TODO EN CIENCIA Y CIENCIA FICCIÓN

Vida en Venus: Toda la verdad

  
 
0.0 (0)
325  
Escribir Opinión

En la actualidad, Venus es lo más parecido a nuestra idea del infierno: en su superficie, las temperaturas alcanzan los 450 grados centígrados (suficientes para fundir el plomo) y su atmósfera venenosa está compuesta principalmente por dióxido de carbono y nitrógeno. Pero creemos que las cosas no siempre fueron así.

Hace miles de millones de años, cuando el Sistema Solar era aún muy joven, era Venus, y no la Tierra, el que disfrutaba de un clima templado, con cielos azules y grandes cantidades de agua formando mares y ríos por toda su superficie. Pero debo decir que al igual que sucede con Marte, aunque en el pasado sus condiciones fueran aptas para la vida no está demostrado que necesariamente la hubiera.

Sea como sea, en el caso de Venus las condiciones cambiantes del Sol, que se fue haciendo cada vez más caliente, provocaron en un efecto invernadero a escala global. Las temperaturas subieron, el agua se evaporó y Venus se convirtió en lo que es ahora.

Sin embargo, muchos investigadores creen que existe una posibilidad de que Venus haya logrado conservar algo de su antiguo esplendor. Aunque no en la superficie, sino entre los 40 y los 60 km sobre su ardiente superficie. Allí la presión del aire es muy similar a la terrestre y las temperaturas se mueven en un arco que va desde los cero a los 50 grados centígrados.

La idea de que organismos vivos estén flotando en las nubes del planeta Venus fue planteada, ya en la década de 1960, por Carl Sagan y Harold J. Morowitz. Ellos propusieron la existencia de algunas formas de vida simples en la atmósfera venusina, pero esta hipótesis quedó rápidamente descartada después de que las sondas soviéticas Venera descubrieran que Venus era un verdadero infierno.

Pues bien, hace poco se halló por casualidad fosfina (o fosfano) en las nubes de ácido sulfúrico del planeta Venus. ¿Y qué tiene eso de especial? Pues que se trata de una molécula que en la Tierra es producida por microbios.

El fosfano es una pestilente y tóxica molécula extremadamente inflamable, formada por un átomo de fósforo y tres átomos de hidrógeno.
En la Tierra se asocia con la vida, y se encuentra en los microbios que viven en las entrañas de animales como los pingüinos o en ambientes pobres en oxígeno como los pantanos.
En el controvertido el estudio apuntaron que la fuente más plausible para explicar la presencia de este gas en la atmosfera de Venus era la presencia de seres vivos.
Bueno, como podéis suponer, el hallazgo detonó espectaculares titulares y todo tipo de llamativas afirmaciones, pero la comunidad científica no tardó en enfriar la posibilidad de vida en Venus.

Resulta que el fosfano se puede producir por procesos no biológicos. O lo que es lo mismo: no necesariamente debe producirse por la presencia de vida.

El ser humano siempre ha soñado con encontrar vida más allá del pequeño planeta que habita. Si alguna vez realiza este descubrimiento, será una noticia extraordinaria, maravillosa; el bombazo del siglo, del milenio, de la historia de toda la humanidad.

La detección de vida fuera de la Tierra no solo sería una noticia científica, sino también filosófica; un cambio de paradigma de lo que representa la Tierra en el universo, y el papel del ser humano en él. Por eso hay que ser muy cauto antes de anunciar algo así, aunque muchos se empeñen en ver extraterrestres por todas partes.

Así pues, la atmósfera de Venus contiene un gas que podría deberse a presencia de vida, sí, pero su mera presencia no es suficiente para acreditar que exista. Habrá que trabajar mucho más para esclarecer por completo todas las dudas.

Desde mi humilde punto de vista y opinión, pueden suceder dos cosas: o que la vida es una rareza inusual que se encuentra muy desperdigada y en contados lugares del universo, o que es algo común y aflora con relativa frecuencia. Bien, y una tercera opción sería que solo existe vida en el planeta Tierra, pero esto es algo muy difícil de imaginar para la mayoría (sin embargo, es otra opción y hay que mencionarla).

A falta de una mejor y más certera tecnología, el primer caso se ajusta a lo que estamos constatando de momento. Es decir, la vida fuera de la Tierra no parece ser es algo común y fácil de encontrar.
No obstante, imaginemos que próximamente la encontrásemos en otro lugar de nuestro sistema solar. Que en nuestro planeta y también en alguna otra parte del sistema solar hubiera aflorado la vida, y causada de forma independiente, se entiende, denotaría cierta facilidad de esta para prosperar. Eso significaría que si en un solo sistema estelar la vida ya apareció más de una vez, debe ser algo común, y teniendo en cuenta la cantidad de exoplanetas y exolunas que hay en nuestra galaxia las probabilidades de encontrar algo vivo se dispararían.

La tercera opción también concuerda de momento con nuestras observaciones actuales, en efecto, pero más que concluir que somos los únicos habitantes del universo, puede que antes debamos mejorar nuestras herramientas de búsqueda para de llegar a semejante tajante afirmación.

Es decir: Si pudiéramos saber que en Venus actualmente hay algún tipo de vida y que en el pasado la hubo en abundancia, si lo mismo ocurriera con Marte, y si descubriéramos en el futuro formas de vida en alguna luna o planeta del sistema solar, eso significaría que la vida se abre fácilmente camino y que por lo tanto, cuando se dan las circunstancias oportunas aflora indefectiblemente.
Por el contrario, si acabamos por concluir que el único lugar del sistema solar donde apareció la vida es nuestro planeta y además seguimos sin obtener resultados positivos fuera de este, esto alimentaría la idea de que somos más especiales de lo que pensamos, y que no por darse las condiciones de habitabilidad adecuadas eso significa que la vida vaya a aparecer.

¿Y tú qué piensas de todo esto?
¿La vida es muy común en el universo o por el contrario es una rareza que se da pocas veces?
¿O crees incluso, que podríamos estar solos?


Fuentes:

Opiniones de los usuarios

No hay opiniones para este listado.
Asignar una puntuación (mientras más alta mejor es)
5
Comentarios