BLOG DE CIENCIA Y FICCIÓN

El futuro de la literatura: los libros interactivos

Escrito por Admin el . Posteado en LITERATURA

Si pienso en hacer un libro dentro de 30 años, no puedo evitar tener en cuenta incluir escenas de vídeo y transiciones. Las letras Élficas son bonitas de ver… pero también de escuchar. ¿Cuál es el acento Élfico? Las palabras pueden describirlo, pero el sonido mostrarlo. ¿Y qué me dicen de un libro con una buena banda sonora? ¿O de un libro que es un “musical” literario? Puedes pasarte dos horas leyendo descripciones de paisajes, o puedes ver los paisajes exactamente tal y como su autor los concibió “en su obra digital”. Puedes leer como unos personajes descifran un acertijo que abre las puertas de Moria, o puedes ser tú uno más de los personajes; activo, con poder de decisión, capaz de descifrar acertijos y determinar el curso de una trama que no es lineal y siempre la misma (sino que depende de la implicación de tu mente en ese mundo, tus elecciones, el modo de entender la esencia de un argumento que nunca es el mismo…). Estoy hablando de interactividad, una palabra que a principios del siglo pasado ni existía. En resumidas cuentas, de dejar de ser un lector que no interviene en absolutamente nada y se limita a tragar con avidez el camino de migajas que le marca unidireccionalmente el autor. Estoy hablando de… otro concepto literario más ajustado a las demandas de un público futuro, que cada vez más deseará formar parte de las cosas y no ser solamente un espectador pasivo. Yo me imagino libros interactivos, con música, imágenes, que hasta también desprenden olores y con pequeños juegos adheridos, por ejemplo. El formato libro convencional, evolucionará con el tiempo. La época de la realidad virtual se acerca, y muchos soportes tendrán que incorporar más sentidos que los actuales, si quieren seguir ocupando un espacio significativo en el mercado. Muchos dirán que incluir semejantes cosas ya no sería literatura, pero el cine, por ejemplo, era mudo al principio. Y el incorporar más información (como el sonido, por ejemplo), no hizo más que encumbrar su popularidad. Me imagino un cómic del futuro con viñetas no estáticas sino animadas, con voces, música y efectos de sonido. Eso para empezar y como mínimo. Y donde puedes escoger el devenir de la historia con elecciones personales. Podrás “leerte” un cómic 50 veces, y todavía encontrar en el argumento cambios sustanciales en función de tus selecciones y otros usuarios conectados. Hay que tener muy en cuenta que cuando la realidad virtual se afiance, los formatos convencionales de ahora quedarán obsoletos (aunque siempre habrá la vena nostálgica y coleccionista literaria).Y en semejante escenario futuro, ya no hablamos de cuando se puedan telecargar datos directamente a tu mente. Eso lo cambiará todo. El poder imaginativo de los libros en la actualidad, a mi parecer está sobrevalorado. Y pienso que se confunde ‘imaginación’ con ‘simulación mental’. Cuando un autor describe unos lugares y sucesos, está estimulando la simulación mental de esos conceptos por parte del lector (obligándole meramente a una representación mental de lo escrito, y a lo sumo, a preguntarse qué vendrá después de aquello y reflexionar un poco sobre lo que está leyendo). Por el contrario, estimular la imaginación es más una tarea de creatividad e inventiva; ya sea elaborando una novela, o simplemente creando una página web mientras ideas su diseño y sorteas imaginativamente inconvenientes de programación. El factor ‘formato’ es claramente perecedero; antes se escribía en piedra, ahora en papel, y en el futuro será en digital. La adaptación a los tiempos es crucial para cualquier tipo evolución. Hace un tiempo leí un artículo de prensa que hablaba de las excelencias de la literatura escrita en papel y ridiculizaba el formato digital y lo que se ha convenido en llamar los “libros digitales”. Bueno, lo cierto es que solamente daba una única una razón por la que la literatura impresa nunca sería sustituida por el formato digital; el mayor placer que dan en la lectura las hojas de papel, contrariamente a una “pantalla impersonal”. Pero la frialdad de una pantalla se mide por las costumbres de cada persona. Supongo que a un chaval de 14 años (acostumbrado a los videojuegos y a Internet), la pantalla le transmite sensaciones muy vivas (contrariamente a la mayoría de personas mayores de 50 años, que en su infancia no trataron con ordenadores). Sentir las hojas de papel… o sentir teclas o pantallas táctiles. Cada cual tiene sus gustos dependiendo de lo que haya vivido personalmente en su infancia.

Yo supongo que dentro de un par de siglos, lo que pueda fascinar serán las reliquias digitales que aparecieron en la segunda mitad del siglo XX (y que en perspectiva, cambiaron para siempre el mundo con la intrusión de máquinas cada vez más inteligentes). Actualmente, la retroinformática se define ya como arqueología digital. Hay muchas personas que conservan como reliquias los primeros ordenadores personales que salieron al mercado, y que compran software antiguo y obsoleto; tienen sus colecciones de juegos de cartuchos y otros soportes y complementos desfasados, y se desviven por una tecnología arcaico-embrionaria y por conservar un legado que en su momento fue vanguardia, pero que con el tiempo ha sido sustituido por completo. Del mismo modo, cuando estamos hablando de los libros digitales actuales y el software necesario para leerlos, debemos entender que TODOS los actuales dispositivos y la tecnología que utilizan, en unos años serán algo parecido a conservar un Spectrum ZX . No puede decirse que, por utilizar soportes digitales, no serán verdadera arqueología en el futuro. ¿Y qué diferencia habrá, dentro de un siglo, entre un amante de la literatura impresa actual, o un amante de los ordenadores de los 80s? Los tiempos cambian, y las herramientas y soportes para procesar la información también lo hacen. Pero siempre queda también, el activismo nostálgico coleccionista propio de los cambios generacionales pasados basados en el recuerdo…

Etiquetas:, , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Admin

Víctor Vila Muñoz: Administrador de Portalcienciayficcion.com. Diseñador de páginas web y programador de videojuegos. Músico y escritor ocasional (con algunos relatos publicados). Youtuber. Mi otra web: Mejormetalgratis.com.

Comentarios (1)

  • viajesmarruecos

    |

    Estoy, y no de acuerdo contigo. Me parece, muy bien, que tengamos que avanzar tecnológicamente, pero una cosa no quita la otra, y deberíamos encontrar la formula, para que los libros ( el papel) no desaparecieran, el leer, trabaja mucho la mente, estimula sentidos, que a veces no sabes ni que existen. Particularmente, pienso, que los libros interactivos, no sustituyen, un libro(papel), y su función, tampoco es la misma.

    Responder

Deja un comentario