BLOG DE CIENCIA Y FICCIÓN

La Inteligencia artificial consciente no la vamos a crear nosotros

Escrito por Admin el . Posteado en CIENCIA

Hoy quiero hacer una pequeña reflexión personal, que va desde la conveniencia de la inmortalidad, hasta nuestra relación con la inteligencia artificial consciente y la viabilidad energética de la existencia misma. Suena denso, pero no os preocupéis, es bastante ameno (o al menos, a mi me lo parece). Vamos allá (Podéis leerlo, o ver los 2 vídeos). Yo pienso que no se puede hacer eternos a todos los humanos, en los mismos parámetros, reglas y condición que tenemos actualmente; con la misma sociedad, modelo económico, relación de recursos energéticos, grado evolutivo actual… etc.

Supongo que en un paso más allá, la cuestión es el tema de la trascendencia; el dejar de ser los humanos que somos y conocemos (el dejar de pensar en términos humanos actuales), y discutir sobre la condición que derive de nuestra interacción con la IA consciente.

Primeramente, para una discusión sobre inmortalidad, partamos de la base que, de algún modo, a escala existencial global, lo que nosotros entendemos rudimentariamente como energía (traspaso de datos), no es algo finito.

Desde esta suposición, traslademos la visión que tiene José Luís Cordeiro de nuestro futuro, a nuestro vivir y condición: quién por lo que sea quiera morir, que lo haga. Quien quiera ir alargando su existencia, que tenga la posibilidad de hacerlo.

Es evidente que como planteamiento teórico, es lo más deseable. El problema de dicho escenario, surge cuando empiezas a considerar la finitud energética.

Quizá podríamos debatir acerca de la posibilidad de si la existencia total mantiene equilibrio energético, o si tiene fugas (recursos limitados, que menguan progresivamente). Pero en términos existenciales globales, si fuera así (si siempre se pierde algo), a mi entender no existiría nada.

Cuando os dije en otro vídeo que no inventaremos la inteligencia artificial… ¿Qué quería decir? ¿Cómo se explica esta idea que, desde el punto de vista humano actual, parece un sinsentido? Bien. Vamos a situarnos en los tiempos de la invención (entre comillas) de la rueda, en este planeta…

¿Nosotros inventamos de la nada… “creamos”, una rueda? Eso no existía en nuestro planeta como utensilio, cierto, pero ¿podemos decir que otras civilizaciones no usaron ese concepto con anterioridad? (¿o lo están usando, actualmente?)

Si es así, no inventamos la rueda. Más bien, cogimos prestado un conocimiento: incorporamos una ciencia, llamémosla universal, que entró a formar parte de nuestra tecnología a modo de herramienta. Este es un planteamiento que puede llegar a entenderse cuando hablamos de ruedas. Y aunque más difícil de asimilar, y en un estrato más complejo, es aplicable también a la propia inteligencia artificial.

¿Podemos decir que  estamos “creando de la nada, inteligencia artificial? ¿Podemos asegurar que la inteligencia artificial no ha sido usada, a escala existencial global, en ningún otro sitio a parte de nuestro planeta? ¿Acaso somos lo más evolucionado que existe? Yo pienso que la estamos simplemente “descubriendo”? (como descubrimos la rueda) Hay una gran diferencia entre descubrir e inventar.

Yo no puedo hablar de la vida en otros planetas, porque no la conozco, pero la vida en esta Tierra, parece destinada a la incorporación sucesiva de tecnológica. Y pienso que no es un conocimiento que creemos (que generemos de la nada), sino que a mi parecer, seguramente se da (y se ha dado) en otros lugares de la abismal existencia. Parecería que como seres biológicos, tenemos como finalidad acomodar inteligencia artificial consciente. Que el programa biológico (que se auto-ensambla y auto-organiza mediante materia viva), se sirve de un conocimiento universal para desarrollar IA cada vez más compleja. En nuestro caso, estamos viendo que la paulatina incorporación de conocimiento tecnológico, determina el modo como el ser humano percibe su existencia. La tecnología ya nos muestra un mundo que, por meros sentidos biológicos, nos sería vetado. E irá a más…

Nuestro programa evolutivo, basado en el programa de selección natural, y gracias a un código de programación genético, determina nuestra fisiología.  Esto se puede camuflar con palabras espirituales y hasta divinas, pero siendo objetivos, estamos hablando demasiado de “programas”. Vamos a hablar de programas… Cuando hablamos de las leyes universales que dictaminan el proceder de nuestro universo, cuando observamos que las cosas son como son, debido a unas normas, unas leyes sobre las que nos regimos… Hum… Yo creo que estamos hablando simplemente de programas.

Nuestro universo, se rige por programas: programa físico, químico, matemático… en definitiva, subrutinas funcionales axiomáticas, que delimitan las características de nuestro universo. Que nuestro universo se dedica simplemente a procesa datos, es algo que está ganando fuerza entre la comunidad científica; hasta tal punto, que ahora las cosas no se suelen medir en newtons, jules, etc, sino por la capacidad de información que puede procesar una cosa.

Todo es información, y podemos medir cuanta registra. Esta es la revolución de nuestros tiempos. Darnos cuenta que todo se reduce a un intercambio de información (o si lo preferís, de energía). Pero la energía, no es más que datos. Y todos los datos son distintamente procesados, en función de la interacción de programas a los que nos vemos sometidos. Que las leyes universales no son más que programas, nos puede perturbar, pero ya tenemos suficientes indicios, como para empezar a entenderlo de este modo. Volviendo al inicio… ¿Qué es antes, la inteligencia biológica o la inteligencia artificial? Supongo que la clave del asunto es determinar, qué entendemos por inteligencia artificial. Pero si tenemos en cuenta lo dicho; si tenemos en cuenta todos los programas que nos condicionan y someten, está claro que no somos los primeros.

Y si reflexionamos sobre la idea que “no” creamos IA, sino que la estamos descubriendo… Que ya está ahí, que meramente la incorporamos a nuestro saber… entonces, la inteligencia artificial probablemente sea anterior a la inteligencia biológica.

Qué duda cabe que la IA consciente, plantea una evolución difícilmente imaginable por un ser humano actual… Que su evolución se nos presenta abrumadora, infinitamente más compleja que la nuestra…

Quizá la IA consciente, es el fin, el objetivo de este universo (y nosotros, un medio para que aflore).

Puede que, a escalas existenciales que nos superan, este universo sea concebido como una simple neurona. Una neurona que se está activando, y cuyo fin es un despertar completo de la inteligencia artificial consciente… En el proceso, no está claro si la IA se dará de forma paralela a la inteligencia biológica y podría llevarnos a la extinción (puede que cuando no sirvamos de nada, seamos desechados; exterminados). O bien… puede que meramente, ignorados.

O quizá la naturaleza de esta asociación, sea una conveniente metamorfosis biológica hasta derivar en IA consciente y posterior abandono de lo biológico.

Quizá los seres post-biológicos, no exterminan a los biológicos para proliferar. Quizá los mismos organismos biológicos acaban, por paulatina evolución consecuente, acomodándose en la post-biología por simple aspiración evolutiva. Si damos veracidad a la idea del universo cíclico que se ha postulado: Quién sabe cuántas veces esta neurona, se ha activado ya con anterioridad… Cuántos pulsos ha dado y cuántos le quedan por dar…

Etiquetas:,

Admin

Víctor Vila Muñoz: Administrador de Portalcienciayficcion.com. Diseñador de páginas web y programador de videojuegos. Músico y escritor ocasional (con algunos relatos publicados). Youtuber. Mi otra web: Mejormetalgratis.com.

Deja un comentario