BLOG DE CIENCIA Y FICCIÓN

Financiación en masa (Crowdfunding): El cosmonauta

Escrito por oriafontan el . Posteado en CINE

El siglo XXI y las nuevas tecnologías traen, para bien o para mal, cambios profundísimos en el modo de disfrutarse y hacerse la cultura. Para mí  son transformaciones para peor -para que voy a decir lo contrario-, auque quizá proyectos interesantes como este puedan hacerme cambiar un poco de opinión. Si antes un cineasta hacía una película en super ocho, ahora se acude a internet. El crowdfunding (o financianción en masa), en resumen es una forma de trabajo en equipo y de cooperación entre personas hacia un objetivo común; Ponen dinero y recursos juntas, normalmente a través de internet y también con el apoyo de otras personas y/u organizaciones. Los beneficios se distribuyen en función de las cantidades aportadas.

‘El Cosmonauta’ es la nueva película de ciencia ficción dirigida por Nicolás Alcalá, que también ha escrito el guión. El primer largometraje de Riot Cinema Collective quien ha usado  técnicas crowdfunding y licencias Creative Commons en su producción. Será la primera película en el mundo que pondrá libremente a disposición de la audiencia todo el metraje grabado durante el rodaje.

Sitio oficial; http://www.elcosmonauta.es/ Más información; http://tv.alifa.org/2011/03/18/el-cosmonauta-trailer-2/

Lo que hace único y diferente al proyecto Cosmonauta según este vídeo, se resume en cinco puntos;

En este momento la cinta ya tiene 3.757 productores y 502 inversores. Ha conseguido hasta la fecha 462.340 euros (ahora sólo necesita 90.000 euros más).

La película sigue las desventuras del cosmonauta soviético Stan Arsenievich (Carlos Martínez-Abarca), elegido para convertirse en el primer cosmonauta soviético en aterrizar en la Luna. Durante el viaje, su nave desaparece y le buscan sin éxito durante los siguientes siete meses. Después, la nave reaparece, pero sin rastro de Stan en su interior. Al mismo tiempo, Andrei y su esposa (la cual tuvo hace tiempo una aventura con Stan) reciben una serie de fantasmales transmisiones de radio supuestamente retransmitidas por Stan, que clama haber vuelto a casa y haber encontrado la Tierra completamente vacía. Tráiler;

Los escritores con el Amazon pidiendo a lectores que compren sus libros en formato digital o en papel, los cineastas pidiendo cuartos en la red…   Algo como una especie de mendicidad cultural. Veremos si es para bien. Esta última semana he tenido que ir a la biblioteca para consultar internet ya que me quedé sin conexión. Además de consultar la red, aproveché para curiosear (y naturalmente me sorprendió- y mucho-, cómo habían cambiado las bibliotecas desde que yo las frecuentaba). Ahora parece un departamento del Corte Inglés; su sección de discos a la derecha, dvds a la izquierda, al fondo la sala de internet…Y sí, ahí detrás, los libros en estanterías. Imaginé antes de ver las películas que se trataría de clásicos de séptimo arte mayormente, pero nada de eso; la mayoría eran vulgares películas recientes (y muy novedosos estrenos). Muy parecido a lo que podemos ver en un centro comercial, desde luego…

La primera pregunta es si eso no sería competencia desleal a videoclubs y comercios. La segunda si esto no es ya llevar el concepto de industria hasta las bibliotecas. Y en estas, añoraba yo mi época en que no veía los libros (y que debía consultar los ficheros), rellenar la fichita, y la emoción de ver cómo sería mi elección. Cómo no juzgaba por la apariencia (no veía la portada) creo que elegía mejor que ahora. Añoraba mi época en que la gente no te preguntaba que le recomendaras una película para irse a descargársela al ordenador como quien se come una rosquilla… Añoraba tantas cosas…  Pero no me quejo, que todo cambia (aunque yo perciba este cambio como algo negativo). Y luego la financiación masiva de películas, periódicos, música… Y claro viendo la biblioteca de mi pueblo, lo entiendo.

Fuentes: http://www.neuronilla.com/documentate/articulos/70-creatividad-arte-y-cultura/722-el-cosmonauta http://www.revistacinefagos.com/2011/11/el-cosmonauta-trailer-de-la-nueva.html

Etiquetas:,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (4)

  • Admin

    |

    Si no me equivoco, la película de ciencia ficción IRON SKY también utiliza este método de financiación.
    Ver ficha técnica> http://www.portalcienciayficcion.com/component/content/article/49-sci-fi/91-iron-sky.html

    A mi modo de ver las nuevas tecnologías ofrecen más posibilidades, y no necesariamente para mal. Este es un buen ejemplo de ello; la gente apuesta por algo que le gusta y quiere que salga a delante, ofreciéndose como “mecenas”.
    Esto nos lleva al obvio argumento que ya todo se hace según lo que desea la gente (en detrimento de lo cultural, por ejemplo), y que las películas se hacen meramente basándonos en el gusto del público. Pero ¿Acaso no fue siempre así? ¿Quién quiere hacer una película que no guste a nadie? (de hecho algo imposible puesto que todo tiene su público; a alguien le gustará… lo que sea)
    Pero parece claro que en principio, tener el poder de ser productor de una película (ni que sea mínimamente gracias al Crowdfunding), abre un mundo de posibilidades aun por explorar (y en todo caso el tiempo dirá si es a mejor o a peor, pero no antes)

    Responder

  • oriafontan

    |

    Ahora mismo está en los cines de España la estrambótica propuesta de Iron Sky.

    El guión es de verdad estúpido: Los últimos nazis se refugian en el lado oculto de la luna y 70 años después planean la invasión de la Tierra.

    Con semejante argumento parece imposible hacer nada interesante.

    http://www.youtube.com/watch?v=l-Lo1mL7M2M

    Responder

  • oriafontan

    |

    Hoy, cuando el proyecto de El cosmonauta lleva ya cuatro años de dura lucha el Confidencial nos ofrece un interesante artículo:

    http://www.elconfidencial.com/cultura/2013/05/02/el-cine-se-busca-la-vida-sin-los-productores-y-sin-el-estado-120004/

    Parece claro que este sistema es una “financiación de emergencia” que por sí solo no podrá solucionar los graves problemas que atraviesa el cine. Y habrá un inevitable tendencia a que las personas acaben cansándose una vez pasada la novedad.

    Lo peor es que no se puede pagar a nadie hasta el producto está acabado y eso debe ser muy ingrato.

    Responder

Deja un comentario