espaciales por parte del gobierno, ha beneficiado indudablemente a los humanos. Y sus efectos sobre los adelantos tecnológicos (y que acaban repercutiendo en nuestro vivir diario), son muy numerosos e importantes.

Actualmente, la NASA está apoyando la floreciente ciencia de la nanotecnología. A parte de lo que ya sabéis, hacer las cosas más pequeñas tiene muchas ventajas.
Pero la nanotecnología, va mucho más allá de sólo la reducción de objetos. Cuando los científicos puedan ordenar y estructurar a voluntad la materia a nivel molecular, surgirán nuevas y asombrosas propiedades y aplicaciones.

Dado el ínfimo porcentaje que recibe la exploración espacial del presupuesto general, la inversión sin duda, merece la pena.

¿Imaginabas el impacto de la exploración espacial, en tu vivir cotidiano?
¿O eres de los que la consideran un gasto inútil?

Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios